Mi paso por la COE 92 (Ronda y Málaga)

Comandante José Pérez Ríos

Antiguo suboficial COE 21, COE 92, GOE II, BOEL

Mi ingreso en OE

Inicié mi andadura en operaciones especiales en la COE 21 de Tarifa, en 1975, con el grado de sargento. El 18 de noviembre de ese mismo año, comencé en Jaca el XX Curso de OE, después de pasar unas duras pruebas de selección, ya que era condición obligatoria superarlo para poder estar y prestar servicio en este tipo de unidades. Terminé la antedicha formación el 31 de julio de 1976, volviendo a mi COE de origen en la que desarrollaría y practicaría con mis guerrilleros los conocimientos adquiridos.

La COE 21, en aquellas fechas, era mandada por el capitán don Juan Martínez Sevillano; se trataba de una unidad del tipo B; o sea, que se componía de dos secciones y su organigrama contemplaba dos tenientes (vacantes entonces), un brigada auxiliar y cuatro sargentos.

En los años 70 (antes del PLAN META), todavía existían las capitanías generales. En Andalucía había dos: la Capitanía General de Sevilla, que pertenecía a la 2ª Región Militar y comprendían las provincias de Sevilla, Cádiz, Huelva y Córdoba y la Capitanía General de Granada, perteneciente a la 9ª Región Militar y comprendían de las provincias de Granada, Málaga, Jaén y Almería.

Por cada capitanía general, o región militar, existían dos COE: en la 2ª Región, eran la COE 21 en Tarifa y la 22 en Huelva; en la 9ª, por su parte, la 91 en Granada y la 92 en Ronda.

Estas COE tenían una triple dependencia: táctica, de la BRIDOT (Brigada Defensa Operativa del Territorio); administrativa, del regimiento de infantería con el que, en cada caso, se compartía el acuartelamiento; e instructiva, del jefe del regimiento en cuestión.

Las zonas de instrucción y adiestramiento, por ende, se ubicaban dentro del territorio militar de sus capitanías. Generalizando, las COE 91 y 92 tenían para realizar sus salidas de instrucción al campo todo el territorio de las provincias mencionadas: en Ronda la Sierra de las Nieves; en Granada, Sierra Nevada; en Jaén la Sierra de Cazorla y en Almería la de Gádor. Se daba la circunstancia de que las COE 21 y 22, no realizaban fase de nieve, lo que se constituyó en uno de los motivos por los que decidí pedir el traslado desde la 21 a la 92, coadyuvado por el hecho de mi matrimonio con una rondeña.

Mi etapa en la COE 92 en Ronda

Me incorporé a la COE 92 el 23 de octubre de 1978, siendo su capitán Manuel Alonso Alonso. El resto de mandos eran los tenientes José Castillo Rocha y Evaristo Hernández Rodríguez; subteniente Agustín Cayuela Carrillo; subteniente especialista en armamento Perfecto González Rodríguez; sargento 1º Juan Asensio Ferrón; sargentos Pedro Jiménez Serapio, Manuel Romero Guindos (de mi mismo curso de OE) y Antonio Pineda Morales (que se incorporó poco después); así como los cabo1º Juan Carlos Valverde Martín y Rosado.

El programa de instrucción de la COE era muy amplio. Se tocaban diversas materias: armamento, tiro, transmisiones, explosivos, topografía, prácticas de defensa personal, esquí, escalada, buceo, supervivencia, socorro de urgencia… Empezábamos todos los días con gimnasia; luego venía la instrucción, a la que íbamos y volvíamos siempre a paso ligero, portando la mochila y el mosquetón.

Las clases teóricas se impartían, indistintamente, tanto en el acuartelamiento como en el campo y las prácticas tenían lugar igual de día que de noche, con inclemencias meteorológicas o sin ellas, y no se regresaba al acuartelamiento o campamento hasta que no se finalizasen correctamente.

El acuartelamiento de la COE 92 en Ronda tenía una situación privilegiada. Nada más salir de la compañía ya se estaba en el campo; podíamos hacer desde rápel en las paredes del Tajo de Ronda, hasta ejercicios de fuego real en lo que hoy es el campamento del Tercio Duque de Alba, IV de La Legión, o en las Breñas, zona esta donde, además, hacíamos prácticas de explosivos.

El material y equipo de entonces no era suficiente ni adecuado, pero era lo que había y se salía del paso con ilusión y mucha imaginación: las cuerdas de cáñamo, las clavijas, los mosquetones, las botas Kamet de cuero para esquiar. ¿Quién no se acuerda de las mochilas con el armazón de hierro? Las forrábamos con gomaespuma y esparadrapo para no hacernos rozaduras en lumbares y hombros durante las marchas.

Las marchas de endurecimiento eran muy exigentes, cargados con todo el equipo y armamento, muchas veces, con la bolsa de comida o las raciones de previsión encima: latas de sardinas en aceite, carne de vacuno, botellita de coñac solariego…

El cambio de domicilio. La COE 92 en Málaga

La reorganización del Ejército llevó consigo que, para dejarle a la Subinspección de la Legión, que estaba en Leganés (Madrid), las instalaciones de Ronda, la PLM reducida de Regimiento de Infantería Ceuta 54, del que dependía administrativamente en Ronda la COE 92, y esta misma se trasladaran al campamento Benítez, sede de Regimiento de Infantería Melilla 52 en Málaga.

El traslado de todo el material de la unidad, desde Ronda a Málaga, se hizo por ferrocarril quedando almacenado en el campamento Benítez bajo custodia del regimiento mentado. En tanto se procedía a la adecuación del local que serviría de ubicación para la COE 92, se nos concedió un permiso. Cuando regresamos, siguieron unos días de trabajo de traslado de material, ubicación de vehículos en sus estacionamientos y refinación de últimos detalles: reconocimiento de nuevas zonas de instrucción cercanas y adaptación al nuevo terreno, rodeado ahora de carreteras y urbanizaciones.

Inmediatamente después… comienzo de nuestra dinámica propia en la que se incluía el conocimiento paulatino y más profundo de nuevas ubicaciones donde desarrollar nuestras funciones. El acuartelamiento Benítez era amplio; tenía campo de fútbol, pista americana, grandes eucaliptos que nos permitían hacer prácticas con las cuerdas, construcción de pasos semipermanentes como la pasarela china, las paralelas, los teleféricos…Las carreras mañaneras se desarrollaban por las inmediaciones de un campo de golf cercano, lo que acrecentaba nuestra perspectiva zonal.

Fueron tantas y tan variadas las salidas al campo, fases de nieve, de agua, maniobras con otras unidades que es muy difícil acordarse, así de pronto, de todas ellas; aunque recuerdo una salida que me resultó especial. Fue en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas siguiendo, más o menos, la dirección de Segura de la Sierra, Santiago de la Espada, Pozo Alcón, donde nuestra misión durante los diez días de campo consistió en la travesía de la sierra, de norte a sur, en pelotones y por diferentes caminos. Se desayunaba temprano en el campamento; se nos entregaban la bolsa de comida para el mediodía y, una vez designado el recorrido para cada pelotón, salíamos. Cuando todos llegábamos al punto de reunión final, se cenaba en caliente y, al día siguiente, nueva ruta, nuevo punto y nueva marcha.

En muchas ocasiones reflexioné sobre un hecho: me decía a mí mismo: “Pero si ellos son soldados de reemplazo que están aquí voluntarios; cobran como un soldado de cualquier otra unidad; no paran en todo el día de trabajar, asimilando una cantidad enorme de conocimientos militares que les hemos enseñado, y, sin embargo, no se escucha una queja, un lamento, una mala protesta ni una mala cara. Muy al contrario, se escuchan risas, chistes, bromas y cánticos, atentos en todo momento a oír la voz de su sargento ordenando: “¡Mochila y armamento, que nos vamos!”. Y, cuando estaban mejor instruidos, la licencia y a volver a empezar con otro nuevo reemplazo.

Eran un diamante en bruto que se iba puliendo con el trabajo y con el tiempo y eso les sirvió para toda la vida. Eran el orgullo de sus mandos. Cuando competíamos con otras unidades, los mejores, siempre los mejores. Nos miraban con recelo y respeto. Éramos la envidia de todos. ¡ÉRAMOS Y SOMOS LOS GUERRILLEROS!

El 16 de junio de 1984, por mi ascenso a brigada, me mandan destinado con carácter forzoso al Regimiento de Infantería Zamora nº 8, en Orense. Allí estoy un año, pues entra en vigor el Plan META, por el que se disuelven las COE peninsulares y se crean 6 GOE y la BOEL.

Al comandante D. Ricardo Castillo Algar (DEP) le dan el mando del GOE II. Me llama y me ofrece formar parte del mismo. Le digo que sí.

Pero eso es otra historia como la de mi estancia en la BOEL

¿Qué tiene nuestro emblema que nos marca para siempre?

Esa convivencia de muchas horas, tantos días, meses, con buenos y malos ratos, comiendo y bebiendo lo mismo, compartiéndolo todo; pasando frío con la ropa mojada, arrimándose para entrar en calor, ayudando al compañero con su carga, llegando todos juntos sin dejar a nadie atrás.

Como decía el Tito Cayuela:

¡Algo habremos hecho bien! ¡Estamos!…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.