Teniente de sanidad (r) Pilar Santori Garrido

El pertenecer a la primera promoción de mujeres en el ejército, conlleva implícito ser de las primeras en muchas cosas. Destinos y situaciones que hoy vemos de lo más normal, en el año 89 (pensad si no dónde estabais ese año) todas eran novedad, imprevistas circunstancias, algunas desconcertantes, otras sorprendentes y, eso sí, todas ellas resueltas sobre la marcha, de improviso, acertando unas y teniendo que mejorar en otras y así hemos llegado hasta aquí.

Recuerdo, por ejemplo, un soldado de la PM de La Coruña comunicando por radio que había una mujer vestida de brigada en la puerta del Hospital Militar o cuando la recepción de la residencia militar de La Coruña debía informar a los demás mandos de quién era esa chica que vivía allí.

Allí fue la primera vez que vi guerrilleros, pertenecían al GOE VI; los veía a diario, siempre corriendo, desde primera hora en chándal por la playa de Riazor o en formación a paso ligero por las calles de La Coruña, de uniforme, con mochila y armamento hasta llegar a la Torre de Hércules.

Tenían pinta de aguerridos, duros, algo distantes y siempre alegres.

Mi siguiente destino fue la Guardia Real, donde también conocí a algunos guerrilleros allí destinados, que siempre contaban sus vivencias pasadas en la COE, en sus salidas al monte como ellos decían, con una pasión y un orgullo que te hacían saber que ese sitio tenía que ser algo muy especial de verdad.

En Madrid, concretamente en Colmenar Viejo, lugar en el que yo veraneaba desde pequeña, está la base de San Pedro y, dentro de ella, estaban las instalaciones del GOE I, desde donde partió a principios del año 90 una comisión encabezada por el teniente coronel Alonso, jefe del GOE I, junto con su Plana Mayor y todos los mandos al completo de la COE 12, hacia El Pardo, al Cuartel del Rey a iniciativa del comandante Chicoy (estuvo como capitán en el GOE I) para realizar la petición de mano de la primera mujer destinada allí y siendo recibidos estos por invitación del coronel Rodríguez de Austria, jefe de la Guardia Real, su Plana Mayor y todos sus mandos al completo del servicio sanitario donde yo me encuadraba.

Hubo una comida que discurrió como un ameno encuentro entre militares y en la que, a los postres, los jefes de unidad, siguiendo un guion algo quijotesco que alguien preparó, nos iban haciendo preguntas, como si de padres protectores y valerosos se tratara, hasta ver nuestras intenciones, que irremediablemente terminaron en boda.

Y así, en abril del 92, fui destinada como alférez de sanidad (cuerpos comunes), con carácter voluntario al GOE Órdenes Militares I, con un hijo ya debajo del brazo, (tuve otro ya destinada en el GOE); he de decir que el mejor destino que he tenido, donde encontré los mejores soldados, suboficiales, compañeros y jefes que puedas encontrar y de donde salieron amistades que durarán toda la vida, aunque no nos veamos todo lo que quisiéramos.

Una de las unidades más operativas desde su creación en el año 79 y que incorporaba a una mujer a sus cuadros de mando. Eso es visión de futuro y valentía, asumir riesgos e innovar, algo implícito en operaciones especiales. Fueron momentos de mucho trabajo, esfuerzo y sacrificio. El trato era muy diferente al resto de unidades, (también fui la primera en el Batallón de Ingenieros de la Brigada Paracaidista) y que no he vuelto a encontrar fuera de OE ambiente de camaradería, todos pendiente de todos, satisfacción y orgullo por igual. Desde el primer momento era uno más; recuerdo cuando entraba de oficial de cuartel y mandaba paso ligero a las cuatro compañías de guerrilleros que formaban juntas, más de 400 soldados para ir hasta el comedor, sentía la mirada que despertaba en el resto de mandos de la base, puesto que veían los soldados más disciplinados, entregados y siempre dispuestos del ejército español, (alguno se me derrumbaba al pasar por el botiquín, pero para eso estábamos) bien entrenados, con una confianza en sus mandos sin igual, personal de reemplazo que daban todo por su boina verde.

Dicho esto…soy mujer, así que me gustaría hablar de todas aquellas que se ganaron el título de guerrilleras al estar casadas con uno de ellos: desde estas líneas mi homenaje.

Grandes mujeres que me acogieron con los brazos abiertos y con mucha curiosidad, que tuvieron la oportunidad de satisfacerla preguntándome todo aquello que era el día a día de sus maridos, que pertenecían a un cuerpo de élite y de los que desconocían mucho de su trabajo, aunque lo admiraban.

Estas mujeres se vieron en muchos casos obligadas a renunciar a su carrera profesional para acompañar a sus maridos cada vez que se producía un nuevo cambio de destino. Podía haber unos años de estabilidad, pero siempre estaba la incertidumbre de cuándo habría un nuevo cambio, asociado a dejar la familia, los amigos, la casa…todo lo que nos da seguridad y felicidad cuando los tenemos y que nos genera un profundo vacío al dejarlo atrás.

¡Y allí iban ellas con las maletas y los hijos a lo desconocido! No me digáis que eso no es valentía, porque, además, la mayor parte del tiempo estaban solas, ya que ellos estaban en el monte o de cuartel.

Y donde llegaban había que buscar una nueva vivienda, nuevos colegios, todo era cambio e incertidumbre de no saber cómo sería ese nuevo comienzo.

Quizá no os lo hayáis preguntado nunca ¿Cómo se sentían? Vosotros comenzabais, pero estabais en lo vuestro, con gente a la que en muchos casos conocíais; ellas de nuevo partían de cero, desde buscar un nuevo trabajo a encontrar la mejor guardería.

Las esposas y madres que nunca pudieron conciliar trabajo y familia se preocupaban por el nuevo cambio de colegio de los niños, de si les iría bien, si les acogerían los nuevos amigos y estarían felices y no respiraban hasta que no llegaban los hijos ese primer día y veían que todo continuaba como tenía que ir.

Las mujeres eran las que se quedaban tantos días al mes solas, prácticamente más de la mitad del año, porque nosotros teníamos maniobras, guardias, salidas cortas… y ellas eran las que guerreaban con los niños, la casa, los bancos, las facturas, con todo. Y sin ayuda. Auténticas guerrilleras que se echaban al hombro todo para poder seguir con una vida normal, esperando la llegada del marido para contarle, ponerle al día y para poder desahogarse.

Todo esto sin las facilidades que hay ahora de comunicación, para poder avisar si en un momento dado surgía alguna urgencia.

Olé por ellas. Mujeres con coraje, con fuerza y mucha valentía.

Y bueno, deciros a vosotros que sé que de operaciones especiales vais a hablar todos, pero siempre nos hemos olvidado del gran papel que jugaron ellas y que os hicieron el camino más fácil.

Agradeceros a vosotros, mis compañeros, que siempre me hicisteis el trabajo y la vida más fácil a mí; Alonso, Armendáriz, Peña, De la Llave, Conde, Ruiz de Pascual, Ballesteros, Mollá, Colecha, Castellanos, Franco, Donoso, Frutos, Expósito, Boo, Rueda, Caravantes, Salinas, Héctor…tengo que parar porque os nombraría a todos.

Que trabajé y disfruté mucho mientras estuve en el GOE I y me di cuenta de que debajo de ese aspecto duro, riguroso, responsable y exigente que tenéis, sois todos unos románticos, poseedores de un gran sentido del humor y un corazón lleno de nobleza.

Tengo muchas anécdotas que podría contar, pero quizá en otro momento.

Colmenar Viejo, a 2 de diciembre de 2023

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.