Capitán Fermosel, Teniente Alcañiz: Un binomio perfecto

Jorge Rodríguez Álamo, antiguo cabo 1º de la COE 42

Nota sobre el autor: Según testimonios de todos los que le conocieron fue magnífico cabo 1º y destacado guerrillero. Tras su licencia, inició un exhaustivo trabajo de investigación de varios años sobre el historial de la COE 42 para la confección de un libro que, cuando ya estaba prácticamente finalizado, ocurrió la desgracia del fallecimiento de Jorge (DEP). Animo a su hijo Adrián, al que agradezco su colaboración, a que salga a la luz el libro del que extraemos este pequeño fragmento a modo de artículo. Vicente Bataller, director de la revista Boina Verde.

Cuando se incorporó el teniente Miguel Alcañiz Comas a la COE 42 formó, junto al capitán Víctor Fermosel Díaz, el binomio perfecto, el matrimonio ideal que despertó una nueva realidad, dos personalidades -tan devotos el uno del otro, como altruistas- que parecía difícil de mezclar, pero que lograron una armonía sorprendente, una alianza que proporcionó a la compañía otra imagen, ni mejor ni peor que las anteriores, pero sí más dinámica y alegre, una impronta que perduró durante muchos años. Ambos, y de forma magistral, apoyados en todo momento por un buen plantel de suboficiales  fueron capaces de construir los cimientos de un edificio guerrillero que logró sobrevivir a todo tipo de terremotos. Nunca, por lo menos en público, se observó un mal gesto o una mediana crítica en ninguna dirección. Es como si dos fueran uno, formando un uno muy fuerte. Asimismo, su relación con los suboficiales era fluida y exquisita teniendo muy en cuenta las iniciativas y sugerencias presentadas por estos.

Antes de la constitución del binomio ya se había ganado su fama el capitán Fermosel al poco tiempo de hacerse cargo de la compañía: Vocación: espíritu de lucha. Alma de ganador. Camina o revienta. Ideas bizarras. Prócer. La humildad por bandera. Con la voluntad de un precursor, la convicción de un pionero y la firmeza de un conquistador.

Provisto de una estructura intelectual bien amueblada y una salud psicológica envidiable siempre tuvo presente dos máximas. La primera: tratar con respeto a todo el mundo; la segunda: defender a capa y espada a su querida, a nuestra querida COE 42, lo que realizó con suma maestría. Con inmensa complacencia puedo afirmar que su figura era un bonito espejo donde mirarse, un guerrillero de culto, un símbolo de aquello que siempre nos inculcaron en la compañía: honestidad, esfuerzo, humildad, trabajo, sacrificio, agresividad y espíritu ganador. Único y de complicada réplica. Carácter protector. Siempre mimó, cuidó y dio la cara por sus guerrilleros. El capitán era una persona que desprendía tal halo de seguridad y confianza que se ganó merecidamente la lealtad incondicional que le brindaban por igual mandos y tropa.

El hombre nacido en Cenicientos (Madrid), cuyos labios solo pronunciaba locura y pasión por la COE 42, de expresión relajada y amabilidad exenta de toda hipocresía, siempre estuvo muy atento a las opiniones de los demás. Genéticamente filántropo era la imaginación potenciada con pocos recursos, un militar que supo ejercer su mando con mucha habilidad poniendo en práctica un derroche de habilidades militares como sociales sin parangón en el seno de la compañía. Raramente era observada la violencia como la ínfula en su persona. La pestilencia la aireaba con suma maestría. Asimismo, dirigía a sus hombres sin observar conflicto alguno entre la legalidad y la ética. El capitán era un militar con tal clase que era capaz de marcar impronta desde lejos casi sin control, controlando el rumbo de una situación con suma maestría, un mando que tenía mucho talento, pero sobre todo una gran motivación para el esfuerzo. Y lo transmitía.

Respecto al teniente Alcañiz fue clave para el crecimiento de la 42 como compañía. El joven teniente -23 años- lo tenía todo y nada artificial para convertirse en un gran militar y en un guerrillero de pura sangre. Para el autor la figura del teniente puede ser definida como de personalidad «hardiness». Raigambre. Con carácter, iniciativa, disciplina, compañerismo, lealtad, decisión, voluntad, entereza, dotes de mando, flexibilidad e imaginación; todo ello acompañado de una excelente forma física. El trabajo no le arredra. Su auténtico don es el de la energía y no se da cuenta del cansancio hasta que se duerme. ¿Se le puede pedir más a un mando guerrillero? Si, empatía, pero en esto sus centiles estaban por encima de la media. En definitiva, un militar que confirmaba que la realización de cualquier sueño era posible.

Rastreo dentro de mi cabeza y son muchos los recuerdos que afloran cuando pienso en la figura del teniente. Recuerdo a un luchador nato que no daba nada por perdido. Joven vigoroso, proactivo, optimista, creativo, impulsor de metas, seguro y oportuno en sus decisiones, que se anticipaba a los problemas para prever soluciones. Asertivo en sus planteamientos, persona que buscaba alternativas en vez de lamentarse. No le interesaba demasiado el poder sino la autonomía, ni tampoco le gustaba protagonizar titulares. Nunca pretendió epatar, la excelente preparación de sus guerrilleros daba buena cuenta de sus virtudes como maestro guerrillero. Su prurito personal: «hacer más grande a la COE 42».

El teniente D. Miguel Alcañiz Comas, conspicuo y auténtico titán de la disciplina, era un militar donde concentraba su energía en aquellas cosas sobre las que se podía hacer algo dejando a un lado todo lo superfluo, lo innecesario, donde su autoconfianza como sus orientaciones al «logro» era motivo de admiración. Las características de su personalidad le dotaban de una excelente capacidad de concentración para la resolución y búsqueda de salidas exitosas a todos los problemas que podían surgir. Le gustaba dejar su marca en la vida de la compañía a través de su emprendimiento. ¿Era un buen teniente? Sí, ya lo creo; pero más que un excelente oficial fue un auténtico líder, un motivador, un guía que tuvo la habilidad de inyectar en las neuronas de todos los guerrilleros el significado que tenía la boina verde y todo aquello que la rodeaba.

Acompañado de su inseparable y bien cuidado bigote era la imagen del perfecto orador. Diserta como rétor sutil. Creo que nació con ese don, un don que tuvo la habilidad de cultivarlo mejorando su retórica, donde la dicción rítmicamente balanceada, sin balbuceo de palabras ni poses desaliñadas, hipnotizaba al auditorio guerrillero. Cuando impartía docencia su plática siempre era muy didáctica, amena, divertida y afable, convirtiendo con maestría los «por qué» en «para qué». Asimismo, tenía la habilidad de deleitar a los guerrilleros con palabras eficaces llenando de anécdotas, comparaciones e hipotiposis toda su exposición donde intercalar el vocablo «Visto»(origen de su nombre de guerra) era sistemático. También contaba con su propio adagio: «El buen guerrillero siempre lleva en su coche una ramita de romero».

Cuando un reemplazo se licenciaba siempre realizaba un importante, hermoso y emotivo perorando de enorme calado, un discurso que reconozco que entonces no llegué a entender del todo, pues era muy joven y además un «bulto», admito, una locución que venía a decir: «Las buenas personas solo se acuerdan de los buenos momentos, los malos los borran. Fallos tenemos todos y hay que saber comprenderlos, sobre todo cuando estamos hablando y tratando entre personas honradas y dignas». Palabras tan certeras hoy como cuando fueron pronunciadas. En julio de 1981, recién ascendido a capitán, de forma eventual ejerce como tal hasta finales de septiembre, mes en el que causa baja en la COE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.