Recuerdos de la COE 102

Coronel Manuel González Navarro 

XVII Promoción AGM y XI Curso OE

Antiguo Teniente fundador y Capitán jefe de la COE 102

Procedente de la COE 12 (Plasencia) por OC de 6 agosto de 1969 (DO 178) hice mi presentación el 8 se septiembre del mismo año para cubrir vacante en la COE 102 de Tenerife. La compañía inicialmente era de tipo B (dos secciones) y había sido destinado para su mando al capitán Jesús de Portugal Álvarez; el otro oficial era el teniente Francisco Parra Cuadro.

El capitán de Portugal dejó el mando apenas diez días más tarde para incorporarse a un destino en el País Vasco. Desde ese día, ocupé su lugar hasta primeros de enero de 1970 cuando llegó el capitán Evaristo Muñoz Manero, momento en el que quedó la la unidad al completo de oficiales y sargentos, más un brigada, un ATS y un maestro armero. De tropa, quiero recordar que se incorporó un total de 22 soldados procedentes de un prorrateo de las unidades de la plaza.

Al principio, la ubicación del conjunto se situó en el cuartel de San Carlos, donde estaban las dependencias del Regimiento de Infantería Tenerife 49. En realidad, en dicho cuartel solamente existían el mando del regimiento con su plana mayor, almacén y algún que otro servicio. Dicho regimiento contaba con un Batallón de Maniobras que estaba en los Rodeos, en un cuartel que antes ocupaba un Grupo de Artillería Antiaérea.

Los primeros dos suboficiales y tropa de la COE permanecieron en San Carlos, mientras los tenientes  acudían a la Jefatura de Tropas de Tenerife, en cuya 3° sección del E.M. se estudiaba el programa de instrucción y calendario futuros. La primera salida de 10 días al campo tuvo lugar entre los días 21 y 30 de noviembre en zona de Anaga al pie de Roque Chinobre, en unas circunstancias difíciles, por la falta de medios de traslado y equipo. Incluso se carecía de tiendas de campaña Aneto teniendo que emplear los cuatro paños individuales para formar la tienda. A estos inconvenientes tendría que añadir que nos llovió casi a diario. El sábado me avisaron de Jefatura que el capitán Muñoz Manero y el jefe de la 3ª sección, comandante de Artillería Gómez Martín irían a hacer una visita.

Presenciaron nuestra situación y se marcharon. Posteriormente me enteré de que se fueron bastante molestos porque esperaron que se les invitase a comer. Salieron ganando porque en el camino de vuelta se pararon en un “guachinche” (restaurante típico de Tenerife con comida casera tradicional) cuyo menú era incomparablemente mucho mejor.

A primeros de enero de 1970 llegó para mandar la COE el capitán Muñoz Manero que adoptó todo lo bueno del estilo montañero y añadió otro tanto del espíritu legionario. Pese a mis dudas del principio, pronto reconocí que él estaba en lo cierto.

La primera salida al campo bajo su mando se efectuó a una finca, al sur de la isla, La Oroteanda, al sur del pueblo San Miguel. Se realizó la marcha por la carretera dorsal hasta las Cañadas del Teide. Todo subida. Los camiones Ford-K que se calentaban con frecuencia, pero el bien hacer de los conductores solventaron con éxito la situación. Después de pasar por el Llano de Ucanca, por Boca de Tauce, Vilaflor y San Miguel llegamos a la zona sin otro contratiempo. La vuelta se hizo por la autopista del sur, aunque no estaba perfectamente en uso. El túnel de Güímar faltaba por terminar.

Pasó el tiempo con normalidad hasta el mes de diciembre. El día 16, a bordo del minador Marte, emprendimos la marcha a Fuerteventura para tomar parte en la operación Calandria, en la que participaban unidades de toda la Capitanía, incluso la Brigada Paracaidista, que tenía su acuartelamiento en Las Palmas de Gran Canaria. La COE acampó en el istmo de la Pared donde comenzaba la península de Jandía.

El día 2 de julio de 1971 se produjo mi ascenso a capitán, lo que me impidió participar en un ejercicio en el Sahara, donde me  consta que nuestra COE tuvo un rotundo éxito.

Transcurría el tiempo y el 29 de febrero de 1972 volví a la COE, cuando el capitán Muñoz Manero causó baja para ocupar otra vacante en Madrid a fin de prepararse para el curso de EM. Asumí el mando de la compañía hasta el 29 de febrero de 1974.

No he señalado que, sin poder precisar fecha, la COE ocupó una nave en la segunda planta del cuartel donde se ubicaba el antes citado Batallón de Maniobras de los Rodeos. Tampoco puedo precisar cuándo se me instó a que la COE debía abandonar aquella cómoda y práctica vida en los Rodeos y me ofrecieron tres posibles ubicaciones: traslado a un cuartel en La Orotava, al CIR 15 o a una batería de artillería antiaérea, en ruinas, sita en montaña de la Mina. Alegué muchas razones para evitar el traslado a La Orotava y al CIR y acepté La Mina por ser muy adecuado a nuestra situación, proximidad a campo de tiro, terreno apto para instrucción, cercanía al regimiento de Infantería que se había trasladado de San Carlos a lo que fue campamento de la IPS. Pero, al mismo tiempo, exponía que había que hacer un nuevo cuartel en La Mina. Ante mi sorpresa el mando aceptó mi propuesta y se hizo un maravilloso cuartel en menos de un año.

La realidad, una vez hecho, me demostró que no todo era favorable. Una magnífica cocina ocupaba a dos guerrilleros; el cuerpo de guardia, a un cabo y cuatro soldados y cuando la compañía se aumentó a tres secciones, tipo A, el dormitorio de tropa perdió comodidad.

El tema de la cocina se solucionó con el uso de termos como los empleados por la Brigada Paracaidista. De este modo la comida la proporcionaba la cocina del regimiento, que distaba menos de un kilómetro de nuestro cuartel.

Como anécdota curiosa puedo narrar la acontecida con ocasión de un ejercicio de guerrillas en Fuerteventura. Hicimos un viaje hasta la otra isla una semana antes del inicio. Buscamos el lugar donde acampar y elegimos una zona de malpaís (lava volcánica) entre Tuineje y Gran Tarajal. Decidí, visto el éxito de la COE en el Sáhara, cambiar un escenario de arena por el citado malpaís.

Se cubrieron todos los objetivos con la única baja de un guerrillero. Precisamente el único nacido en Puerto Rosario que, vestido de paisano nos proporcionaba el pan y otra cosa diaria y nos mantenía informados del movimiento de la contraguerrilla.

El árbitro que nos asignaron fue un capitán, Manolo Marquina, que yo había tenido cuando era teniente en el Canarias 50 y que pilló un cabreo considerable cuando de noche lo recogimos en un punto kilométrico y, después de dos horas de andar, le indiqué dónde tendría que dormir el tiempo que durase el ejercicio. Sin embargo, fue entrando en el juego de la guerra. El último día, sábado, cubiertos todos los objetivos, esta finalizaba a las 12:00 h.

El capitán árbitro de la guerrilla, Marquina, le apostó al árbitro de la contraguerrilla, que le daba la cuadrícula del plano y si nos encontraba le pagaba una comida. El árbitro contrario no aceptó el reto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.