Entrevista al Suboficial Mayor Héctor Díez Domingo

Realizada por el Tcol. A.  Luis Vicente Canela

Nació en Madrid en 1960 y es el tercero de cuatro hermanos, todos varones. Pertenece a la VII Promoción de la AGBS y logró los galones de sargento el 15 de julio de 1983. Su trayectoria profesional ha serpenteado por toda la geografía nacional – islas incluidas – así como destinos internacionales y diferentes zonas de operaciones. Está casado y es padre de cuatro hijos. Actualmente tienen su residencia en Hoyo de Manzanares. No existen antecedentes militares en su familia, pero sí los hay en la de su mujer, de gran tradición militar, con laureados entre ellos.

Su extensa hoja de servicios se extiende desde 1980 hasta su pase a la reserva, con el empleo de teniente, en 2018, y refleja su rasgo más característico: la inquietud.

Entrevistamos hoy al suboficial mayor del Estado Mayor de la Defensa Héctor Díez Domingo.

¿Héctor, cuál fue su primer contacto con las operaciones especiales?

Al salir de sargento mi primer destino fue la COE 51 de Zaragoza, en una vacante sin exigencia de título. Estuve muy poco tiempo, ya que en diciembre de ese mismo año me destinaron con carácter forzoso a la COE 103, en Las Palmas de Gran Canaria. Tampoco mi paso por las Islas Afortunadas fue demasiado largo, pues en marzo del 84 fui destinado, esta vez a la COE 13, en Colmenar Viejo, donde estaba el Grupo de Operaciones Especiales nº 1.

Es decir, que en menos de un año ya había pasado usted por dos COE y un GOE: El GOE, como se le denominaba entonces, ya que durante unos años fue el único que hubo.

Sí. En el GOE I continué hasta su disolución en 1997, y obtuve con anterioridad, en 1991, mi ascenso a sargento primero.

Durante aquellos años los ejercicios y colaboraciones con países extranjeros eran continuos: Pegasus, Schinderhannes, PIPOE, COMANGOE, guerrillas con rangers americanos… Esto nos permitió tener cierta ventaja sobre otras unidades/ejércitos cuando llegó la participación española en misiones de paz en la década de los 90.

Recuerdo esos años como una época de gran sacrificio familiar, por nuestras constantes ausencias, así como por la entrega, ilusión y ganas de todo el personal para alcanzar el mejor nivel de instrucción posible. Recuerdo también, ahora con cariño, la – entonces sensación frustrante – de usar parte de las dietas de campo para adquirir material extranjero que nos permitiera realizar nuestro trabajo con mayor efectividad y por qué no, comodidad.

Al final fui designado componente de la comisión liquidadora y tuve el triste honor de cerrar la unidad el 31 de marzo de 1997, y hacer entrega de las llaves al capitán de cuartel de la base de San Pedro.

Como mi ascenso a brigada estaba ya próximo y mi intención era regresar sin tardanza a las unidades de OE, me quedé disponible en Madrid y fui destinado a la Escuela Superior del Ejército.

Ascendió usted a brigada en julio de 1998 y, efectivamente, se puso de nuevo la boina verde, pero esta vez en <la millor terreta del mon>.

Sin duda. Salí para Alicante en octubre de ese año, destinado al GOE “Valencia” III, y me encuadraron en la PLMM, hasta que conseguí,  con gran insistencia, ser el auxiliar de la COE 32, al mando del comandante Juan Ginés García Pérez. Casualmente, el mismo año se creó el Mando de Operaciones Especiales del ET.

Fueron años de misiones internacionales: Bosnia, yo ya había estado en Mostar en el 94, Kosovo.

En el GOE III permanecí hasta 2001, año en el que regresé a Madrid al Mando de Personal, donde tuve la suerte de seguir en contacto con antiguos mandos del GOE I, pues me encuadraron en la Sección de Asuntos Generales – Pasaportes Internaciones – que estaba al mando del coronel José María Armendáriz La-Roche y del comandante Hilario Sánchez-Aranzueque Mérida.

En esa época (2003) conoció un nueva, y complicada, zona de operaciones.

Efectivamente, me comisionaron al Equipo de Apoyo al Gobierno (GST), donde entre otras misiones pude fundar e instruir diferentes equipos de policía y de unidades de intervención rápida en Najaf, Irak.

De aquella experiencia se mezclan los sentimientos: recordar las caras de asombro y manifestaciones de alegría del personal local, al saber que Sadám Hussein había sido capturado, y el profundo sentimiento de dolor al enterarnos del asesinato de nuestros compañeros del CNI, Alberto y Nacho, al caer en una emboscada con el equipo de relevo a su regreso de Bagdag.

Como algo especial y surrealista recuerdo que para reconstruir una central eléctrica se compró una turbina a Alemania. El pago había que hacerlo en una entidad bancaria en Kuwait. El encargado de infraestructuras, un capitán de construcciones militares, solicitó que yo, «el guerri» me encargara de la custodia y traslado del dinero, así que sin saber cómo, me encontré viajando por carretera, acompañado de un capitán de construcciones militares y de un capitán médico, llevando a mi espalda una mochila mimetizada con tres millones de dólares.

En 2004 dio usted un salto un poco más grande. Lio de nuevo el petate, pero esta vez para irse a una de las ciudades más bellas de Europa, Praga. Aparte de la cerveza, ¿qué supuso ese destino?

Bueno, la cerveza es, efectivamente, estupenda y aunque los checos sean un poco grises, su país es una maravilla. Supuso una inmensa experiencia profesional. Pero, ante todo, familiarmente hay un «antes y un después» de Praga; además, en lo personal, nos inició en una de las aficiones que con el paso del tiempo se ha convertido en una pasión para mi mujer y para mí: los bailes de salón, de los cuales somos hoy profesores.

Guerrillero y profesor de baile…No deja usted de sorprenderme. En Praga estuvo cuatro años en la Agregaduría de Defensa de la Embajada de España. Allí ascendió a subteniente en 2005 y permaneció hasta julio de 2008, año en el que regresó a Madrid, al EMAD, hasta 2011, que ascendió a suboficial mayor. Había alcanzado así el más alto empleo de su escala.

Sí, la verdad es que estaba muy orgulloso. Me destinaron a la Jefatura del Mando de Personal del Ejército de Tierra, en noviembre de 2011 como Suboficial Mayor del MAPER, y era, también, vocal del Consejo de Dirección del Patronato de Huérfanos del ET.

Aunque tenía una espinita clavada, ya que en marzo de 2011 perdí la aptitud de operaciones especiales por haber perdido en su día la de paracaidista. Interpuse recurso de alzada y fue estimado, siéndome restituida la aptitud en agosto de 2011. Este problema administrativo me impidió solicitar vacante de suboficial mayor en OE, como hubiera sido mi ilusión.

Estaba en la cúspide. Pero…aún quedaba un paso más: su designación como suboficial mayor del Estado Mayor de la Defensa.

Fue un orgullo, qué duda cabe, ya que de entre todos los suboficiales mayores de los tres ejércitos (Tierra, Armada y Aire), se designan por elección cinco suboficiales mayores de cargo (por prelación: Estado Mayor de la Defensa; Subsecretaría de Defensa; Ejército de Tierra; Armada y Ejército del Aire), formando la cúpula de las escalas de suboficiales y personal de tropa y marinería como asesores directos del JEMAD, Subsecretario de Defensa, JEME, AJEMA y JEMA. Asimismo, y como Suboficial Mayor del EMAD, era vocal del Consejo Asesor de la Real Hermandad de Veteranos de las FAS y GC.

Por añadidura, y aunque de una forma subsidiaria, desde la creación del Mando Conjunto de Operaciones Especiales (MCOE), su dependencia era del Mando de Operaciones y, por ende, del Estado Mayor de la Defensa. Por problemas de nivel orgánico no se había activado el puesto de suboficial mayor en el mismo, y ante la ausencia orgánica de éste, la responsabilidad correspondía al suboficial mayor del Estado Mayor de la Defensa, quien asistía al General Jefe del MCOE. Esta situación me permitió seguir manteniendo la relación con las OE durante los seis años que estuve en el cargo.

Aunque su hoja de servicios está llena de cursos militares y civiles, nacionales e internacionales, sé que su corazón late en verde, como lo manifiestan sus palabras de despedida el día de su pase a la reserva.

“…haber podido disfrutar durante la mitad de mi vida profesional, con su venia mi general, en las mejores unidades del mundo, nuestras queridas unidades de operaciones especiales. Casi 20 años que definieron mi trayectoria profesional y que forjaron mi carácter y personalidad.”

Suboficial Mayor, ¿quiere añadir algo más?

Quiero significar que fue un honor especial que el JEMAD, general de ejército D. Fernando Alejandre Martínez, presidiera el acto de relevo y pasé a la reserva como suboficial mayor del Estado Mayor de la Defensa, y que, además, estuviera presente como una de las autoridades, el jefe del MCOE, general de división D. Jaime Íñiguez de Andrade, con el que tuve el placer de coincidir en el GOE-I cuando mandaba la COE 12.

Pues muchas gracias por el tiempo que nos ha dedicado. Qué su trayectoria profesional sirva de estímulo y de ejemplo para los jóvenes suboficiales que inician su andadura en las Fuerzas Armadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.