Sección de protección de autoridades del GOE I en BIH

Comandante retirado Francisco Javier Castellanos Gaitán

Teniente jefe de la Sección de Protección de Autoridades del GOE I

Antecedentes

La crisis originada en los Balcanes en 1991, tras el desmembramiento de la antigua Yugoslavia, desencadenó conflictos armados en Eslovenia y Croacia. Tras la extensión de la guerra a Bosnia-Herzegovina, la ONU (Organización de Naciones Unidas) puso en marcha en este país una misión de Ayuda Humanitaria. España envió en noviembre de 1992 el primer contingente, Agrupación Táctica (AGT) Málaga que se integró en la Fuerza de Protección de Naciones Unidas (UNPROFOR por sus siglas en inglés) con la doble misión de vigilar el cumplimiento de los Acuerdos de Paz conseguidos hasta el momento y de proteger los convoyes de ayuda humanitaria.

A finales de ese año, se encarnizó el enfrentamiento entre los serbios y la coalición de croatas y musulmanes que pugnaban por el control de Bosnia-Herzegovina y, a principios de 1993, los croatas y musulmanes, hasta entonces aliados, pasaron a combatir entre ellos. En abril de 1993, la guerra se extendió al sector asignado a las fuerzas españolas en el valle del río Neretva, principalmente en Mostar, donde se registraron los combates más violentos.

La Sección de Protección del GOE I

En octubre de 1993, el GOE I recibe la orden de conformar una compañía de Patrullas de Reconocimiento en Profundidad (PRP) para su integración dentro de la AGT Madrid y posterior despliegue en Bosnia-Herzegovina. La noticia, dentro de las unidades del GOE I, fue acogida con la natural alegría y expectación pues la totalidad de sus componentes queríamos estar encuadrados dentro de esa unidad.

Por fin íbamos a ser empleados en las misiones de mayor riesgo y fatiga, por las que nuestra instrucción diaria e ideario tanto anhelábamos y el demostrar la valía de los componentes del GOE I para este tipo de misión para la que, anteriormente, ya nos habíamos instruido y adiestrado, tanto en territorio nacional como en el extranjero.

Poco a poco, se fue conformando esta compañía especializada, al mando del entonces capitán José Conde de Arjona, con mucha ilusión y fuerza. Se dieron los primeros pasos en su formación, instrucción y adestramiento. Fueron semanas muy intensas; pero, desgraciadamente, a pocas fechas de su despliegue, el mando del GOE I recibió la orden de desmontar la compañía pues no íbamos a ser desplegados en zona de operaciones. La misión fue asignada a la Brigada Paracaidista. La noticia cayó entre los componentes de la compañía como un jarro de agua fría, ya que todas nuestras ilusiones se vinieron abajo.

Pero, como no hay noche sin luz, a primeros de enero del año 1994, nuevamente, el GOE I recibe la orden de conformar, una sección de Protección de Autoridades para su integración en la próxima AGT Córdoba y su posterior despliegue en zona de operaciones. Sería el relevo de la sección de protección del GOE III que en esos momentos estaba desplegada encuadrada en la AGT Madrid.  Menos da una piedra, no era una compañía, pero si una sección.

Nuevamente, la alegría renació en el GOE. ¿Quiénes serían los afortunados en formar esta sección? Dentro de los numerosos voluntarios que salieron, tanto cuadros de mando como personal de tropa, el teniente coronel José María Armendáriz La Roche, jefe del GOE, decidió que fuesen componentes de las tres UOE los que conformasen la sección. La única condición era que todo el mundo fuese personal profesional. La sección quedó formada por un oficial, dos suboficiales y veinte cabos 1º y cabos guerrilleros. En cuanto a la elección del personal de tropa, fueron guerrilleros de dos empleos los que se designaron, selección complicada pues la calidad y voluntariedad de todos ellos hacían muy difícil este asunto. En cuanto al jefe de sección y los dos suboficiales, fue el teniente coronel el que decidió quienes serían. Finalmente, se desinó al siguiente personal como componentes de esta sección:

Teniente Francisco Javier Castellanos Gaitán (UOE 12), sargento 1º Héctor Díez Domingo (UOE 13), sargento Pablo San Agustín Vallaure (UOE 11); cabos 1º José Corral Oliva (UOE12), Miguel Ángel Romero Fernández (UOE 11), Fabián Cuenca Varela (UOE 13), Víctor Izquierdo Ferrer (UOE 13), Francisco Javier Prieto Fernández (UOE11), Juan Antonio Ávila Morales (UOE 12), Eduardo Salvador Moragón (UOE 11), Moisés Herráiz Médel (UOE 13), Juan José Cifuentes González (UOE11), Óscar Mínguez García (UOE 12), Manuel Martínez Ruiz (UOE13), Moisés Almira García (UOE 13), César Díaz López (UOE 11), Diego Moreno Ortiz (UOE 13) y David Montero Soriano (UOE 12); cabos Alfredo Rodríguez García (UOE 12), Francisco Martín Sanz Corral (UOE 11), Luis Cascales Griñán (UOE 12), Pedro Luis Salinas Casado (UOE 12) y Juan Alberto García Rentero (UOE 13).

Adiestramiento de la sección

Conocidas las misiones de nuestra sección (protección y seguridad al jefe de la AGT, protección de autoridades, escolta de convoyes, traslado y protección de las distintas comisiones de personal contendiente, control y seguridad en reuniones de paz, protección al traslado de fondos AGT), se propuso al mando del GOE I la necesidad de formación en estas especialidades, aunque por nuestra aptitud, los componentes de la sección ya teníamos adiestramiento sobre algunos de estos temas.

Habida cuenta de que la formación a preparar era muy intensa y el tiempo escaso se articuló la sección en dos especialidades fundamentales:

-Un equipo especifico de protección de autoridades.

-Un equipo específico para proporcionar la protección y seguridad a las distintas   comisiones de personal contendiente.

El resto de especialidades eran comunes para toda la sección.

La formación del equipo de protección de autoridades fue dirigida y organizada por el Grupo Operativo de la División de Inteligencia del Estado Mayor del Ejército. Se conformó un equipo de protección formado por el teniente Castellanos, el sargento 1º Héctor, los cabos 1º Corral Oliva, Fabián Cuenca, Romero Fernández, Cifuentes González, Moreno Ortiz, Mínguez García y los cabos Salinas Casado y Rodríguez García.

Este equipo a su vez, se decidió dividirlo en dos para garantizar la seguridad de la autoridad, trabajando conjuntamente al mando del teniente Castellanos cuando la misión lo requería. Equipo 1: teniente Castellanos, cabos 1º Corral Oliva, Fabián Cuenca, Mínguez García, y el cabo Rodríguez. Equipo 2: sargento 1º Héctor, cabos 1º Romero Fernández, Cifuentes González, Moreno Ortiz y el cabo Salinas Casado.

El sargento Pablo San Agustín, con el resto de la sección, conformaría el equipo de protección y seguridad a las comisiones

Durante siete días, en maratonianas sesiones, se nos formó en todo lo relativo a proporcionar la seguridad a las autoridades asignadas, estudio y seguridad de itinerarios, rutas de escape, conducción evasiva y técnicas de conducción de escolta, (se perfeccionó la conducción especialmente con el cabo 1º Cuenca y el cabo Salinas, pues eran los conductores que llevarían el vehículo de la autoridad y el vehículo de escolta), etc.

Con el Grupo Rural de Seguridad (GRS) nº 1 de la Guardia Civil, estuvimos practicando todo lo relacionado con controles de tráfico, registro, requisas, organización y protección de convoyes, etc.

Con cuadros de mando de la Policía Militar de Madrid, especializados en tiro policial, se nos adiestró en la especialidad de tiro con pistola, obteniendo magníficos resultados todos los componentes de la sección.

Fue poco tiempo del que disponíamos, prácticamente un mes, desde el 10 de febrero hasta el 13 de marzo. Se aprovechó de forma satisfactoria, pues la ilusión y las fuerzas con que contaban todos los componentes de la sección hicieron que estas escasas semanas de preparación se hiciesen con la intensidad que nos marcaron durante la realización de nuestro curso de operaciones especiales. Sin olvidar todo el apoyo que tuvimos tanto del GOE como de las unidades que nos formaron. Se pudo conseguir una sección altamente especializada y cualificada en este tipo de misiones como, posteriormente, lo demostraría al ser desplegada en zona de operaciones.

Fase de concentración en Córdoba

 La sección inició el movimiento. El día 13 de marzo de 1994, a las 10:15 de la mañana, salimos para Córdoba. Nos despidieron en el GOE el teniente coronel y, prácticamente, la mayoría de compañeros. No veíamos la hora de llegar a Córdoba, a Cerro Muriano, base de la BRIMZ XXI, hoy BRIMZ Guzmán el Bueno X. A partir de esa fecha, iniciamos la integración de la sección con el resto de unidades que conformarían la AGT Córdoba. Fue la cuarta de las agrupaciones españolas desplegada bajo bandera ONU en el seno de UNPROFOR.

La sección en Cerro Muriano (Córdoba)

Fuimos encuadrados dentro de la Compañía de Plana Mayor, al mando del entonces capitán Antonio Ruiz Olmos que, con las secciones de Policía Militar y Mando, formaban la mencionada compañía.

Nuestra llegada causó sorpresa y novedad, pues nuestra forma de ser y trabajar no estaban dentro de los cánones que seguían estas unidades de infantería. Aunque en zona de operaciones existía otra sección de protección formada por guerrilleros del GOE III; la sección estaba un poco desubicada, puesto que no se tenía muy claro nuestro trabajo ni cómo debían emplearnos.

Para muestra un botón: impartimos unas conferencias de protección a los distintos mandos de la Plana Mayor y, posteriormente, realizamos un ejercicio práctico de protección de autoridades, en este caso del jefe de la agrupación española, coronel Pedro Luis Braña Pino, principal autoridad a la que teníamos que proteger. Visto la eficacia y seguridad con la que se realizó el tema, se disiparon todas las dudas respecto a la confianza en el empleo de nuestra sección. Así mismo, quedó demostrado, durante el tiempo que duró la fase de concentración, que nosotros aportábamos seguridad, confianza y profesionalidad, por lo que también se fue ganando el respeto y la admiración.

Durante ese tiempo realizamos las actividades comunes a la AGT, como vacunaciones, charlas informativas de la situación, estudio de la zona de operaciones, entrega de armamento, distintos ejercicios de adaptación, tiro con nuestras armas y lanzamiento de granadas de mano, etc. También se ejecutaron algunos ejercicios integrados dentro de las unidades que formaban la agrupación española, realizando prácticas de conducción el personal designado para los vehículos de autoridad y escolta.

Tal fue así, que pronto nos encargarían la instrucción de tiro individual de todo el personal de la AGT no adiestrado en el mismo.

Coincidimos también con nuestros compañeros y hermanos del GOE III que formaban la compañía de PRP; esa vez, sí que eran guerrilleros sus componentes. GOE con el que compartiríamos siete meses de misión con una entrañable camaradería, apoyo y cordialidad.

Poco a poco, nos fuimos integrando con todas las unidades que formaban la agrupación española, dándonos a conocer, creando al final un espíritu de camaradería y hermandad entre todos sus componentes, espíritu que permaneció y se fortaleció durante todo el tiempo que duró la misión.

El día 24 de febrero, tuvo lugar el acto de presentación y despedida de la AGT Córdoba, en Cerro Muriano, en las instalaciones del Regimiento La Reina nº 2, acto presidido por el Jefe de Estado Mayor del Ejército de Tierra (JEME), con la presencia de distintas autoridades, tanto civiles como militares, y, por supuesto, con el cariño de los múltiples familiares de los componentes de la agrupación española. A partir de esta fecha darían inicio las primeras rotaciones de personal hacia zona de operaciones.

Despliegue en zona de operaciones

Llegó la hora de partir hacia zona de operaciones. El sector español estaba localizado al sur de la zona en conflicto; corría a lo largo del río Neretva, desde la localidad de Potoci hasta la ciudad de Metkovich, frontera con Croacia a pocos kilómetros de la desembocadura del Neretva en el mar Adriático. Nuestras bases y destacamentos estaban situadas en la localidad de Mostar, con dos destacamentos: Mostar Este establecido en la antigua fábrica de Volkswagen, en zona musulmana, y Mostar Oeste situado en una explanada en las inmediaciones del hospital, en zona croata. En esos días, la agrupación española tenía un destacamento de observación en el monte Hum y otro en Kovacice. En estos destacamentos se desplegaban las compañías del grupo táctico que tenían su base en la localidad de Dracevo. En el complejo turístico Compas Suma Germine de la localidad de Medjugore estaba desplegada la Plana Mayor de Mando de la agrupación con su Compañía de Plana Mayor en la cual estaba encuadrada nuestra sección.

División de Mostar

Prácticamente, la actividad de la agrupación española se centraba en la ciudad de Mostar. El velar por el alto el fuego era la máxima preocupación. La línea de confrontación estaba delimitada por el río Neretva que atravesaba la ciudad de norte a sur; estando la parte este del río en zona musulmana y la parte oeste en zona croata, aunque esta zona se quedaba a escasos 50 metros del río Neretva. La línea de confrontación en la ciudad de Mostar la definían las calles Santici, avenida de la Revolución, hasta llegar al puente de Karinski, lugar donde cruzaba de nuevo el río.

La entrada en zona de operaciones desde España se hacía en avión hasta el aeropuerto de Split en Croacia, donde se desplegó un destacamento logístico español en una base británica en la localidad de Trogir. Se continuaba por carretera para cruzar la frontera con Bosnia en Metkovvich, hasta los distintos destacamentos. (Fotografía)

Por fin, el día 29 de marzo, partió del aeropuerto de San Pablo, en Sevilla, la primera rotación de nuestra sección. La componían el sargento San Agustín, los cabos 1º Cuenca, Mínguez, Izquierdo, Montero y Cifuentes y los cabos Salinas y Martín Sanz. Los primeros guerrilleros del GOE I ya estaban iniciando la misión.

A partir de este momento, aunque con la alegría y la emoción de que nuestros primeros compañeros habían partido, los que quedamos en Córdoba sentíamos la preocupación e intranquilidad lógica. A su llegada a Medjugore, rápidamente se integraron con la sección del GOE III a la que relevaríamos e iniciaron todo el proceso de trasmisión de información, reconocimientos, presentación a los diferentes responsables de las distintas comisiones, participaban en la seguridad del meeting point en la que se denominó plaza de España, donde por unas horas se reunían con total seguridad los familiares que estaban separados por la guerra y vivían en las dos zonas. Mientras, en Córdoba, el resto de la sección seguía su ritmo de instrucción y adiestramiento, esperando que llegasen las siguientes rotaciones para completar su despliegue.

En este intervalo de tiempo, el día 6, se presentaron en Cerro Muriano, como componentes de la Agrupación, nuestro sargento 1ºJosé Ramón San Julián Gómez, especialista en automoción del GOE I y encuadrado en la Sección de Mantenimiento de la agrupación y destacado en Medjugore. Prácticamente lo integramos en la  sección; pues, gracias a su buen hacer y profesionalidad, teníamos los vehículos siempre a punto y nos acompañaba en alguna misión importante velando por el buen funcionamiento de los vehículos. Posteriormente, pasarían a engrosar las filas de UNPROFOR los guerrilleros Ignacio Martínez Cruxat de la UOE 11 y Luis López de Ulibarri de la UOE13. Estos se desplegarían con la Compañía de Transmisiones en Medijugore y los guerrilleros Eduardo Saavedra Mazón encuadrado en el HQ-BH COMMAND en Divulje (Croacia) como conductor y Marcos Gómez Martín encuadrado en el HQ-BH- COMMNAD FWD en Sarajevo como cocinero.

El día 7 de abril, voló hacia zona el teniente Castellanos. No le acompañaba ningún componente de la sección, que permaneció en Córdoba a las órdenes del sargento 1º Héctor, continuando sus actividades formativas. El teniente, al incorporarse al destacamento, se hizo cargo de los componentes de la sección y junto con el teniente Francisco Vargas, jefe de la Sección de Protección del GOE III, realizó durante estos días los distintos reconocimientos de la zona, vías de comunicación, situación del frente, zonas de enlace y distintas visitas a destacamentos y asentamientos españoles y zonas de interés.

Por fin, el día 17 de abril, embarcó, en el aeropuerto de San Pablo, el sargento 1º Héctor con el resto de la sección. Ya estamos toda la sección reunida en Medjugore, El día 20, hicimos el relevo con el GOE III y, el día 21, empezamos a funcionar toda la sección unida, con un gran espíritu de sacrificio y dispuestos a realizar nuestra misión, como dignos soldados del Ejército español.

La situación en la zona era todavía complicada. La ciudad de Mostar estaba en ruinas, especialmente la zona musulmana, y en la línea de confrontación se estaba procediendo al desminado de esta, sobre todo, en la avenida de la Revolución. Las posiciones de ambos contendientes aún estaban ocupadas y los artefactos explosivos y trampas aún permanecían en el suelo activos. Fuera de la ciudad había bombardeos esporádicos, principalmente en los accesos a Mostar, y algún que otro disparo de mortero en las inmediaciones del posicionamiento del radar de localización de orígenes de fuego, que nuestra agrupación tenía desplegado en la región de Seliste.

Los accesos a la ciudad estaban cortados; la única vía era la carretera M-17 que la cruzaba de norte a sur. Por el sur, la población no podía salir, pues se encontraban los “chek-point”  croatas impidiendo la entrada y salida. Por el norte, los serbios habían destruido los dos puentes sobre los ríos Neretva y Bijela; el único medio de cruzar era mediante los pontones Ferry que el batallón eslovaco había instalado (Biejela 1); el segundo puente (Bijela 2) se estaba reparando por los zapadores. Cuando, por motivos de seguridad, no se podía utilizar este itinerario, utilizábamos uno alternativo por montaña, la Ruta Dolphie, muy complicada, en especial para camiones.

Línea de confrontación y posiciones de contendientes (C/Santici)

El olor a humo y a basura quemada impregnaba toda la ciudad. Los únicos que permanecían muy activos eran los niños, pues estaban pegados a las patrullas españolas buscándose la vida y siempre sacaban tajada. Eran unos interpretes extraordinarios, pues la mayoría de ellos hablaban muy bien el español y, en alguna que otra ocasión, nos sirvieron de guía para movernos en el interior de la ciudad.    

La actividad de la sección comenzó desde el momento en el que se realizó el Cambio de Responsabilidad (TOA, por sus siglas en inglés), aunque previamente ya habíamos realizado misiones con la sección saliente del GOE III. Los medios con los que contábamos para su cumplimiento eran un Nissan corto blindado para el movimiento del coronel, su conductor era de la sección; un Nissan largo como vehículo de escolta, su conductor era de la sección, y dos BMR asignados a la sección con la tripulación, conductor y tirador de 12.70 del Regimiento La Reina. Aparte del armamento individual, compuesto de pistola y CETME LC, medios de trasmisiones propios de la sección y los de los BMR, el vehículo del coronel portaba una estación radio que la operaba el jefe del equipo. La protección del coronel de la agrupación era la misión principal; tanto el coronel cómo el equipo de protección nos adaptamos perfectamente, viviendo alguna situación complicada y difícil. Se le proporcionaba su seguridad desde el mismo momento en el que salía del destacamento, tanto en reuniones, visitas, inspecciones, acompañamiento a visitas de autoridades, tanto españolas como de otros países. Así mismo, toda la sección, estuvo implicada en proporcionar seguridad y protección a toda autoridad que pasaba por Mostar.

Absolutamente todas las misiones que se nos asignaban se organizaban con todas las medidas de seguridad posibles, independientemente de que se tratase de una autoridad, una escolta o una protección. Es imposible en este artículo explicar todas las misiones que realizamos, por lo que se explicaran dividiéndolas en cuatro tipos:

1-Escolta y protección al coronel Braña, jefe de la agrupación, y autoridades.

2-Transporte, seguridad y protección de las distintas comisiones.

3-Misiones especificas a la sección.

4-Seguridad del destacamento de Medjugore.

Sección de Protección en destacamento Medjugore

Escolta y protección al coronel Braña, jefe de la agrupación, y autoridades.

A partir del día 19 de abril, fecha en la que llega el coronel de la agrupación española, AGT Córdoba a Split, comienza, de verdad, nuestra misión de protección y seguridad.

Nuestro cometido era proporcionar al coronel jefe de la agrupación española su total protección para el desarrollo de su función. Conformábamos el primer círculo de seguridad y un segundo círculo cuando la situación lo requería, así como el trasporte cuando se necesitaba con un vehículo de autoridad y uno de escolta; también contábamos con dos BMR de la sección de mando.

Desde el primer minuto, la sección tenía claro que todo el movimiento que realizase nuestro coronel fuera de la base lo realizaría con nuestra protección.

El día 20 de abril, nos hicimos cargo de la protección al hacer el relevo con la sección del GOE III y, el día 24 de abril, se realizó la TOA a la agrupación.

Los desplazamientos de nuestro coronel, al principio de la misión, fueron muy numerosos; pues, lógicamente, tenía que coger el pulso de la situación, el control de su fuerza y conocer a todos los actores que intervenían en esta operación, que fueron muy numerosos; ya que no solamente eran las autoridades de ambos bandos sino también autoridades de la comunidad internacional, que estaban en Mostar, los jefes de UNPROFOR, autoridades religiosas y un sinfín de personalidades de mayor o menor rango, así como el presenciar o dirigir, en su caso, las múltiples reuniones encaminadas a pacificar la zona y lograr la normalidad de la vida de sus ciudadanos, especialmente en la zona musulmana, que era la más afectada, y también en la zona serbia.

En las múltiples visitas que se realizaban a Mostar y que eran pilotadas por la Agrupación, participaba de ellas nuestro coronel. Se empezaba a hablar de reconstrucción por parte de Europa.

-Por ello, el día 6 de mayo, se recibía la visita de una representación de siete empresarios españoles para ver la posibilidad de la participación de empresas españolas en la reconstrucción de Mostar. Esta fue la primera protección múltiple que realizamos; vendrían muchas más y de suma importancia.

-El día 16 de mayo, se produce en Mostar una reunión de vital importancia para las dos comunidades. La reunión fue presidida por el general Michael Rose, jefe de UNPROFOR. La visita tuvo una gran complejidad, en cuanto a seguridad, debido a que el general Rose se desplazó andando por las dos zonas de Mostar estando la situación todavía muy complicada, puesto que aún ocupaban sus posiciones los dos bandos contendientes. La protección y seguridad, tanto del general Rose como de nuestro coronel, la realizó nuestra sección.

Protección al jefe de UNPROFOR y Coronel

Realizamos numerosas misiones de esas características. Las más destacadas en las que proporcionamos la protección y seguridad de autoridades fueron:

-18 de mayo, protección al general Leal, 2º jefe de UNPROFOR.

-19 de mayo, la proporcionada al brigadier Andrews Ridgway, jefe del sector suroeste, al que pertenecía la agrupación. Visitó Mostar en varias ocasiones proporcionándole la seguridad en todas ellas.

-26 de mayo, se le proporciona la seguridad al general Manuel de Lara Cimadevilla (español), asesor militar del administrador de Mostar por la Unión Europea, señor Kosnich. Se le dio al general Lara la protección en las numerosas ocasiones que lo solicitó.

-29 de mayo, fue un día importante para la zona musulmana de Mostar. Ese día se le invitó a nuestro coronel al acto de enganche de la luz eléctrica de alumbrado público y de algunos edificios de especial interés. Aunque la participación era popular, acudieron autoridades y representantes de la comunidad internacional; en esos actos, la seguridad adquirió un papel fundamental.

-Prueba de la aceptación de nuestra agrupación, por parte de ambos bandos, se produjo con la invitación al coronel a un acto de Jura de la Bandera de nuevos soldados del HVO (ejército croata) en la localidad de Caplina. Se preparó y organizó la protección del coronel también en ese día tan señalado.

-El día 6 de junio, la agrupación recibió la visita del general canadiense Mac-Hims; se montó una célula de seguridad con las dos autoridades en su recorrido por distintos espacios de Mostar y el bypass de Bijela.

En ocasiones, la seguridad del coronel se dividía en tramos de itinerarios. El día 9 de junio, se le facilitó la protección con todo el equipo hasta el aeródromo de Medjugore. El equipo se quedó y embarcó con el coronel el jefe del equipo hasta Gorni-Vakuf, área de responsabilidad británica. Al día siguiente regresó, retomando el equipo de nuevo la protección, al objeto de inaugurar el nuevo bypass de Bijela y puente nuevo realizado por las fuerzas eslovacas. Se encontraban presentes el brigadier Ridgway, el coronel del ESLOVENBAT y autoridades del HVO y BiH.

  Ferry Slovaco sobre el Neretva (Bijela1)

-El día 23 de junio, tuvimos un incidente importante: el coronel decidió ir a la zona operativa de Blajac (BiH). En un momento, nos vimos sorprendidos por varios vehículos y personal armado. El jefe de esta zona, en principio, no reconocía la autoridad de UNPROFOR. La situación se puso muy tensa y nuestro equipo se desplegó en torno al coronel. Se preparó la extracción rápida; pero, afortunadamente, el jefe del destacamento rebajó la tensión y nos autorizó el paso y la salida de la zona.

-El 31 de julio, se celebró por vez primera una reunión en Serbia, concretamente en la localidad de Trebinje. Poco sabíamos de las condiciones de esta parte del territorio. Se estudió a fondo y articulamos las medidas de protección necesarias. Hay que recordar que, en la zona serbia, las vías de comunicación estaban aún minadas y había que circular con cautela. Finalizada la reunión con el SBA (ejército serbio) se regresó al destacamento. Estas reuniones se repetirían más adelante.

-El día 23 de julio, se produjo otro hito importante en lo relativo a la protección de nuestro coronel. Se realizó la toma de mando del señor Kosnich como representante de la Comunidad Económica Europea y se hizo cargo de la administración de Mostar. La presencia de autoridades internacionales, tanto civiles como militares, así como representantes de ambas zonas, fue muy numerosa. En esta ocasión, también tuvimos que cubrir la seguridad del señor Akassi, representante de Naciones Unidas en toda Bosnia. Es, en estas situaciones, donde realizar las labores de protección se hacen más complicadas y difíciles por el gran número de autoridades que participan.

-Una de las partes más vulnerables en una protección son los desplazamientos.  Nuestro coronel por motivos de reuniones importantes, en numerosas ocasiones, tenía que hacer recorridos de larga distancia y duración  atravesando las distintas zonas de conflicto. Uno de los problemas que surgían era que había grupos militares con autoridad independiente que marcaban sus propias normas; por ello, la seguridad en estos desplazamientos era la principal preocupación nuestra. En el desplazamiento del coronel a Jablanica, el día 25 de julio, para reunirse con el general Drakocvih, jefe del III Ejército BiH, sufrimos el interminable control de los “chek-point”  de estos grupos y la verdad es que no fueron muy amables.

-El 4 de agosto, llevamos a cabo la protección al coronel Braña hasta el aeropuerto de Split, ya que volvía a España para disfrutar de su permiso reglamentario, regresando nuevamente a ZO el 19 de agosto. Durante estos días se quedó de jefe accidental de la agrupación el teniente coronel Antonio León Villaverde, jefe de la Plana Mayor de Mando de la agrupación.

– La prueba de fuego para nuestra sección llegó a lo largo de los días 10 y 11 de agosto, con la visita a nuestra agrupación y a la ciudad de Mostar de los ministros de Defensa Julián García Vargas y de Exteriores Javier Solana. Fueron dos jornadas frenéticas en las que la sección de protección lo dio todo, pues pudimos y supimos dar la protección a los dos ministros y al teniente coronel León, jefe accidental de la agrupación en esos días, tanto en las reuniones internacionales que se celebraron, como en los distintos recorridos a pie y desplazamientos en vehículos que se realizaron en la ciudad de Mostar y alrededores.

 La sección recibió la felicitación del jefe de la agrupación por el magnífico trabajo desarrollado.

Visita de ministros españoles y representante de Unión Europea

-Como resultado de las distintas acciones en favor de la libertad de movimientos, el día 27 de agosto, la sección organizó la protección y seguridad de nuestro coronel y del brigadier Ridgway en el monte Hum, al objeto de ver la voladura de los restos del puente llamado de Tito, que no era más que una pasarela entre los restos de un puente militar Bailey construido por los españoles y destruido en dos bombardeos, que unía las dos riberas del río Neretva en la ciudad de Mostar. A partir de ese momento, se procedería a la construcción de uno nuevo.

Voladura del puente Tito

-Dentro de las reuniones de alto nivel que se celebraron en la ciudad de Mostar, a la que se realizó el día 4 de agosto, asistieron una representación de Estados Unidos formada por sus embajadores en Alemania, Bosnia y Estonia, el general de cuatro estrellas Boyle 2º jefe de las fuerzas americanas en Europa; el señor Hans Kosnich representante de la UE junto con el general Manuel Lara, su asesor militar; el brigadier Lasic (HVO) y el general Dracovich (BiH) y nuestro coronel. La problemática de este tipo de reuniones es lo numeroso de equipos de protección de las distintas autoridades que vienen de fuera y están presentes en las reuniones.

Tuvimos la confianza y apoyo de nuestro coronel y dirigimos la coordinación de todos estos equipos, así como el control de movimientos. Lógicamente, estuvieron también implicados una parte importante de los efectivos del grupo táctico, que proporcionaron la seguridad en las inmediaciones de la reunión y cubrieron con puestos fijos los distintos itinerarios que se realizaron.

– La sección iba cogiendo experiencia, confianza y profesionalidad gracias a las distintas misiones que fuimos realizando. El coronel de la agrupación tenía fe ciega en nosotros: se sentía seguro y protegido; pues lo demostramos en las distintas situaciones, más o menos, complicadas que se nos fueron presentando. El día 6 de septiembre, se celebró en el destacamento de Mostar Oeste una reunión de máximo nivel con representantes de las dos partes en conflicto presidida por nuestro coronel. Fue orden de este que la seguridad de la reunión, tanto dentro como fuera, la proporcionase nuestra sección. Lo estábamos haciendo bien.

-Según pasaba el tiempo, las conversaciones de alto nivel se multiplicaban. El día 9 de septiembre, en el destacamento de Mostar Este, se organizó una reunión a la que asistieron el brigadier Ridgway, nuestro coronel, el representante de la U.E. (Sr. Kosnich), el brigadier Lasic (HVO) y demás autoridades civiles, militares y policiales de ambos bandos. La sección se encargó, aparte de la protección de nuestro coronel y del brigadier Ridgway, de trasportar a las autoridades de BiH al destacamento español y, lógicamente, su regreso. También tuvimos que transportar y proteger al señor Kosnich. La recogida de tanta autoridad tenía su complejidad; porque no era solamente el convoy de vehículos sino también la llegada en helicóptero de alguno de ellos, obligándonos a multiplicar nuestros esfuerzos y coordinar movimientos. Nuestro trabajo iba aumentando al igual que la responsabilidad que íbamos asumiendo.

-El lunes 12 de septiembre fue un día importante para los habitantes de la ciudad de Mostar, ya que se inauguró el puente Bailey construido por los zapadores españoles y británicos. La actividad bélica en este día era notoria, el día 10, dispararon un cohete RPG-7 contra el hotel Ero, convertido en el edificio de la administración de Mostar y lugar de residencia del señor Hans Kosnich y del general Lara, afortunadamente sin consecuencias. En otro escenario cercano, la Armija (BiH) cortó la carretera M-17 de acceso a Mostar, desde Potoci hasta Bijela, por estar produciéndose combates entre HVO (croatas) y BSA (serbios) y estar esperando un ataque de BSA en la zona de Dreznica. Felizmente se pudo realizar la inauguración del puente con la presencia del brigadier Ridgway, el señor Kosnich y nuestro coronel. La sección se tuvo que emplear a fondo con el apoyo del grupo táctico, pues se preveían tiradores en la zona del puente.

Nuevo puente Bailey

Hay que reconocer a los zapadores de la agrupación, con el apoyo de los zapadores británicos, el magnífico trabajo realizado en la construcción de este puente. Obra digna de admiración por su esfuerzo, tesón y buen hacer ya que permitió que los habitantes de esta castigada ciudad pudieran circular más libremente y  consiguieran reencontrarse con familiares y amigos.

-Un nuevo desplazamiento de largo recorrido del coronel, esta vez en helicóptero, hasta la localidad de Kiseljac, sede del Cuartel General de UNPROFOR, a una reunión organizada por el general Michael Rose con todos los jefes de los batallones de Naciones Unidas. En este desplazamiento fue protegido nuestro coronel por el sargento 1º Héctor.

-El día 23 de septiembre, se reunió en el destacamento de Mostar Oeste, nuestro coronel con representantes de la dirección de la Cruz Roja Internacional. En el desplazamiento por la ciudad, la sección facilitó la seguridad de la comitiva y la protección de nuestro coronel.

-Otra visita muy importante que recibió la Agrupación fue la del JEME español, general Faura, durante los días 24 y 25 de septiembre. Visita muy intensa que nos obligó a duplicar esfuerzos; pues eran, otra vez, dos las autoridades a proteger. Se visitó la ciudad y los distintos destacamentos, emplazamientos y trabajos que realizaba la agrupación. También seguimos proporcionando, en estos dos días, la protección a distintas comisiones musulmanas. Trabajo no nos faltaba.

Visita del JEME español

-El día 30 de septiembre, parte para España el coronel Braña al objeto de realizar el curso de Mando Superior quedándose de jefe de la agrupación el teniente coronel Antonio León Villaverde.

-Aquel sábado, día 1 de octubre, se produjo un acto importante en el destacamento Medall Parade, la imposición de la medalla de Naciones Unidas a los componentes de la agrupación; realizándose, sucesivamente y en distintos días, en el resto de destacamentos.

-El día 04 de octubre, comienzan las rotaciones de regreso a España. Los primeros en regresar como fin de misión fueron: Sargento San Agustín, cabos 1º Izquierdo, Almira, Prieto, Montero y cabo Sanz.

Fueron los primeros en partir y, lógicamente, aunque con la alegría del trabajo finalizado, los que permanecimos en zona nos quedamos con un gran vacío. Pronto estaríamos juntos nuevamente; pero esa vez sería en nuestro GOE I.

En aquellos días ya llegaron los primeros efectivos de la Agrupación Táctica Extremadura. Al igual que hicimos nosotros, nuestros compañeros de Extremadura se van acoplando a nuestra sección, acompañándonos y viendo nuestros procedimientos de trabajo, así como las distintas rutas y contactos de interés.

-El 11 de octubre, fue otro día importante para la ciudad de Mostar, pues se inauguraba la central eléctrica de Graconicka. La sección cubrió la protección al teniente coronel León. En este acto estuvieron presentes el presidente de Federación bosnio-musulmana, señor Zubak, el brigadier Lasic (BiH) y el señor Akassi (UN). Poco a poco, la reconstrucción de Mostar se iba produciendo.

-El 12 de octubre, día de la Hispanidad, tomamos parte en un acto militar en el destacamento, muy emotivo y sentido, sobre todo, por estar fuera de tu Patria.

-Día 13 de octubre, aunque la reconstrucción seguía su curso, el SBA realizó un ataque al norte de Mostar, en la carretera de Potoci, contabilizándose más de 300 disparos de artillería y el corte de la carretera M-17.

– Paulatinamente, nuestras misiones se reducían. La nueva agrupación se iba haciendo cargo de la situación. El día 24 de octubre el teniente Castellanos con otro grupo de la sección abandonó la ZO rumbo a España. Ese mismo día, regresó a ZO el coronel Braña. El día 28 de octubre se realizó la TOA entre las dos agrupaciones; trasladándose, a continuación, todos los efectivos de la Córdoba a Divulje (Croacia), donde permanecerían hasta el día 31 de octubre, fecha en la que el sargento 1º Héctor y los efectivos que quedaban de la sección partieron para España como fin de misión con la 5ª rotación. En esta también iba incluido el coronel Braña, a quien se le proporcionó la seguridad hasta el momento de embarque en el avión, y el resto de efectivos.

Regreso a la Patria. “Misión cumplida”

Transporte, seguridad y protección de las distintas comisiones.

Como hemos explicado anteriormente, al llegar a Mostar, nos encontramos una ciudad muy destruida por los distintos y numerosos bombardeos que sufrió, principalmente la zona musulmana. Esta estaba muy castigada y, prácticamente, no tenía ningún servicio esencial (agua, luz, movimientos, etc.). Los trabajos de la agrupación española eran precisamente recuperar esa libertad de movimientos y proporcionar las necesarias medidas de seguridad para restablecer estos servicios esenciales para la vida diaria, incluido el apoyo logístico en alimentación, que proporcionaban Naciones Unidas y la Comunidad Internacional.

Todos estos trabajos se realizaban bajo el control de UNPROFOR, mediante la coordinación de las distintas comisiones que realizaban estas obras. Los componentes de estas se tenían que reunir en distintos escenarios, la mayoría en zona musulmana y en nuestras instalaciones.

Por ello, era de suma importancia que el movimiento de estas comisiones se realizase con todas las medidas de seguridad posibles puesto que, en muchas ocasiones, para llegar a las zonas de trabajo tenían que atravesar zona croata. No hay que olvidar que los accesos por carretera a las distintas zonas en conflicto estaban bloqueados por distintos “chek-point” de ambas partes. Se proporcionó el trasporte y seguridad de las siguientes comisiones:

-De agua.

-De libre circulación, croatas y musulmanes.

-De policía del BiH.

-De policía del HVO

-Del Ejército croata (HVO) y Ejército bosnio (Armija).

-De telecomunicaciones.

-De proporcionar seguridad a los trabajos de reparación de las presas de Salakovac y Bijela.

-De correos.

-De seguridad en la reunión del obispo de Mostar y del mufty bosnio en Mostar.

-De dos ministros del HVO en Jablanica, con ministros de BiH.

-De verificación de levantamiento de cadáveres.

Todos estos movimientos eran constantes pues lo que se pretendía era devolver la normalidad a la población; pero las hostilidades aún permanecían. Fueron muy numerosas todas estas reuniones. Unas veces la situación se hacía muy tensa y se generaban serios problemas entre delegaciones. Aunque, normalmente, iban desarmados, hubo ocasiones en las que se procedió al registro de algunos de sus componentes para evitar que entrasen con armas a las reuniones. La importancia de que estas comisiones llegaran a sus lugares con total seguridad era manifiesta. No solo había que llevarlos a las mencionadas reuniones, sino que también había que devolverlos a su lugar de origen.

El traslado de estas comisiones, por su especial característica, lo hacíamos con los BMR asignados, siempre con un mínimo de dos vehículos. Cuando las comisiones eran muy numerosas, se utilizaban cuatro blindados: no podíamos permitirnos un incidente por falta de seguridad. El cruce de una zona a otra era constante y las comisiones que iban con nosotros se tenían que sentir seguras y protegidas con la confianza de que no tendrían ningún problema durante su traslado como, por fortuna, así ocurrió durante todo el tiempo en el que estuvimos en zona de operaciones; aunque, alguna que otra vez, nos pararon para ver lo que llevábamos dentro de los blindados. Sin embargo, la negativa al registro por nuestra parte aseguraba el cumplimiento de la misión.

Misiones especificas a la sección de protección.

Muchas eran las circunstancias que se planteaban en la agrupación a la hora de desarrollar sus misiones. En algunas de ellas, por su especial característica o necesidad de emplear personal y unidades que conformasen la mejor operatividad para su cumplimiento, se utilizaba a personal de operaciones especiales. Tenemos que recordar que en la agrupación española iba encuadrada una compañía de PRP del GOE III y que su principal misión era realizar reconocimientos de zona y labores de obtención de información y verificación de despliegues de contendientes. Dentro de estas misiones, nuestra sección prestó colaboración con esta compañía de reconocimiento en tres ocasiones, siendo un orgullo para nosotros el poder colaborar con una unidad hermana.

-Los primeros días del mes de abril se presta servicio a las misiones de seguridad que va dejando la Agrupación Táctica Madrid, como el refuerzo en la seguridad del “meeting-point” en la Plaza de España.

-Protección del equipo EDEX durante sus misiones de desminado en C/ Santici y bulevar.

-Los días 13 y 14 de junio, la sección recibió la orden de internarse en el valle de Donna Dreznica, para enlazar con 40 personas católicas que llevaban dos años sin asistencia espiritual. El obispo de Mostar solicita a la agrupación la posibilidad de acudir a esta zona. La situación era muy complicada porque estaban en zona musulmana al fondo de un valle sin salida. El reconocimiento fue realizado con algunos problemas: al salir del valle, nos informaron las autoridades de BiH que no querían que apareciera el obispo ya que no garantizan su seguridad. Informado el obispo de la situación, este decidió no ir al día siguiente, entregándonos una carta para los feligreses.

El día 14 regresamos a la zona y nos encontramos un despliegue militar muy importante y ofensivo. Nos hicieron parar con la intención de realizarnos un registro que, lógicamente, no se permitió. Dentro del valle, y una vez con los católicos que estaban esperando, la intérprete leyó la carta del obispo, produciéndose la consiguiente sensación de tristeza entre los asistentes. En este punto, el despliegue de la Armija era muy intenso, lo que nos obligó a desplegar ante una posible reacción armada.

Fue una de las misiones más interesantes y complicadas que realizó la sección de protección. Estas personas no recibían ningún tipo de ayuda desde que se inició el conflicto y estaban totalmente abandonadas. Nos entregaron una relación de material que necesitaban (sanitario, alimentos, etc.).

Por nuestra parte, regresamos nuevamente a esta zona el día 18 de agosto, con el material solicitado que nuestra sección obtuvo de España. Sabíamos que nuestras familias, amigos y compañeros no iban a abandonar a estas personas.

– El día 14 de agosto, los cabos 1º Ávila, Montero y Díaz y el cabo Cascales, junto con un suboficial y 10 guerrilleros más del GOE III, se desplazaron a Gornie-Vakuf, base del Cuartel General del Sector SW de UNPROFOR, para completar la seguridad al mismo durante un mes.

-Una de las misiones de más responsabilidad que recibió nuestra sección fue la de dar seguridad en su traslado a Sarajevo y regreso al presidente de la Federación de Bosnia-Hercegovina señor Zubak. Misión que tuvo lugar los días 11 y 12 de agosto. Una misión complicada y con mucha responsabilidad que llevó a cabo, brillantemente, el sargento San Agustín con los cabos 1º Corral, Prieto e Izquierdo, los cabos Cascales y Sanz, así como el sargento 1º San Julián, especialista en vehículos, pues no queríamos tener ningún tipo de incidencias.

Valle de Donna Dreznica

Seguridad en el destacamento de Medjugore.

La seguridad en el destacamento era una de las funciones principales para proporcionar las condiciones normales de trabajo y seguridad a todos los que ocupaban el destacamento, principalmente la Plana Mayor de Mando y el coronel de la agrupación.

Este cometido lo realizábamos, fundamentalmente, los mandos y tropa de las secciones de Policía Militar y de Protección, reforzado por la noche con personal del resto de unidades del destacamento.

Consistía en labores de seguridad estática, con una serie de puestos protegidos, una patrulla y el control de accesos, así como la custodia de las armas que portaban los elementos de seguridad de las comisiones que accedían al destacamento.

Conclusiones y sentimientos

Soy consciente de que estos dos conceptos en un informe militar no casan. Han pasado 29 años y creo que se aglutinan perfectamente.

Nuestra sección marcó un antes y un después en la protección de autoridades en zonas de guerra. Fue la primera sección que se desplegó en zona de operaciones con una formación integral y conjunta relacionada con la protección de autoridades; todos los componentes estábamos, única y exclusivamente, dedicados a esta especialidad; no recibimos ningún pelotón de otra sección para complementarnos, ni salió ningún efectivo de nuestra sección para complementar otras secciones. Nos dedicamos a la seguridad de nuestro coronel. Eso supuso que, con el andar de los días y junto a la experiencia que íbamos acumulando, nos permitiese perfeccionar nuestros procedimientos, coordinar nuestras acciones y, sobre todo, adquirir confianza y fe ciega entre todos nosotros.

Fuimos demostrando al mando, día a día, nuestra valía gracias a la formación recibida, a nuestras capacidades y al saber enfrentarnos a las situaciones difíciles y complicadas con la serenidad y seguridad que se reclamaban en cada momento.

Nos asignaron misiones de gran responsabilidad. El mando supo ver que estábamos perfectamente instruidos, formados y que respondíamos con la seguridad y confianza de una unidad bien adiestrada. Teníamos comunión de ideas; todos nos conocíamos a la perfección y actuábamos como un solo soldado.

Hasta esa fecha, no hubo una unidad homogénea e instruida en el Ejército español que hubiera realizado unas labores de protección de autoridades como la Sección de Protección del GOE I.

Aunque no como nosotros quisiéramos, nuestra experiencia pudo ser explotada en posteriores operaciones, como es el caso de Sierra-Kilo en Kosovo, donde la protección de autoridades seguía siendo responsabilidad directamente de la unidad de operaciones especiales. El Estado Mayor del Ejército de Tierra autorizó las comisiones del entonces brigada Héctor para desplazase a Alicante y a Ronda e instruir en protección de autoridades a las unidades del GOE III y la BOEL a desplegar.

En operaciones futuras, esta responsabilidad recaería sobre el Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil, donde nuestros cabos Salinas y Moreno, como suboficiales del Benemérito Cuerpo, participaron en ella.

El factor principal del éxito de nuestra misión, aparte de la formación comentada anteriormente y desde mi posición como el teniente jefe de esta sección, fueron los hombres que tuve el honor de mandar, tanto el apoyo de mis dos grandísimos suboficiales, sargento 1º Héctor y sargento San Agustín, que juntos formábamos una Plana Mayor donde se decidía la forma y manera de cumplir la misión. Pero, sobre todo, los cabos 1º y cabos guerrilleros que formaban el núcleo principal de la sección; soldados voluntarios y decididos, dispuestos a  cualquier tipo de riesgo sin mirar para sí con la voluntad de que la misión se cumpliese con el mayor de los éxitos. Sufrieron la presión de la situación con valentía y estoicismo, aguantaron en sus puestos sin mirar hacia atrás; dispuestos a cualquier hora y, sobre todo, con alegría, decisión y fuerza infinita que impulsaban hacia adelante haciendo imposible el fracaso.

Fueron siete meses en los que cada uno de nosotros tuvo que llevar sobre sí las vicisitudes de nuestras familias que sufrían en casa, problemas muy importantes que, a la hora de realizar las misiones, no parecían afectarles, sacando lo mejor de sí mismos.

La vida de todos nosotros se centraba, principalmente, en el cumplimiento de la misión. En las horas de asueto, que eran pocas, nos reuníamos y comentábamos las vicisitudes diarias y los problemas personales que teníamos. Era importante mantener unida a la sección: por la mañana formábamos a diana y por la noche pasábamos retreta con lema guerrillero y el recuerdo a nuestros compañeros fallecidos. Aprovechando que los jueves llegaba la estafeta desde España, los viernes, con el correo de casa en la mano y los paquetes recibidos, celebrábamos una pequeña fiesta, San Paqueto, aprovechando el buen ambiente generado por las noticias recibidas de la familia; cambiando la boina azul por la verde. Para elevar la moral, una idea de nuestros guerrilleros fue la edición en formato artesanal de una revistilla llena de humor y mucha sátira relacionada con todos nosotros en la que se nos acentuaba nuestras peculiaridades. 

“San Paqueto”

Pero no todo fue un camino de rosas. Como toda unidad que abre camino y, principalmente, en un campo tan desconocido como la protección de autoridades nos tocó pelear contra estereotipos y costumbres propias de la profesión militar como:

-Convencer a la autoridad de que el conductor de su vehículo debía ser uno de los nuestros. Esta fue fácil ya que comprobó personalmente la pericia necesaria para realizar las maniobras ofensivo-defensivas.

-Enfrentamientos continuos contra la costumbre militar de creer y querer imponer que el conocimiento está asociado a la graduación y no a la especialización, o de querer ocupar posiciones próximas a la autoridad en perjuicio de su seguridad.

-Hacer valer nuestra misión y especialización en seguridad para evitar que se asignara la protección de determinadas autoridades a unidades no capacitadas/especializadas.

Dentro de la agrupación y especialmente para nuestros hermanos del GOE III, el día 22 de mayo se vivió con tristeza y lágrimas, pues en un desgraciado accidente, al caer su vehículo por una ladera, durante un reconocimiento en los alrededores de Kocine (Mostar) para comprobar el alto el fuego pactado, fallecieron el sargento Fernando Casas Martín y el intérprete Mirko Mikulcic. Además, resultaron heridos los guerrilleros Juan Antonio Rodríguez Gómez, Mario Corral Cocine y Jorge Esteban Navalón. Estas desgracias no vienen solas, posteriormente, el día 22 de agosto, el soldado Vicente Henares Prado del Regimiento La Reina y destacado en el “chek-point” de Blajac pisó una mina contra personal. Resultó gravemente herido y sufrió la amputación de la pierna izquierda.

Especial significación para nosotros tuvo el día 2 de mayo, fecha del XXV aniversario de la fundación de nuestro GOE I. A las 21:00 horas realizamos un acto militar, presidido por el coronel Braña, al que asistieron mandos y tropa de las unidades del destacamento y, por supuesto, nuestros compañeros y hermanos del GOE III. Acto sencillo y emotivo en el que pusimos todo nuestro sentimiento de amor a España y recuerdo de nuestros compañeros caídos.

Con el trascurrir de los meses, la misión fue finalizando y, en distintas rotaciones, regresamos a España. En Córdoba, el día 5 de noviembre, con presencia del ministro de Defensa Julián García Vargas, la ciudad se engalanó para despedir a la que había sido durante siete meses su agrupación y que paseó con orgullo y honor el nombre de Córdoba por Bosnia-Herzegovina. Sus habitantes supieron agradecer el esfuerzo de todos estos soldados que conformamos la AGT Córdoba.

Por nuestra parte, quedan dentro de nuestros corazones la nostalgia de las vicisitudes pasadas que han sido forjadas con el orgullo y sentimiento de unos soldados hermanados por nuestra boina verde y que crearon una fraternidad que, después de los años, persiste y de la que nos sentimos realmente orgullosos.

Fueron 379 las misiones realizadas y 33 617 los kilómetros recorridos. Se reconoció el trabajo realizado con la concesión a la Sección de Protección de 6 Cruces al Mérito Militar con carácter extraordinario, así como 2 Menciones Honorificas, siendo la unidad más condecorada de la AGT (30%).

Nos hicimos mejores soldados, nos hicimos mejores personas; pero, por encima todo, nos hicimos camaradas, orgullosos de pertenecer al GOE I y de haber servido a nuestra Patria.

Madrid, a 29 de noviembre de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.