Vicente Bataller Alventosa

     No se han localizado los diarios de operaciones de la COE 42. Esta síntesis histórica se ha realizado con la información aportada por los siguientes mandos y veteranos de esta COE: Evaristo Hernández Rodríguez, Francisco Nieto Nieto, Salvador Soler Pellicer, Miguel Alcañiz Comas, Adrián Rodríguez (hijo de Jorge Rodríguez Álamo) y Santiago Badía García. El testimonio de los dos primeros ha sido muy extenso y bien documentado.

 

FUNDACIÓN

 

La COE 42, denominada «General Cabrera», más conocida como la COE de Tarragona, apareció por primera vez el 5 de julio de 1968 en la OG nº 121 de la Capitanía General de la IV Región Militar (RM), en la que se convocaban dos vacantes de cabo 1º y siete de cabo para la COE 42 de nueva creación. Siete días más tarde, el 12 de julio de 1968, salió de nuevo su nombre en el DO 157 del Ministerio del Ejército, donde se anunciaron sus primeras vacantes de libre elección: una de capitán, dos de tenientes, una de brigada y cuatro de sargento. En ese mismo mes, se convocó la vacante de un maestro armero (mecánico electricista de armas) y la de un practicante de 2ª (ATS).

Su dependencia orgánica y táctica era de la entonces Brigada de Defensa Operativa del Territorio (BRIDOT) IV, cuyo cuartel general se encontraba en Gerona. A su vez, la BRIDOT IV pertenecía a la 4ª RM, cuya Capitanía General se ubicaba en Barcelona y comprendía las cuatro provincias catalanas: Barcelona, Tarragona, Lérida y Gerona. Por tanto, la correspondencia de la COE 42 era directa con el estado mayor de la BRIDOT en todo lo relacionado con programas de instrucción, ejercicios y maniobras. Por su parte, dependía del Regimiento de Infantería Badajoz 26 para el resto de cuestiones administrativas (apoyo en el transporte, reparaciones de 2º escalón, depósito de explosivos en polvorín, revistas de armamento, juzgado, almacén, etc.).

 

El coronel jefe del citado regimiento era también inspector de la preparación e instrucción de la compañía y a él se le remitía el programa de instrucción semanal para su conocimiento; no obstante, el capitán jefe de la COE tenía total iniciativa para el desarrollo del plan de instrucción.

El regimiento tenía su sede en el acuartelamiento General Contreras de Tarragona. El cuartel era antiguo, pero bien conservado y la COE disponía de dos naves grandes divididas en cuartos y locales con espacio suficiente para la estancia y vida del personal y el mantenimiento y conservación del material. Donde antes estaba el acuartelamiento, actualmente se encuentra la universidad de Tarragona.

En lo que se refiere a los primeros mandos y personal de tropa destinados a la COE 42, las

plazas convocadas de cabo 1º fueron cubiertas por Alfredo Povedano Ávila y Miguel Sánchez Bragado del Regimiento de Infantería Badajoz 26.

Las de cabo por Cervelló (ascendió a Cabo 1º), Piñol, J.D. Mascarilla, Negre, P. Aparicio, Serra y Velázquez. Las de soldado por Franquet, Carlos Doménech P., Miguel Doménech P., Forcadell, Espuny, Cugat, Fabregat, Berenguer, Cort, Curto, Escoda, Costas, Forcadell, Cortina, Córdoba, Cos, Cubells y Ferrayuoli, todos ellos del reemplazo 2º de 1967.

 

Por su parte, en el DO 177 de 9 de agosto se destinaron a la COE 42 al capitán Luis Jiménez Reigada, tenientes Gabriel Reyes Alarcón y Moisés Sánchez Serrano, brigada Francisco Martínez Soto y sargentos Antonio Delgado Ponce, Constantino Navarro Herrero, Eusebio Omella Arranz y Manuel Rodríguez Pérez; ocho días más tarde, lo fue el practicante de 2ª (ATS) José Brotons Sellés. La mayoría de estos mandos se incorporaron a su nuevo destino a finales de ese mismo mes.

El 2 de septiembre, en el Regimiento Badajoz 26, se realizó una captación de voluntarios para incrementar la tropa en la COE 42. Se lograron reunir a veintiséis que, junto con los dos cabos 1º y siete cabos ya existentes, formaron la primera sección. De este modo, a primeros de septiembre quedó constituida la COE con los mencionados mandos y personal de tropa, fundadores de la COE 42. Como locales se le asignaron los de la 3ª planta del edificio donde estaba la compañía de transmisiones (1ª planta) y la compañía de destinos (2ª planta) del regimiento. En la primera nave de la citada 3ª planta se instaló el despacho del capitán, las oficinas, cuartos del suboficial de semana y el de los cabos 1º, los armeros, el botiquín, camas de tropa, taquillas, salas de televisión, de lectura y de juegos. La segunda nave, de dimensiones similares, albergaba el almacén, sala de teóricas, cuarto de fotografía, museo y dependencias de explosivos y transmisiones. Como decoración de las paredes existían fotografías de reemplazos y actividades, pieles curtidas de animales, metopas, esquís, raquetas de nieve, piolets, cuerdas de escalada…

    Los capitanes que mandaron esta COE fueron:

– Luis Jiménez Reigada (del 09/08/1968 al 25/08/1971).

– Rafael de Montemayor y Marichalar (del 26/10/1971 al 07/04/1974).

– Gabriel Reyes Alarcón (del 22/06/1974 al 26/08/1976).

– Víctor Alberto Fermosel Díaz (del 19/11/1976 al 29/07/1981).

– Evaristo Hernández Rodríguez (del 16/10/1981al 02/04/1987).

En marzo de 1987 la compañía dejó de depender de la BRIDOT IV y se incorporó, junto con la COE 41, al recién creado GOE Almogávares IV, con sede en el cuartel del Bruch.

 

ORGANIZACIÓN

 La COE 42 era del tipo B; es decir, que orgánicamente se componía de mando, plana mayor de mando y servicios y dos secciones de acuerdo con lo especificado en la Instrucción General 165-142, Apéndice VI: Organización de Compañías de Operaciones Especiales. Su

plantilla de personal era de un capitán, dos tenientes, un brigada auxiliar, cuatro sargentos 1º o sargentos, un ajustador armero, un practicante de 2ª y setenta y ocho de tropa (dos cabos 1º, quince cabos, sesenta soldados y un enfermero de 1ª), en total ochenta y ocho guerrilleros, distribuidos de la siguiente forma:

– En la plana mayor de mando y servicios se encuadraban el brigada auxiliar, el suboficial ajustador armero, el practicante 2ª (suboficial ATS) que era sustituido por un soldado médico de reemplazo, un enfermero 1ª, el cabo furriel, un soldado escribiente, un soldado ranchero, tres soldados agentes de transmisiones (ATR), dos soldados operadores de radio teléfono (ORTL) y tres soldados conductores.

 

– Cada sección se componía de un teniente, dos sargentos, un cabo 1º, siete cabos y veinticinco soldados distribuidos en una plana mayor de sección (un soldado ATR y otro ORTF), tres pelotones (cada uno con un sargento o cabo 1º jefe con un ORTF y cada pelotón con dos escuadras, cada una con un cabo y tres soldados), más una escuadra de mortero ligero de 60 mm (un cabo y dos soldados).

Esta organización en secciones y pelotones era con fines de instrucción y encuadramiento, ya que para la realización de los ejercicios y maniobras la distribución del personal era muy variable en función de las acciones que se iban a ejecutar. Su poca entidad y ligereza le conferían gran autonomía y movilidad por toda clase de terreno

En los últimos años, también estaba previsto poder organizar un equipo de buceo (un teniente, un sargento y cuatro de tropa) cuando coincidiera que los mandos habían realizado los correspondientes cursos de buceo en el Centro de Buceo de la Armada de Cartagena y en la Sección de Actividades Anfibias de Zaragoza y el personal de tropa hubiera efectuado el curso de buceador de apoyo. 

 

Los oficiales y suboficiales pertenecían al arma de infantería y, para cubrir las vacantes que se producían, tenían preferencia los diplomados en el Mando de UOE. Aquellos que solicitaran las vacantes y no tuvieran el diploma debían comprometerse a realizar el curso y, caso contrario (por no hacerlo o no superarlo), causarían baja en la unidad. La presencia física en la COE 42 de los tenientes que figuraban en la plantilla no siempre estuvo cubierta. Algunos fueron destinados con el compromiso de realizar el curso de OE, lo que suponía estar ausentes en Jaca durante los diez meses que duraba el mismo y hubo una época en la que, poco después de su regreso, ascendían a capitán. Por ejemplo, entre el 11/09/75 y el 03/11/1976 la instrucción tuvo que correr a cargo de un suboficial, dado que las vacantes de oficial no estuvieron cubiertas. También, desde marzo de 1978 a septiembre del 1979, ambas secciones estaban al mando de sargentos, y posteriormente hasta abril del año 1983, una de las secciones siempre estuvo a las órdenes de un suboficial.

 

ARMAMENTO Y MATERIAL

 Recién creada la COE se disponía de muy

poco material específico de OE. Sirva de ejemplo el relato de Navarro Herrero, uno de los sargentos fundadores de la COE 42:

“Las carencias eran tantas que los primeros uniformes de camuflaje que tuvo la compañía fueron idea del capitán Reigada, donde su originalidad como diseño no podían haber sido más guerrillero, pues en un derroche de ingenio —y por si fueran pocas sus virtudes, esta era una más— ordenó pintar de color marrón y verde varios uniformes caquis. ¿Y qué herramientas se utilizaron para realizar dicha obra? Pues algo tan sencillo como una pistola de cocheras y diferentes plantillas de cartón. Y de esta manera tan simple y original nacieron los primeros mimetizados de la COE 42”. Poco a poco se recibió el de dotación o bien se adquirió por otros medios. En cuanto al material de agua, se disponía, aparte de aletas, gafas y tubo, de algún equipo autónomo de inmersión, así como de una pequeñísima lancha neumática con un motor fueraborda de la marca Montesa que adquirió la compañía de forma particular por 20 000 pesetas”.

      

El fusil de asalto CETME, modelo B, arma reglamentaria al crearse la COE 42, se sustituyó en 1971 por el modelo C, pistola ASTRA 400 por la STAR B y las granadas de mano PO-I (ofensivas) y las PO-II (defensivas) por la EXPAL, modelo EA M-5 (ofensivas y defensivas).

      En la última etapa, según lo relata el que fuera el último capitán jefe, Evaristo Hernández, se dispuso de lo siguiente:

 

Armamento     

 Nueve pistolas STAR de 9 mm parabellum, veintisiete subfusiles STAR Z-70 B de 9 mm parabellum, cincuenta y dos FUSA CETME(C) de 7,62 mm dos morteros ligeros ECIA de 60 mm y ochenta y ocho cuchillos especiales (el reglamentario de estas unidades, producido en la Fábrica Nacional de Toledo).

 

Además de la munición correspondiente a las distintas armas se disponía de pistolas de señales, granadas de mano, granadas de fusil y explosivos. Las reparaciones del armamento las efectuaba el suboficial especialista del 2º escalón del regimiento.

 Hubiera sido deseable disponer de algún arma para tiradores de precisión como las que tenían otras unidades de infantería (mosquetón Mauser modelo 1943 de 7,92 mm con alza telescópica), pero no fue el caso. Sí se dispuso de un único visor nocturno de intensificación de luz para su acoplamiento en el FUSA CETME y un juego de prismáticos nocturnos del mismo tipo.

 

Como armamento útil solo para instrucción (no para tiro), se disponía de mosquetones Máuser que se usaban muy a menudo como sustitución del armamento de plantilla y especialmente para

su empleo en la fase de agua.

 Un sargento se encargaba de inspeccionar el armamento y el material de zapadores y también, de supervisar las salidas y entradas de munición y explosivos en el depósito (polvorín) del regimiento. Los movimientos de munición y explosivos eran controlados personalmente por el citado sargento y el capitán de la compañía.

 

Transmisiones

 

 Los medios de transmisiones (VHF) de dotación en la compañía fueron 5 radio teléfono AN/PRC 77 y 7 BCC 349. También se disponía de genéfonos y sus respectivas centrales. Un sargento se encargaba de inspeccionar el material de transmisiones, de dirigir la instrucción más específica de los operadores de radio (ORTL) y de supervisar las entregas y recogidas del material.

 

Vehículos

Los vehículos asignados, como de mando y apoyo logístico, fueron dos vehículos ligeros Land Rover Santana modelo 109, un camión REO de 2,5 Tm y dos Renault 4. Asimismo, se dispuso de dos remolques (uno de 1/2 Tm y una cocina ARPA) y de una moto todoterreno Bultaco Alpina 250 cc.

 Un sargento se encargaba de inspeccionar los vehículos y el material que los acompañaba. Las reparaciones de los vehículos se efectuaban en el 2º escalón del regimiento o, desde ahí, eran enviados al escalón superior.

      Para el transporte de la unidad al completo durante las salidas al campo, ejercicios o maniobras, se solicitaban los medios necesarios (camiones Avia) al Regimiento Badajoz 26. Dichos camiones permanecieron con la unidad, en algunas ocasiones, como apoyo a la instrucción.

 

Material de esquí, escalada y agua

    Este material se recibió en enero de 1971. Dos años después de la creación de la COE 42, se estrenó en su primera salida de fase de nieve Viella (Lérida) y se utilizó en la estación de Baqueira Beret en marzo del mismo año. Desde entonces, en general, se dispuso del suficiente material para realizar las correspondientes prácticas.

 

INSTRUCCIÓN

El programa de instrucción de la COE 42 se derivaba de las misiones encomendadas en la Instrucción General nº 150-142 de 1966 que en su apéndice VI, apartado 04, señalaba las misiones de las unidades de operaciones especiales (UOE); con carácter genérico, eran todas las inherentes a guerrillas y contraguerrillas y operaciones de la guerra subversiva y antisubversiva. De estas misiones emanaba un Plan General de Instrucción y Adiestramiento para las UOE, así como un Programa Orientativo para llevar a cabo la instrucción de las mismas.

     Posteriormente, el Plan de Instrucción de la COE 42 se basó principalmente en las enseñanzas recibidas y en la documentación

obtenida por los mandos durante sus respectivos cursos de aptitud para el Mando de UOE, así como en las publicaciones militares reglamentarias de la fecha (principalmente orientaciones de Lucha de Guerrillas y Contraguerrillas y orientaciones de Unidades de Operaciones Especiales). También se tuvieron en cuenta los acuerdos establecidos en las reuniones anuales en la EMMOE (Jaca), a las que acudían anualmente los jefes de las distintas COE.

 

Como ejercicios periódicos se llevaban a cabo prácticas de topografía; de reconocimiento y estudio de zona; de escalada, rápel y teleféricos; de combate en población; de vida y movimiento en montaña invernal (fase de nieve); actividades acuáticas y subacuáticas (fase de agua) y guerra de guerrillas y contraguerrillas, donde proliferaban los golpes de mano y emboscadas.

Para el estudio de puentes se utilizaban, principalmente, los situados sobre el río Francolí, entre La Riba y el mar; para el ejercicio de destrucción de puentes se empleaba el del ferrocarril (con la vía fuera de uso), situado sobre el citado río y al oeste de Puigdelfí.

 

Las emboscadas a convoyes se efectuaban en las carreteras cercanas a los dos campamentos militares y en salidas al campo en las que permanecían agregados los vehículos Avia del regimiento.

     Los temas de observación de vías de comunicación se realizaban sobre la carretera nacional 340 (entre Tarragona y Altafulla) y la carretera a La Riera.

Asimismo, se aprovechaban las salidas al campo a la zona del pantano de Camarasa y sierra del Montsec (Lérida) para efectuar las prácticas de combate y tiro en población en el pueblo abandonado de Peralba y las prácticas de explosivos en la orilla oeste del pantano. Para ello, como el nivel del agua solía estar bajo, había árboles grandes y secos que permitían su voladura y caída dirigida, como enseñanza para su empleo en las emboscadas.  

 

Algunas salidas estaban dedicadas al reconocimiento de fronteras, concretamente las del Pirineo catalán limítrofe con Francia.

Existía una prueba denominada «La carrera de 10 km» que se realizaba con el armamento asignado y equipo de combate (individual) y en un tiempo mínimo de una hora. El recorrido se hacía en terreno prácticamente llano, por un camino de tierra que discurría a lo largo del río Francolí, o bien durante alguna de las salidas al campo.

   

 Cabe resaltar que en las competiciones deportivo-militares que año tras año se realizaban con motivo de la celebración de la

Patrona de Infantería (8 de diciembre) la COE 42 (88 hombres) siempre copaba la mayoría de los primeros puestos, a pesar de tener que enfrentarse a los contrincantes de todo un regimiento.

El personal de la COE (mandos y tropa) estaba exento de todo servicio ajeno al interno de la unidad, lo que facilitaba una dedicación intensiva a la instrucción.

Moisés Sánchez Serrano, uno de los tenientes fundadores de la COE 42, opinaba así sobre el grado de instrucción de la tropa:

“Era una compañía artesana con escasos recursos, pero muy dinámica. Una unidad compuesta por soldados de reemplazo, muchos de ellos agricultores y ganaderos. Jóvenes separados de su ambiente natural, de su familia y de sus amigos que tuvieron que convivir durante un periodo de tiempo en un espacio fuertemente jerarquizado; en un ambiente donde ciertos valores como el respeto, la obediencia, el honor, el coraje, etc. eran prioritarios. Y, a pesar de ello, las ganas de aprender, el comportamiento y la disciplina que mostraban en todo lo que hacían era digna de admirar […] y era tal el grado de preparación que adquirieron que fueron capaces de planear y dirigir operaciones de golpe de mano y emboscadas con una precisión milimétrica.

¡Vamos que un mando diplomado no lo hubiera hecho mejor! Nos sentíamos muy orgullosos de ellos y del trabajo que habíamos realizado […]. La instrucción que recibía la tropa era muy amplia; pero incompleta, ya que no podía realizar el curso de paracaidismo. La Escuela, a propuesta de todos los capitanes de las COE, realizó infinidad de gestiones justificando a la cúpula militar la necesidad de realizar dicho curso; pero como

siempre la BRIPAC se oponía frontalmente a que tropas que no fueran exclusivamente de la Brigada Paracaidista realizaran el citado curso. Era una espina que todos los mandos de las COE teníamos clavada y no había manera humana de sacársela”.

 

CAMPAMENTOS

 

Del acuartelamiento dependían dos campamentos militares y sus respectivos destacamentos, los cuales daban mucho juego para el desarrollo de la instrucción de la COE. 

 

-Mas Enrich

 

Se encontraba a unos 6 km al NE del acuartelamiento y disponía de barracones de mampostería y de madera, una pista de combate, un conguito, un pasillo de fuego, campo para el tiro diurno y nocturno con armamento individual y para las prácticas de explosivos y de suficiente extensión de terreno para la instrucción de combate.

Las prácticas de instrucción de adaptación y fase de endurecimiento se llevaban a cabo en el interior del acuartelamiento y, principalmente, en el campamento militar de Mas Enrich y sus alrededores.   

 

La prueba del pasillo de fuego de Mas Enrich

era otro de los ejercicios importantes por desarrollarse en unas condiciones muy aproximadas a las reales del combate.

 

Su construcción, allá por 1974, corrió a cargo de Manuel Rodríguez Pérez (uno de los sargentos fundadores y luego brigada de la COE) y se reestructuró en 1979. Consistía en reptar por unas calles, de unos 50/60 m, con una anchura del cuerpo de un hombre y una profundidad de 30 cm, sembradas de obstáculos y de cargas explosivas,

accionadas a distancia cuando los guerrilleros se encontraban en sus proximidades.

 

Mientras avanzaban, se lanzaban botes de humo y dos ametralladoras hacían fuego por encima para obligarles a reptar pegados al terreno. Las ametralladoras MG-42 (con trípode) las

proporcionaba el batallón Badajoz I/26.

Donde antes estaba el campamento de Mas

 

Enrich ahora hay una prisión con el mismo nombre.   

 

-Los Castillejos

Situado próximo a Reus en la Sierra de Prades (Tarragona) a unos 40 km al NO del acuartelamiento. Su nombre se debe al general Prim, natural de Reus que en 1960, al frente de las tropas catalanas, ganó la batalla de Los Castillejos

(pueblo marroquí próximo a Ceuta), y se convirtió en un héroe que llegó a ser capitán general de Puerto Rico.

 

La Reina Isabel II le otorgó el Marquesado de Los Castillejos. Años después, sus descendientes

cedieron los terrenos al ejército y en 1950 se construyó este campamento en su memoria, con 700 hectáreas que contaron con todo tipo de servicios para atender a las Milicias Universitarias de la Instrucción Premilitar Superior (IPS). En 1972 recibió la última promoción de universitarios. Desde entonces, las instalaciones las utilizaron otras unidades militares, entre ellas la COE 41 y 42,  hasta el 2000.

Disponía de barracones, pista de obstáculos, campos de tiro para armas individuales (tiro de combate, instintivo y nocturno) y para armas colectivas, mortero ligero de 60 mm, granadas de mano y granadas de fusil y práctica de explosivos.

Su extensión era suficiente para efectuar la instrucción de combate en general y en bosques en un terreno de montaña rodeado de bosque y a 900 m de altitud.

 La fase de endurecimiento de los soldados recién incorporados a la unidad se completaba con alguna salida mensual al campamento de Los Castillejos, cuando no se utilizaba el de Mas Enrich.

Actualmente el campamento de Los Castillejos está abandonado y en estado ruinoso.            

CAPTACIÓN DE RECLUTAS

 La captación de futuros guerrilleros se realizaba en el CIR nº 9 de San Clemente de Sasebas (Gerona). Para tal fin asistían un oficial o suboficial con varios guerrilleros que realizaban varias exhibiciones.

 

 Años más tarde (mediados de los 70), estas se sustituyeron por la proyección de una película súper 8 mm sobre las actividades que se llevaban a cabo en la COE. A continuación, a los que se apuntaban, se les sometía a unas pruebas físicas y a una entrevista personal y a un reconocimiento médico que servían para efectuar

la selección definitiva.

 

Desde 1968 a 1977 se captaba en los llamamientos 1º y 3º (el primer llamamiento captado fue el 3º del reemplazo 1967, que se incorporó en diciembre de 1968). A partir de 1978 el 2º y 6º (en 1985 el 2º y 3º). También había asignado un cupo de unas 6 vacantes en cada uno de los dos llamamientos para los «voluntarios normales» que solicitaban hacer el servicio militar (de mayor duración) en la unidad y a los cuales se les exigía poseer el certificado de estudios primarios y acreditar haber observado buena

conducta, así como superar las pruebas físicas y el reconocimiento médico.

 En ocasiones algún soldado por su profesión (cocinero, electricista, etc.) era destinado con carácter forzoso, si bien luego se integraba como uno más.

 

FASE BÁSICA DE ENDURECIMIENTO. PRUEBA DE LA BOINA

      Hasta finales de 1974 no se utilizaron las técnicas de trato a prisioneros y la prueba de evasión y escape como tal, simplemente se trataba de un ejercicio táctico con una duración de uno a tres días en los que se realizaban una serie de pruebas tales como paso de pista de obstáculos, supervivencia, rápel, explosivos, etc., todo ello incluido en un recorrido topográfico.

       Con respecto a la boina, esta se daba sin más, ya que era otra de las prendas que formaban parte del material que se hacía entrega a los soldados de nueva incorporación.

       

    Fue en el año 1975 cuando se realizó la primera evasión y escape completa; es decir, con interrogatorio y acogida a red de evasión, que los guerrilleros denominaban «Fuga y Escape», que se convirtió en una temida y famosa prueba cuya superación con éxito era condición indispensable para obtener la boina verde.

 Posteriormente, ya se diseñó una prueba en la fase de endurecimiento de los soldados recién incorporados a la unidad procedentes del CIR nº 9, que se iniciaba en el acuartelamiento. A su llegada, lo primero que se les decía era que cualquier desplazamiento se haría a la carrera. Las materias a impartir en esta fase, tanto teóricas como prácticas, abarcaban: instrucción de combate, tiro, topografía, instrucción nocturna, paso de pista, esgrima de fusil, explosivos, socorros de urgencias, nudos, anclajes, etc.

 

Al estar próximo el campamento de Mas Enrich, muchas de estas prácticas se realizaban en el mismo y la fase se completaba con alguna salida mensual al citado campamento o al de Los Castillejos. También, se nombraban instructores de entre el personal que había ingresado como voluntarios: cabos primeros, cabos y soldados, los llamados «máquinas».

     

Al concluir este periodo de instrucción de combate se realizaba el tema de evasión y escape que se podía considerar como el inicio de la prueba de la boina. A tal fin, se establecía una red de evasión, en territorio supuestamente ocupado por el enemigo, con la misión de recuperación y posterior exfiltración de prisioneros evadidos.

Según la incorporación del reemplazo y época del año se iniciaba desde los locales de la compañía o durante una salida al campo.

 

En el primer caso, el tema consistía en cogerlos una noche, totalmente desprevenidos, y hacerlos prisioneros. En la noche elegida, todos los mandos entraban en la compañía y daban voces, tiraban petardos y sembraban el desconcierto entre los nuevos. Se les daba un par de minutos para que se medio vistieran, y poco más.

 

A continuación, se les capturaba, vendaban los ojos y se procedía a un aislamiento sensorial. Una vez concluido el interrogatorio, embarcaban en los camiones y se les llevaba a un punto de suelta, desconocido por ellos, donde se suponía que se habían escapado. Desde ese punto y por binomios, tenían que completar un recorrido de más de una jornada y media de duración, sin nada que llevarse a la boca, hasta acogerse al campamento de Mas Enrich.

Durante el recorrido, tenían que pasar una serie de pruebas, que servían de evaluación de la fase de instrucción: acogida a un punto de reunión, recorrido de un tramo con plano, otro con la brújula, establecer un contacto radio, el paso de un río mediante teleférico horizontal, rápel volado y, una vez en el campamento, paso de la pista de aplicación, una práctica de explosivos y, como prueba final, el paso del «conguito». En ocasiones, la prueba de la boina concluía con el pasillo de fuego, del que ya hemos hablado.

    

En otros casos, sobre todo en la última etapa, la prueba de fuga y escape se iniciaba como continuación de algún ejercicio o tema, con la captura de la sección de nuevos por parte de la de veteranos. Se intentaba cogerlos una mañana o tarde totalmente desprevenidos y hacerlos prisioneros.

 

 Se les ataba, vendaban los ojos y mantenían unas cuantas horas así en un lugar adecuado como el campamento de Mas Enrich, estación de tren abandonada del Catllar, etc. Mientras tanto,

se les realizaba un interrogatorio y, posteriormente, ya de noche, cuando eran transportados a un supuesto campo de prisioneros, se les permitía escapar o se les liberaba en un punto desconocido sobre la carretera entre Roda de Bará y Bonastre, por binomios o en grupos de cuatro hombres, por razones de seguridad.

Se les entregaba un croquis e iniciaban el recorrido de evasión de unos 25 km, con una duración de hasta una jornada y media, sin comida, en el que debían pasar por sucesivos puntos de control: vía del tren al oeste de la carretera, puente de piedra del cementerio de Vespella, casa en ruinas, presa del embalse de Gayá en Catllar (Tarragona), entrada del túnel del ferrocarril, cementerio de Pallaresos, etc.

 

En estos puntos realizaban los ejercicios previstos que servían de evaluación de la fase de instrucción, similares a las pruebas ya citadas cuando el ejercicio se iniciaba en los locales de la compañía: recorrido de un tramo con plano, otro con la brújula, establecer un contacto por radio,  franqueamiento del embalse, izado con cuerdas, rápel, contacto con confidentes, uso de contraseñas, hasta llegar al campamento de Mas Enrich donde se efectuaba el examen de explosivos, paso de la pista de combate y del conguito.

 

En alguna ocasión, la prueba de la boina fue diferente. Sirva de ejemplo la efectuada durante la salida de noviembre de 1982 a la zona del Convento de San Quirce (Gerona). Se aprovechó la misma para iniciar dicha prueba en esta zona y finalizarla en las inmediaciones del Monasterio de San Pedro de Rodas. Como consecuencia de un supuesto robo de munición y explosivos en el vivac por parte de algún soldado de la propia unidad, se aislaron a las dos secciones juntas (la de veteranos y la de nuevos), sin que ninguno de los soldados tuviera conocimiento de lo que pasaba. Posteriormente, se les sacó de uno en uno para interrogar solo a los del último llamamiento. Para que el interrogatorio fuese lo más real posible, lo llevó a cabo un brigada del CIR nº 9, que actuaba como si fuera del Servicio de Información del Ejército.

    

 Cabe señalar que la captura y trato de prisioneros, con sus correspondientes interrogatorios, evolucionó en su dureza según épocas. En este sentido, quizás tuvo algo que ver

las enseñanzas obtenidas al respecto por el ejército de EEUU tras su retirada de la guerra de Vietnam en 1973. Muchos de sus soldados no sobrevivieron en los campos de prisioneros o se doblegaron en los interrogatorios por no estar debidamente preparados para resistir los malos tratos. Por tal motivo, en EEUU se incrementó el aprendizaje de las técnicas de supervivencia y escape de un campo de prisioneros.

 

El curso de OE de Jaca, atento a la forma de entrenarse de las fuerzas especiales norteamericanas, tomaron buena nota de ello. Y las COE, a través de los mandos diplomados que se incorporaban a las mismas tras realizar el citado curso, también se hicieron eco de la importancia de este aprendizaje que podría salvar vidas y saber afrontar los duros interrogatorios.

 De este modo, en la COE 42, como en la mayoría del resto de las COE, se pasó, de un trato de prisioneros suave a uno muy duro, incluso con maltratos, como si de un caso real se tratara, para que los guerrilleros imaginasen lo que les pasaría si les capturaban, que sería muchísimo peor. En la última etapa de la COE 42 el trato de prisioneros ya volvió a ser más suave.

    Una vez finalizada la prueba de evasión y escape, se realizaba en los locales de la unidad un sencillo acto militar donde los veteranos, en calidad de padrinos, entregaban y colocaban en la cabeza de los nuevos guerrilleros la deseada boina verde y, por su puesto, recibían el correspondiente puñetazo en el pecho que le daba el veterano.

 

 A partir de aquí, se seguía con la instrucción específica en cada salida mensual al campo.

 

TOPOGRAFÍA

 Uno de los objetivos prioritarios dentro del programa de instrucción era que la tropa dominara a la perfección cualquier tipo de cartografía, los métodos de orientación por el sol y las estrellas y el manejo de la brújula o el altímetro. Estas prácticas se realizaban principalmente por las sierras de Pandol, Cavalls y en Pinell de Bray (Tarragona) y zona de Castelló de Farfanya (Lérida).

 

TIRO Y EXPLOSIVOS.

Como ya se ha mencionado la COE 42 tenía la suerte de contar con campos de tiro y explosivos en los campamentos próximos de Mas Enric (armas individuales) y de Los Castillejos (armas

colectivas). También ocasionalmente se utilizó Quart (Gerona) y Masanet de Cabrenys (Gerona), próximo al CIR 9 de San Clemente de Sasebas y el embalse de Siurana (Tarragona). En una ocasión se solicitó a la COE que volara con explosivos todos los árboles que había en las orillas de este embalse, ya que dificultaban la pesca de los miembros del club de pesca. Igualmente se voló un antiguo molino situado en la cola del embalse y que, según decían, rompía la estética del pantano.

  

  En lo que se refiere a las prácticas de explosivos se enseñaba la colocación de cargas, explosivos de circunstancias, el manejo de artificios pirotécnicos y eléctricos, la colocación y levantamiento de campos minados, etc.

      

En un principio y hasta los primeros años de los 80 en las COE la enseñanza de explosivos, sabotajes, y técnicas de guerra subversiva se daba sin ningún tipo de restricción, pero con el paso del tiempo se fueron detectando que algunos de los detenidos de ETA confesaban que donde habían aprendido más explosivos no había sido en Argelia ni en ningún otro sitio, sino en las COE. A partir de esa fecha, llegaron órdenes de que se restringiera las enseñanzas de explosivos y solo unos cuantos guerrilleros de la COE 42 aprendían con cierta profundidad la materia.

    

Dentro de la instrucción de explosivos y como una prueba más de demostración de la decisión o valor, se efectuaba el denominado «Batido Cero» o «Aro de Fuego» o, como le llamaban los guerrilleros, «El Circulo de la Muerte», que consistía en formar un círculo, cuerpo a tierra, alrededor de un agujero donde se encontraba depositada una carga de 500 g de trilita, con atraque de agua, que era detonada de forma pirotécnica. En los últimos años esta prueba de decisión dejó de realizarse.

 

FASE DE NIEVE

       La fase de vida y movimiento en montaña invernal, por lo general de 20 días de duración, se realizó inicialmente (marzo de 1971, recién recibido el material de esquí) en Viella (Lérida) en el cuartel de la compañía de esquiadores escaladores.

       

      En 1973 se trasladó a la zona de la estación de La Masella (próxima a La Molina) en la

provincia de Gerona. El campamento base se instaló en un antiguo edificio del Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA), situado a las afueras del Alp, pueblo de montaña rodeado de bosque de pino rojo, muy cercano a las pistas de esquí. El edificio carecía de lavabos y servicios (se utilizaban los de un bar próximo).

      

       A partir de 1977 se marchó a La Molina (Gerona), donde se utilizó un refugio de la antigua OJE que se encontraba cerca de la estación de trenes de la Molina, al cual, unos días antes de ser ocupado por la COE, se desplazaba un sargento y un equipo de mantenimiento para arreglar pequeñas deficiencias. En este cometido alternaban la COE 41 y la 42 y corría a cargo de la COE que primero tenía que hacer la fase de nieve. Más tarde, al deteriorarse el refugio por el incívico comportamiento de excursionistas, el alojamiento se efectuaba en unas escuelas (y también en una casa abandonada) en el pueblo de Alp.

Posteriormente, a partir de 1982, se buscó un nuevo lugar por la zona y se consiguió uno en la Collada de Tossas, a 1800 m de altitud, en un edificio donde se guardaban las máquinas quitanieves de la Demarcación de Carreteras del Estado en Cataluña. La capacidad era apta para una unidad de este tamaño y la situación era ideal, pues la mayoría de las veces había nevado lo suficiente para permitir iniciar el movimiento con esquís desde el propio acantonamiento y realizar las prácticas de enseñanza de construcción de todo tipo de refugios en nieve en las cercanías del mismo. Asimismo, los remontes de las pistas de esquí de iniciación estaban a unos 5 km de distancia y, prácticamente, al mismo nivel de altitud. Durante estas fases se alcanzaron temperaturas de hasta -20ºC.

 Durante los años 1982 y 1983 se solicitó y se concedió la agregación para esta fase de un oficial en posesión del diploma de esquí y escalada destinado en el acuartelamiento (teniente Pedro Bordell Cullere, que de brigada estuvo destinado en la unidad), para suplir la escasez de mandos diplomados destinados en la COE.

  A partir de 1983 ya se tuvo de dotación el nuevo esquí compacto de 1,80 m con fijaciones de seguridad mixta de doble utilización (para esquí de pista y de travesía) y doble seguridad (con puntera y talonera giratoria hasta 90º) adaptables a cualquier longitud de bota.

 

La nueva bota era también mixta, con eje giratorio del talón para facilitar la marcha. Se

hicieron marchas y travesías y como antideslizantes se emplearon las nuevas tiras de piel de foca artificial. También se emplearon las raquetas en determinados recorridos con nieve blanda y se enseñó el manejo de los crampones y uso del piolet.

    

       Las relaciones con el personal civil de la estación de La Molina y de la Escuela Española de Esquí eran de cordialidad y de colaboración. Tal es así, que se permitía esquiar a toda la compañía, durante veinte días, sin pagar nada por los forfait. El único compromiso era prestar ayuda en las pistas, en caso necesario, o facilitar la puesta en marcha de los remontes de las partes más altas en caso de fuertes nevadas (despejando la nieve acumulada).

 

FASE DE AGUA

     Las primeras prácticas de combate en agua se llevaron a cabo en julio de 1969 en Racó de Salou (Tarragona). También se realizaron en Ametlla del Mar (Tarragona) y en La Escala (Gerona) a partir de 1974, acampando en las inmediaciones de la antigua batería de costa de la Clota, a unos tres km de la ciudad. Posteriormente, a partir de 1975, esta fase, que solía durar 20 días como la de nieve, se realizaba en Punta de la Mora (Tarragona), concretamente en la Cala de la Roca Plana o Calabeig (junto a la playa nudista Waikiki), más conocida como la playa de La Marquesa. En esta fase se reagrupaba o prestaba el material de agua de ambas COE, 41 y 42, para obtener un mayor rendimiento. Ni que decir tiene que los guerrilleros, después de una mañana completa de boga normal, de boga de combate, de desembarcos… el mejor premio que podían recibir era que el último ejercicio de «reconocimiento» fuera en la playa Waikiki, donde al desembarcar gritaban: «Vidilla para la tropa».

   

  La Punta de la Mora era el entorno adecuado para realizar las diferentes prácticas acuáticas. El campamento base se montaba en un frondoso pinar, a 50/100 m de la playa, en una zona conocida como los Bosques de la Marquesa. Estaba situada a unos 9 km al este de Tarragona. Se trataba de un terreno privado controlado por un guarda de la propiedad y con el acceso en vehículo por un camino restringido. La zona que se usaba principalmente para prácticas en agua era la comprendida entre la playa Larga y la punta de la playa de La Mora.

    

      El lugar, poco concurrido por personal civil, era muy apropiado para la realización de recorridos de natación y prácticas de natación de combate, porteamiento y boga con balsas neumáticas (IBS) e inicio del buceo con botellas en la playa, además

de izados y descensos con cuerdas por la costa escarpada y saltos al mar desde varias alturas.

Cuando había fuerte oleaje o así convenía se podía utilizar, por un lado, el embalse de Gayá (a unos 8 km al norte), que permitía las prácticas de boga con balsas neumáticas y, por otro, el interior o exterior de la escollera del puerto de Tarragona, donde se podía bucear con botellas hasta 18 m de profundidad y, de paso, explorar dos pequeños barcos pesqueros hundidos en la zona. Las prácticas de buceo solo las efectuaron los que mejor nadaban en apnea.

 

Dicha fase de agua finalizaba con la ejecución de un tema de infiltración nocturna por agua, con embarcaciones neumáticas y en natación de combate, para atacar un supuesto Cuartel General Divisionario enemigo situado en el Castillo de Tamarit.

Para ello, previamente se construía con arena una maqueta del castillo y sus alrededores y se realizaba el estudio y planeamiento de la acción.

Como continuación de la fase de agua, también se emplearon las balsas neumáticas en el pantano de Camarasa (Lérida) para el desarrollo de temas tácticos (infiltración y golpe de mano) durante las salidas al campo a la zona de sierra del Montsec.

 

ESCALADA/RÁPEL/TELEFÉRICOS

 Las salidas para prácticas dedicadas exclusivamente a escalada solían durar entre 5 y 10 días. Esta fase abarcaba la escalada básica: manejo y lanzamiento de cuerdas, ataduras para encordarse, forma de asegurar, pasamanos horizontal y vertical, ascensos con yumar, etc.; el rápel y sus anclajes; y el franqueamiento de obstáculos: escalas de cuerdas y de troncos, teleféricos horizontales e inclinados, etc.).

 

Se realizaban en los alrededores del campamento de Mas Enrich, canteras romanas del Médol, campamento de Los Castillejos (en La Musara), zona de Mans de Barberans (Tarragona), zona del Convento de San Salvador (en Horta de San Juan, Tarragona), sierra de Roquerole (Tarragona), Alfara de Carles (Tarragona) y sierra de Montserrat (Barcelona). Asimismo, se hacían muy a menudo prácticas de todo tipo con empleo de cuerdas dentro del acuartelamiento, en las paredes exteriores del edificio de la compañía. El descenso con cuerdas desde helicópteros solamente se pudo realizar en contadas ocasiones (desde los CH-47C Chinook en una exhibición) y en algún ejercicio de

c ontraguerrillas (desde los UH-1H), por lo que se aprovechaban los puentes del ferrocarril, con la vía fuera de uso, como entrenamiento de este tipo de rápel.

 

SUPERVIVENCIA

    

La fase de supervivencia, de 9 o 10 días de duración, se solía llevar a cabo en la zona de Farena (Tarragona), situada a unos 35 km del campamento de Mas Enrich, pues así se podía iniciar dicha fase por sorpresa como continuación de cualquier sesión de instrucción, ejercicio o tema realizado en las inmediaciones del citado campamento y alcanzar la zona de supervivencia en una marcha de dos días de duración en la que se pasaba de un terreno llano y de cultivo a uno montañoso (desnivel de 800 m) y escasamente habitado.

 

Lo más importante de esta fase era convivir en grupos reducidos de 4 o 5 guerrilleros y llegar a conocer, en una situación de escasez de alimentos,  los límites de resistencia tanto individuales como de los compañeros del grupo al que pertenecían, así como aprender a construir refugios de circunstancias con los medios existentes en la zona, la obtención de recursos naturales mediante la búsqueda de plantas y animales comestibles, la construcción y colocación de trampas para caza y pesca, elaboración y conservación de los recursos obtenidos, preparación de fuegos y hornos, etc. siempre con la idea de mantenerse en condiciones de poder continuar el combate.

 

En esta zona de Farena se podían encontrar diversos tipos plantas comestibles y pescar truchas en el arroyo próximo. Para ello, antes del anochecer, se ponían cuerdas con sedales colgando de una orilla a la otra, que se recogían después del amanecer. Como la caza no era efectiva se entregaban a cada grupo animales vivos para su sacrificio, conservación y alimentación: cobayas, conejos, gallinas, un cordero u oveja para todos los grupos, etc.).

 

        Durante los últimos años se solicitó y se concedió la agregación para esta fase de un oficial veterinario destinado en el Gobierno Militar de Tarragona (teniente Luis Ballabriga Vidaller), que se presentaba diariamente a la hora de la revista de recursos obtenidos en la zona para asesorar sobre los mismos.

COMBATE EN POBLACIÓN

 Las prácticas de combate y tiro en población se efectuaban en el pueblo abandonado de Peralba, en la sierra del Montsec (Lerida).

 

DESFILES

      La COE 42, junto con la COE 41, participó en Barcelona en el Desfile de la Victoria en junio de 1969, mayo de 1970 (por primera vez lo hizo con el uniforme mimetizado), junio de 1971, mayo de 1972, junio de 1973, mayo de 1974, mayo de 1975 y mayo de 1976. Este año fue el último Desfile de la Victoria, pues a partir de entonces se denominó Desfile del Día de Fuerzas Armadas (FAS) en que ya participó como tal en mayo de 1977. Sin embargo, en 1978 la COE 42 ya no se desplazó a Barcelona, su intervención en el Día de las FAS se redujo a realizar en una jornada de puertas abiertas en el interior del acuartelamiento.

     

    Durante los años 1970 y 1971 se celebraron en varias ciudades de Cataluña actos conmemorativo del XXXI, XXXII y XXXVII Aniversario de la Liberación de la Ciudad. Este es el caso de Lérida (XXXI), en abril de 1970 y abril de 1971 (XXXII) y Tarragona (XXXII), en enero de 1971, donde a su finalización realizó una exhibición en el Auditorio del Campo de Marte y, entre otros ejercicios, escaló los baluartes y fortificaciones que rodean las murallas romanas. En abril de 1976 se celebró en Gerona (XXXVII).

    

       En febrero de 1971, en Valls (Tarragona), con motivo de las fiestas decenales de la Virgen de la Candela, patrona de dicha localidad, la COE 42 participó en una parada militar. En marzo de 1971, en Reus (Tarragona), una representación de la compañía se trasladó a dicha localidad para tomar parte como guardia de honor en los actos de traslado de los restos mortales del capitán general, Excmo. Sr. D. Juan Prim y Prats. Posteriormente, en la rambla Miró, se celebró un desfile militar.

     

En marzo de 1972, en Tarragona, una sección de la COE 42 participó en la procesión del Silencio y del Santo Entierro.

    

        En mayo de 1981, también en Barcelona y con la COE 41, tomó parte en el acto de Homenaje a la Bandera y en el Desfile de las Fuerzas Armadas (FAS) donde, por primera vez, desfiló la

mascota «Yuca». Posteriormente era ya en Tarragona donde, cada año, la COE 42 desfilaba, junto con el Batallón Badajoz I/26, el día de las FAS. En los últimos años el desfile se efectuaba en el interior del cuartel. Otro tipo de desfiles eran los que se realizaban como consecuencia de visitas de autoridades, relevo de mandos del regimiento, formaciones del día de la Patrona de Infantería, etc.

     

     En los desfiles en Barcelona, cuando se juntaban las dos COE, se apreciaban algunas diferencias, por ejemplo, en lo que a «prevengan o tercien armas» se refiere. Mientras en la 41 el «tercien» se efectuaba con el arma frente al rostro, en la 42 se ejecutaba con el arma por encima de la cabeza, con el brazo izquierdo totalmente extendido hacia arriba, y el derecho en un ángulo de 45º y en la misma dirección y con el antebrazo apoyado en la culata.

    

      Otro aspecto muy visible era la adopción de la posición de firmes. En la COE 41 era idéntica al resto del Ejército, mientras en la 42, al menos desde la época del capitán Fermosel, se realizaba lo que se conocía como la «Paloma»; esto es, a la par se alzan los dos brazos en sentido vertical y a la altura de los ojos se daba un golpe sonoro de los nudillos de la mano derecha sobre la palma de la mano izquierda, acabando el movimiento con una fuerte palmada en el lateral de ambos muslos.

     En la COE 42, como en el resto de COE, en los desfiles se portaba el arma colgada sobre el hombro derecho de forma horizontal, a la altura del cinturón y paralela al suelo, donde la mano derecha abraza el guardamano. Lo que sí varió fue el braceo con el izquierdo, pues durante los primeros años el brazo iba dirigido al frente, recto y totalmente extendido. Posteriormente se cambió paulatinamente al braceo tipo legionario, es decir, con el bazo doblado por encima de la cabeza, que empezó en 1975 y se estableció definitivamente a partir de 1976, fecha en la que desapareció la escuadra de gastadores de la COE 42 que desfiló en años anteriores.

    

   Otra curiosidad fue el saludo guerrillero que impuso el capitán Fermosel que se diferenciaba en que la palma de la mano en la sien miraba al frente, en lugar de hacia abajo, como en el resto del Ejército. Saludo que iba acompañada de un «soberano taconazo» que los veteranos inculcaban a los nuevos de llamamiento en llamamiento. Era, por tanto, una tradición y un signo de distinción de los guerrilleros de la COE 42. Cuando alguno no daba el taconazo como marcaban los cánones, los propios veteranos eran quienes lo corregían. Era impresionante ver como se cuadraban y daban ese taconazo cuando los

llamaban cualquier mando.

 

EXHIBICIONES

     En septiembre de 1970, tras realizar una marcha desde Tarragona a Lérida, la COE 42 efectuó en el Palacio de Cristal de Lérida una demostración de rápel, salto de obstáculos, tabla de combate…

    

     En enero de 1971, en Barcelona, con motivo de la conmemoración del XXXII Aniversario de la Liberación de la Ciudad, en el palacio Municipal de Deportes efectuó una exhibición de salto de obstáculos y diversos ejercicios de combate. Tres días más tarde, se participó en el correspondiente desfile conmemorativo.

   

 En febrero de 1971, en Figueras (Gerona) participó en los actos conmemorativos del XXXII Aniversario de la Liberación de la Ciudad. En el recinto de la Dehesa realizó una exhibición de ejercicios de salto de alambradas, tabla de combate, rápel.

 En mayo de 1982 la COE 42 efectuó una exhibición en el Real Aero Club de Lérida ante los alumnos de la Escuela de Estado MayorLlamó la atención el descenso en rápel desde helicópteros CH-47C Chinook que se efectuó a lo clásico, sin ningún tipo de protección, simplemente con la boina en el hombro. Durante el descenso, la cuerda quemaba la espalda y el cuello y los gritos de algunos, no eran de euforia, eran de dolor. Media compañía acabó con quemaduras por el roce de la cuerda. Los alumnos americanos del curso no daban crédito a lo que veían.

 

Además de exhibiciones efectuadas con motivo del día de las FAS, también se efectuaban otras, en determinadas salidas al campo, que más bien se trataban de demostraciones ante autoridades militares del nivel alcanzado. Así, en septiembre

de 1985, en la salida de cinco días a la zona del embalse de Gayá tuvo lugar la visita del capitán general de la 4ª RM para ver la ejecución de un tema de golpe de mano en la estación del FFCC
abandonada de Catllar (Tarragona).

 

En febrero de 1986, en la salida a la fase de vida y movimiento en montaña invernal, se realizaron pruebas de las diferentes técnicas aprendidas ante el general jefe de la BRIDOT IV. En abril de 1986, en la salida de 10 días a la zona pirenaica entre Castillo de Cabrera y Río Muga (Gerona) para reconocimiento de la zona fronteriza, de nuevo se recibió la visita del general jefe de la BRIDOT IV.

   

SALIDAS MENSUALES

   

       Las salidas mensuales al campo (que debían totalizar 120 días al año) tenían una duración variable según las diferentes épocas y jefes de la COE. Por lo general eran de diez días, pero en ocasiones lo fueron de cinco o seis que se compensaban con los veinte días que podían durar las fases de nieve o de agua.

 Estas salidas al campo eran lo que permitía completar el plan de instrucción y se realizaban dentro del territorio de la 4ª RM a las zonas que el capitán jefe consideraba más idóneas para el desarrollo de las respectivas prácticas. La única condición que se exigía era que no coincidieran las dos COE de la Región Militar fuera de sus respectivos acuartelamientos al mismo tiempo, por lo que ambos capitanes se ponían de acuerdo en el mes de diciembre en las fechas de las salidas para el año siguiente. En esa relación de salidas al campo ya se incluían las ordenadas o impuestas por el Estado Mayor de la BRIDOT IV, tales como los ejercicios de guerrillas y contraguerrillas tipo Beta y Gamma (de batallón y brigada), así como algún reconocimiento previo del terreno para la posterior realización de los citados ejercicios o algún reconocimiento de la frontera y sus accesos.

Además de estas salidas mensuales, en ocasiones la COE 42, junto con la COE 41, participara en operaciones organizadas por la BRIDOT IV. Alguna vez también lo hizo con la EMMOE (colaboración con el curso de OE). Normalmente en estos ejercicios la COE 42 actuaba como una guerrilla, dividida en partidas (era habitual denominarlas con nombres de personas en lugar de la numeración de las secciones), que efectuaban golpes de mano y emboscadas, con infiltraciones nocturnas hasta los objetivos, y su posterior exfiltración y ocultación durante el día. En ocasiones se marcaba una zona en la que las unidades de la contraguerrilla establecían un cerco del que debían evadirse los guerrilleros de la COE. Algunas veces la COE 42 intervino como contraguerrilla, junto con un regimiento o resto de la BRIDOT IV, mientras la COE 41 se constituía en guerrilla, y viceversa.

 Una peculiaridad de la COE 42, al igual que de la COE 41, eran las salidas específicas de reconocimientos del terreno en zona fronteriza. El vivac se establecía en Agullana (Gerona), si bien

en ocasiones era itinerante, como lo fue las patrullas entre Castillo de Cabrera y Río Muga (Gerona)

 

Cuando coincidían la COE 41 y 42 en una misma zona, o bien la COE 41 acampaba en Mas Enrich, próximo a Tarragona, se organizaba un partido de futbol entre los guerrilleros de ambas compañías.

 Estas fueron sus principales salidas al campo (van por orden cronológico de primera vez que se acampó en el lugar que se cita), sin tener en cuenta las operaciones y los ejercicios de guerrillas y contraguerrillas, que se relatarán más adelante:

– Montblanc (Tarragona): enero de 1969, alojamiento en un amplio edificio propiedad del Ayuntamiento; primera salida de la COE 42 en la que se llevaron a cabo unos ejercicios tácticos; algunos lugareños obsequiaron a los guerrilleros con diferentes vinos y vituallas del país.

 

– Viella (Lérida), cuartel de la compañía de esquiadores escaladores, fase de nieve por grupos de diferentes niveles de esquí, marchas por nieve, dormir en iglús, etc.: marzo de 1971 (primera fase de nieve, que duró 15 días).

– Santa Bárbara, en la comarca del Montsiá (Tarragona): septiembre de 1971 (recorridos topográficos por la Sierra de Godall, Sierra de Montsiá, Fagedes del Ports…, actualización cartografía del Delta del Ebro).

– Bajada del río Ebro desde Fayón (Tarragona) hasta la desembocadura: Se llevó a cabo en julio de 1972 en ocho etapas bogando en embarcaciones DUARRY e IBS cedidas por la COE 51 que bajó el Ebro desde Zaragoza hasta Fayón, donde ambas COE efectuaron el relevo.

      

     Al final de cada etapa se instalaba el campamento correspondiente en un lugar cercano a la ribera del río. Se pasó por la presa de Ribarroja donde se sacaron las lanchas por tierra, ya que la presa no tenía esclusa. Más tarde, en la presa de Flix si se utilizó su esclusa. Al llegar al Azud de Cherta, se sorteó. Posteriormente con un cauce manso y caudaloso, pero en ocasiones con aguas bravas o contra corriente, se alcanzó la localidad de Amposta, final del descenso.

 

– Alp, estación de esquí de La Masella, próxima a

 

La Molina (Gerona), fase de nieve, el campamento base se instalaba en un antiguo edificio ICONA:

febrero de 1973.

– La Escala (Gerona), fase de agua, se acampaba en las inmediaciones de la batería de costa en el Golfo de Rosas: agosto de 1973, agosto de 1975.  

 

– Rocacorba (Gerona): maniobras con la BRIDOT IV, octubre de 1973.

– Alfara de Carles, Tortosa (Tarragona): Prácticas de escalada, tiro y reconocimiento de terreno. Noviembre de 1973, febrero de 1979.

– Campamento de Mas Enrich (Tarragona):

     Prácticas de instrucción individual, explosivos y tiro: Septiembre de 1968 (primer contacto COE 41 con la recién creada COE 42), octubre 1968 (ejercicio de simulación de “Movilización de Emergencia”, junto con el Regimiento Badajoz 26, que finalizó con un tema de fuego real), diciembre de 1973, noviembre de 1975 (con motivo de la Marcha Verde en el Sahara y la muerte de Franco la COE estuvo acuartelada en este campamento, agosto de 1974, noviembre de 1977, noviembre de 1978, abril de 1979, abril de 1980, noviembre de 1980, enero de 1981, abril de 1981, junio 1981, octubre de 1981, octubre de 1982, enero de 1984 (escalada en la cantera del Médol), mayo de 1984 (se enlazó con la supervivencia), agosto de 1985, diciembre de 1985, noviembre de 1986 (tema de evasión y escape), diciembre de 1986.

– La Molina (Gerona) fase de vida y movimiento

 

en montaña invernal (alojamiento en Alp o en la Collada de Tossas): marzo de 1974, febrero de 1978, enero-febrero 1979, enero-febrero 1981, febrero de 1982, febrero de 1983, febrero de 1984, febrero de 1985, febrero de 1986 (visita del general jefe de la BRIDOT IV, se efectuó una demostración del nivel alcanzado).

– Ametlla del Mar (Tarragona): julio de 1974 (fase de agua).

– Quart (Gerona): noviembre de 1974 (ejercicios de tiro).

– Campo de maniobras de San Gregorio

 

 (Zaragoza): septiembre de 1975 (ejercicios tácticos), septiembre de 1976, ejercicio con BRIDOT IV (Regimiento de Infantería Badajoz nº 26 y Jaén 25) con helitransportes, en Casas Altas del Castellar, barranco del Lentiscar, cerro del Pájaro, vértice de San Esteban, (acamparon la

COE 41 y COE 42 en el corral de la Putinaja), marzo de 1977.

– Campamento de Castillejos, próximo a Reus

 

(Tarragona), prácticas de instrucción de combate, explosivos y tiro y escalada en zona de La Musara: octubre de 1975, septiembre de 1980, abril de 1982, noviembre de 1982, abril de 1983, octubre de 1983, octubre de 1984, mayo de 1985 (instrucción de contraguerrillas), enero de 1986, enero de 1987.

– Lemonges (Francia). Guerrilleros de la COE 41

 

y 42 (la 42 al mando del teniente Manuel Rodríguez Pérez) participan en unas maniobras de la OTAN que se llevaron a cabo en el país galo en medio de unas lluvias torrenciales. Por la buena actuación la unidad de guerrilleros recibió una mención de honor, mayo de 1976.

– Punta de la Mora (Tarragona), fase de agua: 

agosto de 1977, julio de 1978, julio de 1980, julio de 1981, julio de 1982, agosto de 1983, julio de 1984 septiembre de 1985,

agosto de 1986.

– Massanet de Cabrens (Gerona): octubre de 1977 (guerrillas), octubre de 1978 (tiro, explosivos y recorridos topográficos), junio de 1980 (reconocimiento de frontera).

– Mans de Barberans (Tarragona): enero de 1978 (ejercicios de escalada y tiro).

– Farena (Tarragona), fase de supervivencia: mayo de 1978, julio de 1979, mayo de 1980, mayo de 1981, junio de 1982, mayo de 1983, mayo de 1984, abril de 1985, mayo de 1986.

– La Bajol (Gerona): Reconocimientos del terreno en zona fronteriza: octubre de 1980.

-Puertos de Beceite (Tarragona): febrero 1981(coincidió con el golpe de estado del 23F).

– Zumárraga y Legazpi (Guipúzcoa): septiembre-octubre de 1981.

– Agullana (Gerona): Reconocimientos del terreno en zona fronteriza, noviembre 1981, noviembre de 1983.

 

– Pantano de Camarasa (Lérida): enero de 1982 (topografía e instrucción de combate), diciembre de 1983 (instrucción de combate y explosivos).

– Convento San Quirce-Port Bou (Gerona): noviembre de 1982 (reconocimientos del terreno en zona fronteriza; desarrollo tema de evasión y escape).

Horta de San Juan, Convento de San Salvador (Tarragona): diciembre de 1982 (escalada).

– Embalse de Gayá en Catllar (Tarragona):

octubre de 1983 (tema de evasión y escape). septiembre de 1985 (instrucción de combate y tema de golpe de mano).

– Argentaria-Pratdip (Tarragona): noviembre de 1983 (topografía y reconocimientos del terreno).

– Bañolas (Gerona): abril de 1984 (reconocimiento del terreno y preparación del ejercicio de guerrillas del mes de junio).

– Sierra del Montsec (Lerida), prácticas de

 

combate y tiro en población en el pueblo abandonado de Peralba y temas tácticos con embarcaciones en el pantano: septiembre de 1984, junio de 1986.

– Sierra Roquerole (Tarragona): enero de 1985 (escalada).

-Sierra de Montenegreto en Tortosa (Tarragona): marzo de 1985 (topografía y reconocimientos del terreno).

– Sierra de Montserrat (Barcelona): marzo de 1986 (escalada).

– Castillo de Cabrera y Río Muga (Gerona): abril de 1986 (reconocimiento de la frontera).

 

OPERACIONES Y EJERCICIOS

Además de estas salidas mensuales, en ocasiones, la COE 42 junto con la COE 41 participó en operaciones organizadas por la BRIDOT IV. Alguna vez también lo hizo con la Brigada Paracaidista (BRIPAC) y con la EMMOE (colaboración con el curso de OE). En la mayoría de los casos se trataban de ejercicios de guerrillas y contraguerrillas, muy importantes para el adiestramiento de la unidad; se realizaban dos o tres veces cada año.

Cuando la COE 42 actuaba en el bando de la guerrilla, la contraguerrilla la podía formar el Batallón Jaén I/25 solo o junto con la COE 41, o bien el resto de las unidades de la BRIDOT. Si era la otra COE la que se constituía en guerrilla, la COE 42 formaba parte del bando de la contraguerrilla con el Batallón Badajoz I/26 o con el resto de unidades de la BRIDOT. La COE 42 también se integró en la contraguerrilla en el ejercicio que se desarrolló en Jaca (junio de 1985) en donde el bando de la guerrilla lo formaba el curso de mandos de OE de la EMMOE.

 

 Como guerrilla, la COE 42 se organizaba en varias partidas para la realización de las misiones encomendadas (emboscadas a convoyes; golpes de mano a determinados objetivos como puentes, antenas o repetidores; evasión de personalidades importantes, etc.) y para atacar a la contraguerrilla en cada ocasión que se presentara (emboscadas a las patrullas y vehículos logísticos, ataques a sus campamentos base, etc.).

     Por su parte, si la COE 42 actuaba como contraguerrilla, se dividía en  patrullas para la localización de la guerrilla y de sus bases, buscaba rastros y efectuaba el seguimiento de huellas, realizaba emboscadas nocturnas en sitios de paso característicos para sus movimientos, participaba en las operaciones de limpieza de zona y cerco, efectuaba protección de convoyes, etc.; en alguna maniobra en la que se hizo uso del reserva móvil helitransportada y con desembarque desde estacionario.

Estas fueron las principales operaciones y ejercicios llevados a cabo por la COE 42 (van por

orden cronológico):

Operación «Sarrio», en la zona de Mora de Ebro (Tarragona). Se contó con la presencia de helicópteros, la BRIPAC, así como diferentes unidades del Ejército. Mayo de 1969.

Operación «Cerdaña», en el triángulo formado

 

por la Seo d’Urgel, Alp y Puigcerdá (Gerona). El supuesto táctico consistió en un choque entre dos bandos; el Azul compuesto por una selección de tropas (4 500 hombres) de toda Cataluña, apoyados por una cobertura aérea formada por un escuadrón de helicópteros de la serie medios y ligeros, todos ellos al mando del jefe del Sector Aéreo; contra el bando Rojo, grupo compuesto por los guerrilleros de la COE 42. Agosto de 1969.

– Operación «Galia II», ejercicio hispano-francés en la zona de Os de Balaguer (Lérida).

Dos compañías paracaidistas españolas y dos francesas saltaron sobre Alfarrás y fueron guiadas por guerrilleros a sus objetivos. Junio de 1970.

– Operación «Prades», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV: Julio de 1971.

– Ejercicio de contraguerrillas con BRIDOT IV y División de Montaña Urgel 4. La COE 42 actuó de contraguerrillas y la COE 41 de guerrillas. Octubre de 1971.

-Operación «Exterminio», en Mas Enrich ejercicio de acción simple con fuego real. Abril de 1972.

– Operación «Cardener», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV (incluida COE 41) que se llevó a cabo en la comarca montañosa del Solsonés, Lérida (municipios de Basella, Valldany, Llina, Oden , Solsona y Basella). Se finalizó con un cerco a la guerrilla en el municipio de Montpol. Junio de 1972.

– Operación «Gabarras», ejercicio de guerrillas hispano-francés con BRIDOT IV (incluida la COE 41)  en las montañas del corcho (Gabarras,

Gerona). Octubre de 1972.

 

– Operación «DOT-I/73», ejercicio de guerrillas con una unidad francesa y la Brigada de Montaña XLI, compañía de esquiadores, una unidad de helicópteros y las COE 41 y 42. Se desarrolló en Sierra de Canals, Llori, Boumort, Artesa de Segre, Tárrega, Cervera, Calaf, Manresa, Vich y Coll de Ares, entre otras localizaciones. Marzo de 1973

 

– Operación «Musara», ejercicio de guerrillas en la zona de Los Castillejos (Tarragona). Abril de 1973.

– Operación «Vandellós», ejercicio de guerrillas en la Sierra de Montalt y zona de Hospitalet del Infante (Tarragona) con la BRIDOT IV. Marzo de 1974.

– Operación «Pinos», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en la zona de Artesa de Segre, Basella, Solsona, Manresa, Igualada (Barcelona). Junio de 1974.

-Ejercicio de contraguerrillas con la EMMOE (contra la guerrilla formada por los alumnos del el Curso de OE) en Jaca (Huesca). Junio de 1974.

– Operación «Castillejos 74», ejercicio de guerrillas en Los Castillejos con la BRIDOT IV. Octubre de 1974.

– Operación «Mola», ejercicio de guerrillas en las comarcas del Alt y Baix Camp (Tarragona): Prades, La Riba y Farena, Farena y La Febró. Noviembre de 1974.

– Operación «Castillejos 75», ejercicio de guerrillas en Los Castillejos con la BRIDOT IV. Abril de 1975. 

– Operación «Rebeco 75», con la BRIDOT IV en la zona de Rialp y Seo de Urgel, entre los ríos Noguera Pallaresa, Ribagorzana y Segre, todos ellos dentro de territorio leridano. Los ejercicios finalizan con una parada militar en la ciudad de Tremp (Lérida), presidida por SAR el príncipe Juan Carlos. Junio de 1975.

 

– Operación «San Gregorio 75», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza). Septiembre de 1975. 

– Operación «Gort», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en la zona de Los Castillejos (Tarragona). Marzo de 1976.

– Operación «San Gregorio 76», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza). Septiembre de 1976.

– Operación «Piorato 76», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en Los Castillejos con la COE 42 de guerrilla y COE 41 de contraguerrilla. Junio de 1976.

– Operación «San Gregorio 77», ejercicio de

guerrillas con la BRIDOT IV en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza). Marzo de 1977. 

– Operación «Capafons», ejercicio de guerrillas en la zona de Los Castillejos. Junio de 1977.

– Operación «Prades 77», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV (Regimiento de Infantería Badajoz nº 26 y Jaén 25) en Castillejos con la COE 42. Septiembre de 1977.

– Operación «San Gregorio 78», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza). Abril de 1978. 

 

– Operación «Musara 78», con la BRIDOT IV en la zona de Los Castillejos (Tarragona). Junio de 1978.   

– Ejercicio de contraguerrillas con la EMMOE (contra la guerrilla formada por los alumnos del Curso de OE) en Jaca (Huesca). Fue agregado a la COE 42 el teniente Carreto. También participó la COE 51 de Zaragoza y la COE 61 de Burgos. Junio de 1978.

– Operación «Castillejos 78», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en la zona de Los Castillejos. Septiembre de 1978.

– Operación «Gabarras 79», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en Gabarras (Gerona). Junio de 1979.

– Operación «Prades 79», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en la zona de Prades (Tarragona). Octubre de 1979.

– Operación «San Gregorio 80», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en el campo de maniobras de San Gregorio (Zaragoza). Junio de 1980. 

– Operación «Roqueroles 80», ejercicio de guerrillas con el Batallón Jaén I/25 en la Sierra de Prades (Tarragona). Septiembre de 1980.

– Operación «Puntaire 81», con la COE 41, en la zona Vandellós (Tarragona). Marzo de 1981.

– Operación «Pirineos 81», ejercicio de guerrillas con la BRIDOT IV en la zona de San Clemente de Sasebas (Gerona). Junio de 1981.

 

– Operación «Oñate 81», en la zona de Oñate (Guipúzcoa), ejercicio de guerrillas (COE 42) y contraguerrillas (Bon Jaén I/25). Septiembre de 1981.

-Operación «Cherta 82», ejercicio de contraguerrillas con la BRIDOT IV y COE 41 en la zona de Alfara de Carles, Llanos de las Foyas, Punta de Maraco. Caramella. Marzo de 1982.

– Operación «Darnius 82», ejercicio de guerrillas con el Batallón Jaén I/25 en la zona de Darnius (Gerona) y, a continuación, de contraguerrillas con la BRIDOT IV. Septiembre de 1982.

 

– Operación «Campodrón 82», ejercicio de contraguerrillas con la BRIDOT IV en la zona de San Pablo de Seguries (Gerona). Realizado a continuación del anterior. Septiembre de 1982.

– Operación «Darnius 83», ejercicio de guerrillas con el Batallón Jaén I/25 y COE 41 en la zona de Darnius (Gerona). Marzo de 1983.

Operación «Caballera 83», ejercicio de contraguerrillas con la BRIDOT IV en la zona de San Pablo de Seguries (Gerona). Junio de 1983.

– Operación «Tarraco 83», ejercicio de contraguerrillas con el Batallón Badajoz I/26 en la zona de Capafons (Tarragona). Septiembre de 1983.

 

– Ejercicio de guerrillas con el Batallón Jaén I/25 y COE 41 en la zona de Bañolas (Gerona). Marzo de 1984.

– Ejercicio de guerrillas zona de Bañolas (Gerona). Junio de 1984.

– Ejercicio de contraguerrillas con el Batallón Badajoz I/26 en la zona de Flix (Tarragona). Noviembre de 1984.

– Ejercicio de contraguerrillas con la EMMOE (contra la guerrilla formada por los alumnos del el Curso de OE) en Jaca (Huesca). Junio de 1985.

– Ejercicio de guerrillas con el Batallón Jaén I/25 en la zona de Sierra del Montseny

 

(Barcelona). Octubre de 1985.

– Ejercicio «Gamma 41/85» de contraguerrillas con la BRIDOT IV en la zona de Bañolas (Gerona). Noviembre de 1985.

 

– Ejercicio de guerrillas con el Batallón Jaén I/25 y COE 41 en la zona de sierra de La Musara (Tarragona). Octubre de 1986.

– Ejercicio «Beta» de contraguerrillas con el Batallón Badajoz I/26 en la zona de Sierra de Prades (Tarragona). Noviembre 1986.

-Traslado COE 42 al cuartel del Bruch (Barcelona) con todo el material y equipo. El transporte se llevó a cabo con camiones del 24 de febrero al 2 de marzo de 1987, en un momento en el que la COE 42 solo contaba con dos mandos: el capitán y un sargento 1º. El 24 de febrero se trasladó todo el material de ingenieros (transmisiones, zapadores y buceo), esquí y escalada, así como un remolque con embarcaciones a motor y parte del mobiliario. El 26 el material de intendencia, cocina, oficina y

archivos, así como un remolque cocina y parte del mobiliario. El 2 de marzo el resto de material y enseres junto con el personal de la compañía, armamento y munición.

   

 Previamente se entregó en el acuartelamiento de Tarragona todo el material que no se trasladó. Del 3 al 10 de marzo se acondicionó, ordenó y colocó todo el material y equipo en los locales asignados dentro del acuartelamiento del Bruch.

 

ALGUNAS ANECDOTAS

Controles en la frontera tras el asalto de ETA al cuartel de Berga

     En octubre del año 80, durante la salida al campo de reconocimiento de frontera, en la   zona de la Bajol-Masanet de Cabrenys, un comando de ETA asaltó y robó unos Cetmes el cuartel de Berga (Barcelona). Esa tarde noche, la compañía se encontraba de descanso en el pueblo, la mayoría en el cine de la localidad. Se encendieron las luces y se dio la orden de que todo el personal de la COE saliera inmediatamente. De ahí al vivac, a municionar, y a montar controles en la frontera a lo largo de nuestra zona de acción.

   

     En uno de esos controles, se dio el alto a un vehículo que se dirigía a Francia a través de una de las pistas forestales. El vehículo iba cargado de bebidas alcohólicas, y el propietario del vehículo resulto ser el alcalde de les Illes, una localidad francesa próxima a la frontera con España. El individuo llamó a la gendarmería francesa diciendo que se encontraba retenido por lo que parecían ser militares.

Al alcalde se le dejó marchar, pero se le requisó todas las bebidas que pretendía pasar sin pagar impuestos. Al día siguiente, se presentó en nuestro vivac un componente del estado mayor de Capitanía General para decirnos que habíamos estado a punto de haber provocado un conflicto internacional. 

 

Dos incidentes con el cambio de bombona del camping-gas

     El primero de ellos ocurrió en Jaca en junio de 1978 durante el ejercicio de contraguerrillas con la EMMOE (contra los alumnos del el Curso de OE). Tras un día agotador haciendo batidas, la COE regreso a la zona de Batiellas, donde estaba el campamento. Era ya bastante tarde y la hora de empezar a calentar las raciones para cenar. Se advirtió de que no se cambiaran las cargas del camping gas dentro de las tiendas anetos, pero alguno hizo oído sordo a la advertencia y, de repente, se escuchó una explosión y una tienda se volatizó. De entre sus restos apareció un guerrillero envuelto en llamas. Fue llevado al hospital de Jaca con quemaduras en medio cuerpo, pero afortunadamente no fue nada grave.

    

El otro incidente fue en la fase de nieve en febrero de 1982, en la zona del collado de Tossas, al realizar las prácticas de construcción de iglús, para dormir en ellos. Se les advirtió, como siempre, del peligro del cambio de cartucho de gas en el interior del iglú. Pero como nadie escarmienta en cabeza ajena, pasó lo que tenía que pasar. De repente, en mitad de una noche oscura, un iglú se iluminó como un relámpago, a la vez que un guerrillero salió disparado como » proyectil incendiario» a través del pequeño túnel de

entrada al iglú. El accidentado, afortunadamente, solo perdió la barba y las cejas y no tuvo mayores consecuencias, únicamente el llevar la cara con crema, para curar las quemaduras, durante el resto de la fase de nieve.

 

Robo de una pistola en la fase de nieve

      La fase de nieve del año 1981 se hizo en la Molina y la COE se alojaba en unas escuelas abandonadas de Alp. Las condiciones de vida no eran las más aceptables y tanto mandos como la tropa estaban bastantes apretados. Cuando la compañía salía a las pistas, en el vivac solo quedaban el centinela, el cabo furriel y la brigada auxiliar, para el tema de las compras y comidas.

      Un día, el sargento León tenía que ir a Madrid para realizar un examen. A media mañana, tras esquiar, bajó al vivac para cambiarse y dejar la pistola. Depositó el cinturón, con la misma dentro de la funda, en un cajón con munición en el cuarto de los mandos. Cuando acabó la fase y se regresó a Tarragona, lo primero que se hacía siempre era el recuento de armamento y se descubrió que faltaba una pistola. Estaba el cinturón y la funda, pero no la pistola; por lo tanto, nadie salió de la compañía.

    

      Se buscó de todas las maneras posibles, pero seguía sin aparecer. Se localizó al sargento León en Madrid, y confirmó que había dejado en el cajón de la munición. Después de mucho investigar, todas las sospechas recaían en el furriel, que negaba cualquier tipo de acusación. Interrogado por guardias civiles, no sacaron nada en concreto. Entonces, el capitán Fermosel autorizó al sargento Nieto a que lo interrogara, y mediante un ardid, le confesó que era él quien la había sustraído. Ingresó en el calabozo y a los pocos días, después del asesoramiento de su abogado, lo negó todo. En el juicio salió absuelto al entender el tribunal que la confesión fue sacada bajo coacción.

      Al año siguiente, cuando se procedía al derribo de las antiguas escuelas de Alp, entre dos paredes apareció una pistola envuelta en plástico. La guardia civil la entregó en la compañía. No supimos nunca si fue que el furriel la escondió porque se arrepintió, o que no le aceptaron la venta, porque la pistola tenía la aguja percutora rota.

 

Golpe de estado del 23F

   Durante salida al campo de febrero de 1981 en la zona de Beceite (Tarragona) se produjo el golpe de estado del 23 F. Los miembros de la COE 42 no se enteraron de nada hasta la noche en que bajaron a Mas de Barberans y el capitán Fermosel  llamó a su casa desde una cabina telefónica y su mujer le informó de la situación. En ese momento, el capitán dio la orden de volver al campamento y esperar órdenes.

 

Hasta que fueron a recogerles los vehículos del regimiento, los guerrilleros se pusieron a oír la radio. Algunos comentarios eran que la COE 42, que se encontraba en la zona de Beceite, en el límite con la provincia de Castellón, intentaba pasar a la capitanía de Valencia, para unirse a los sublevados. Tras regresar al acuartelamiento, la COE permaneció acuartelada.

 

Contraguerrilla en busca de dos desertores

Salida al campo de noviembre de 1983 en la zona pirenaica de Agullana y Massanet de Cabrenys (Gerona) para reconocimiento de la zona fronteriza. Una noche desertaron dos soldados del último llamamiento (cada uno con su armamento CETME asignado y dos cargadores de munición). Al amanecer y descubrir lo que había ocurrido, temiendo que intentaran pasar a Francia que se encontraba a muy poca distancia, se montó

un dispositivo de contraguerrilla real por lo que pudiera ocurrir, con impermeabilización de la frontera en sentido contrario, cercando los caminos de salida, batiendo toda la zona y tratando de localizarlos.

 

Al segundo día mientras se continuaba con el mismo dispositivo montado, los dos desertores caminaban sin armamento tan tranquilos por La Junquera, cuando fueron vistos y capturados por el brigada Jesús Elena y los dos guerrilleros que le acompañaban a efectuar las compras. Les hicieron recoger su armamento (lo habían dejado en la casa que durmieron), fueron trasladados al vivac y de ahí a Tarragona, arrestados en calabozo y expulsados de la unidad. Según dijeron ellos mismos, un civil los sacó de la zona cercada en su coche al anochecer y les dio cobijo para dormir. Todavía no habían hecho la prueba de la boina, pero ya habían aprendido a buscarse la vida.

 

Tiro en la pierna de un civil por no detenerse

Salida al campo de septiembre de 1984 a la Sierra del Montsec (Lérida). El vivac se montaba en una zona que se accedía a través de un puente. Una de las noches, un centinela abrió fuego e hirió en la pierna a un civil que llevaba un saco a la espalda y que no se detuvo cuando se le dio el alto al intentar cruzar por el puente al interior del vivac. Inmediatamente se trasladó en un Land Rover al hospital civil más cercano y se informó de ello a la Guardia Civil de la zona.

Se trataba de un vagabundo que no andaba muy bien de la cabeza y, como la lesión producida no fue muy grave, no hubo muchas más complicaciones, salvo dar los correspondientes partes y tratar de definir cuáles eran las ordenes específicas del centinela para ese puesto (solicitadas por el juez instructor militar de la causa) pues al parecer las obligaciones generales del centinela no eran suficientes. Esta salida parecía estar «gafada» pues al ejecutar una noche un tema de golpe de mano con infiltración por el pantano con embarcaciones IBS, se lanzó una bengala y enseguida prendió fuego en el bosque con gran velocidad.

 

Fue un milagro el consiguir apagarlo y, por suerte, no tuvieron que venir los bomberos. Eso sí, el tema tuvo que ser suspendido.

 

Salto del puente al pantano

     Salida al campo de junio de 1986 a la misma zona anterior. Una tarde, después de hacer prácticas de boga en el pantano, dos guerrilleros pidieron permiso para saltar de forma voluntaria desde el puente al pantano y se les concedió.

     

     El problema surgió cuando empezaban a salir más voluntarios y hubo que denegárselo pues, aun teniendo una IBS en el pantano con personal

para ayudar en caso necesario, había corriente en el agua y poca visibilidad, la altura del salto era considerable y podían surgir complicaciones para rescatar a aquel que pudiera tener una mala caída.

 

Mejor en casa que correr 10 km

Prueba de 10 km con armamento y equipo de combate que se realizaba una mañana cualquiera en el camino que discurría paralelo al rio Francolí. Un guerrillero que llevaba muchos meses de mili (de los del cupo de voluntarios) desapareció en plena prueba con su armamento y equipo. Se temió que le hubiera pasado algo y se buscó por todo el itinerario sin resultado.

 

Esa misma tarde, el teniente Herrero, se dirigió a su domicilio y allí se lo encontró. A este guerrillero no le debió gustar mucho la prueba, decidió enterrar el arma en la zona y marcharse a su casa como si no pasara nada. Una vez reincorporado con su armamento y equipo, se consideró que había pasado un mal momento por su cabeza y, aunque fue arrestado, continuó en la unidad con normalidad hasta su licenciamiento.

 

MASCOTAS 

     La COE 42 tuvo varios animales, como perros («Lady», «Buk», «Chakurra», «Kurro», «Gandhi», etc.) y hasta un halcón y un búho real apodado «Paco», pero ninguno de ellos formaba y desfilaba con la compañía.

En 1979 el Ayuntamiento de Vilaseca-Salou regaló a la COE un jabalí rayón hembra «Yuca», que por su condición de animal nocturno que vivía en los bosques se pensó que era idóneo como mascota de los guerrilleros.

 

Estos la mimaban y consiguieron que desfilara con la COE como así lo hizo en el Día de las FAS en Barcelona en mayo de 1981 ante SSMM los reyes de España y en julio de 1981 en la EMMOE durante la celebración del XXV Aniversario del Curso de OE.

 

En la fase de agua se la dejaba suelta por la playa del vivac. A finales del año 1981, además de «Yuca» había también dos perros pastor alemán

que acompañaban a la unidad en todas las salidas al campo. En abril de 1983, cuando se encontraba de maniobras con la COE en Los Castillejos, «Yuca» se salió del campamento y, al parecer, la atropelló un vehículo civil.    

 

Por su parte, en la salida al campo de enero de 1982 a la zona de Camarasa (Lérida), el sargento Mateos Salagaray cazó un jabalí, por lo que en ese momento la COE pasó a tener dos jabalís de mascota (una jabalina viva y un jabalí muerto). La solución que se decidió para el jabalí muerto fue disecar su cabeza y ponerla de adorno, encima del tablón organigrama del personal de la unidad, en la nave dormitorio de la COE. Cuando, según lo dicho, «Yuca» desapareció en 1983, siempre se mantuvo la cabeza del otro jabalí como mascota. Su imagen se reprodujo, incrustada en el emblema de guerrilleros, en pegatinas y camisetas de la COE 42. 

 

CANCIONES

 El actual himno de las UOE -y por tanto del MOE- o Canción de los Guerrilleros, fue escrita en la primavera de 1969 por el sargento Eusebio Omella Arranz, destinado en la COE 42, que mandaba el capitán Jiménez Reigada, para su adopción como himno para las COE 41 y 42.          

Posteriormente el capitán músico Luis Bevía Amat compuso la música y en abril de 1977, el teniente general Jefe del Estado Mayor del Ejército, autorizaba a usar como himno de todas las COE la composición titulada Canción de los Guerrilleros.

Según Beviá cuando compuso la música cantaban la canción y ensayaban en la misma COE. Luego dejó de cantarse hasta que, en 1977, el general de división López Hijós, General Adjunto de la Fuerza de Maniobra de la que dependían todos los GOE/BOEL, transmitió la orden de que dicha composición se emplease como himno de las unidades de operaciones especiales.

 

«Canción de los Guerrilleros»

Vamos cantando cara al mañana

la alegría de ser español.

Nuestra casa es la montaña,

nuestro mirar hacia el sol.

Nos llaman los guerrilleros

por la fuerza y el valor.

La patria defenderemos

con denuedo y con ardor.

Trabajo y compañerismo,

lealtad y abnegación,

disciplina y sacrificio,

nuestras virtudes son.

Guerrillero, guerrillero, guerrillero,

alerta debes estar

para ser siempre el primero

si es necesario luchar.

Si la suerte te depara

el recibir en tu entraña

rosas de fuego y de sangre,

piensa que fue por España.

Si al amanecer de un día

vuela de tu cuerpo el alma

será el cielo que sonría

como premio de tu hazaña.

Guerrillero, guerrillero, guerrillero,

alerta debes estar

para ser siempre el primero

si es necesario luchar.

La mayoría de las letras de las canciones para el paso ligero se las inventaban los guerrilleros con anécdotas y vivencias del día a día que se sucedían en la compañía, de modo que el repertorio era muy amplio.

Uno de los cánticos habituales era «La Máquina», que se cantaba para desplazarse desde los locales de la compañía al comedor. Consistía en simular una máquina de modo que cada cuatro pasos, se daba un fuerte zapatazo y decían: GU…RRI…LLE…RO… Después, cada dos pasos y, por último, todo seguido ¡GUERRILLERO, BIEN!

 

Estas son algunas de las canciones que se utilizaban en los pasos ligeros:

 

«Marchando a paso ligero»

Marchando a paso ligero,

como la COE no hay dos,

y eso se demuestra,

al ritmo de esta canción.

En los tiempos de Viriato,

ya existían guerrilleros,

con valor y más coraje,

que el caballo de Espartero.

En la COE no queremos niños bien,                 

ni fanfarrones, queremos tíos duros,

que rujan como leones.                                     

Esperamos con anhelo,

merecer la boina verde,

la que nos identifica,

como buenos guerrilleros.

 

«En el monte Gurugú»                 

En el monte Gurugú                 

una morita decía 

vale más un guerrillero                                

que toda la Infantería.

En el campamento Mas Enrich, 

hay un charco y no ha llovido, 

son las lágrimas de un guerrillero, 

por lo mucho que ha sufrido.                     

En la puerta de la COE,                   

hay un charco y no ha llovido.         

Son las lágrimas de un bulto,

jódete y no haber venido.

Muchos son los que miran, 

muchos son los que nos ven,            

que se jodan los que miran,                     

porque no lo pueden hacer.  

           

 

«Para ser un buen guerrillero»

Para ser un buen guerrillero,

hace falta tener ganas,

pasar hambre, frío y sueño,

ocho días por semana.

Los paracas van en tren,

los pistolos en tranvía,

y los tíos de la COE,

en prevengan todo el día.

En el cielo manda Dios,

en el mar los marineros,

y en los bosques españoles,

mandan los guerrilleros.

La Virgen es de Infantería,

san José, artillero,

y el niño llora que llora,

que quiere ser guerrillero.

     En los ratos de ocio, cantaban canciones como: «La canción de los guerrilleros», «Bella Chiao» o «A cantar a una niña yo la enseñaba».

 

BANDERÍN

     Hubo dos banderines diferentes en la COE 42: uno para salir al campo y otro para las formaciones y desfiles.

IDEARIO

Existió un decálogo en una de las paredes de los locales de la COE 42 que desapareció en los últimos años.

Decálogo de la COE 42 de Tarragona

I-Mantén el pueblo a tu lado o gánatelo.

II-Conocerás el terreno como la palma de tu mano.

III-Manda tu guerrilla como mandas los dedos de tu mano.

IV-Sorprende a tu enemigo como ave de rapiña.

V-Audacia, más audacia, siempre audacia.

VI-Mi acción irá siempre unida a las de mis compañeros y a la de mi guerrilla, actuaremos todas las guerrillas en unidad de esfuerzo como piezas de un mismo reloj.

VII-Obedeceré hasta morir.

VIII-Transmitiré por doquier la fe en mi causa ideológica y en la victoria final.

IX-Viviré viendo y oyendo sin ser vistos ni oído.

X-Convencido de la justicia de mi causa lucharé hasta lograr victoria o morir por ella

 

DISTINTIVOS

 

 La COE 42, durante unos años, siguió el modelo de la 41 y adoptó el distintivo del rectángulo en el brazo derecho, pero dividido por una diagonal con un fondo común verde a la izquierda y otro de diferntes colores a la derecha: rojo la 1ª sección, blanco la 2ª y negro la plana. El pañuelo de cuello era rojo para la 1ª sección, amarillo para la 2ª y verde para la plana.

Posteriormente se unificó para todas las COE de España usar un círculo rojo con el emblema de OE (hojas de roble en verde y machete en plata (empuñadura en negro), con las palabras COMPAÑÍA DE OPERACIONES ESPECIALES 42 en negro y rodeando el emblema. En el uniforme de paseo se llevaba en el brazo derecho el distintivo de la BRIDOT IV.

 

Como original de la COE 42 era el emblema de OE en tela caqui con un círculo sobre el machete en cuyo interior ponía 42 y que se llevaba en el pecho, en la parte drecha del uniforme caqui de instrucción. La «bañera» se utilizaba en el uniforme de paseo. Curioso era también el emblema de OE sobre rombo verde, a su vez, incrustado en las cuatro barras rojas sobre fondo amarillo, que usaban los gastadores de la COE 42.

Por último, el símbolo de la COE 42 era la cabeza de un jabalí sobre el emblema de OE, incrustada en el machete, con las palabras COMPAÑÍA DE OPERACIONES ESPECIALES 42. TARRAGONA

FALLECIDOS

    La COE 42 de Tarragona no tuvo fallecidos en acto de servicio. Solo tuvo que lamentar la muerte en 1979 en un accidente de tráfico fuera del cuartel del guerrillero Gabriel Aranda Vela del reemplazo 2º/1978.

 

VIDEOS

-“La COE 42 1982-1986”. Autor COE 42. Enlace: https://youtu.be/xT_tttAZb7A

-«COE 42 1985». Dedicado al 3º/ 1ª/85.Enlace: https://youtu.be/PsRdtqycOnY

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.