GOE II Santa Fe, automóviles

Comandante C.A.E retirado D. José Antonio Chups Sánchez

Fundador GOE II como brigada especialista MAME. Destinos como especialista: Brigada Paracaidista, Agrupación de Tropas Nómadas del Sáhara, Regimiento de Infantería Córdoba 10, GOE II Santa Fe y Grupo Abastecimiento I/22. Suboficial Mayor: Grupo de Mantenimiento V/22 y MADOC (Dirección de Investigación y Análisis).

Antecedentes

Durante el año 1985 se encuentra en plena creación el Grupo de Operaciones Especiales II Santa Fe que se ubicará en Granada. Sus células de formación son las antiguas COE 21 (Tarifa), COE 22 (Huelva), COE 91 (Granada) y COE 92 (Málaga). Se disolvieron las cuatro, pero el espíritu de sus mandos y sus materiales, ya sean oficiales o particulares, se aportaron a la nueva Unidad.

Sus hombres y material se desplazaron al campamento Alférez Rubio Moscoso (El Padul) alojándose en los locales designados y se comienza a recibir el material para la Unidad, entre otros, automóviles, dotación de repuestos y herramientas para el mantenimiento de los mismos.

A finales de octubre se comienzan a preparar los locales en el acuartelamiento Cervantes, y el personal emprenden su ocupación desde el campamento Alférez Rubio Moscoso.

Particular

Las antiguas COE nunca tuvieron en plantilla vacantes de especialista de automóviles ni de transmisiones debido a que no era suficiente su volumen de material para tener en plantilla un especialista. Por ejemplo, la COE 91 tenía entre otros vehículos, un Willys MB, una antigualla de ayuda americana de los años 50 con una instalación eléctrica con positivo a masa, apodado Coreano, (en virtud de la extendida creencia de que procedía de la Guerra de Corea). De hecho, cuando este vehículo pasaba revista, como material de ayuda americana, los estadounidenses querían llevárselo como pieza de museo. A finales de los 70, este vehículo fue sustituido por un Jeep-Viasa CJ3. Tenían también, un Land Rover 109 de gasolina, (bastante antiguo), un camión Reo transformado con motor Barreiros y creo recordar que tuvo un Land Rover 1300. Al carecer de especialista MAME, el mantenimiento de estos vehículos corría a cargo del 2º Escalón del Regimiento de Infantería Córdoba nº 10.

Sin embargo, no sucedía lo mismo con la especialidad de armamento, que siempre existió en las unidades de Operaciones Especiales desde su creación.

En relación con el número de vehículos, armamento y material de transmisiones que sería asignado como dotación al GOE II Santa Fe, hacía necesario que su mantenimiento y reparación fuese efectuado por personal especializado y destinado en la Unidad. Por ello, finalizando el año 1985 se publican las vacantes de los especialistas de automóviles (MAME), transmisiones (EST) y armamento (MMA).

En el aspecto personal, no hubo la más mínima duda para la solicitud de la vacante de mi especialidad. Era compartir un destino con mandos y compañeros ya conocidos. Pero, sobre todo, era el campo profesional lo que suponía un reto muy interesante. Siempre, al presentarse en un nuevo destino, todo estaba preparado y en funcionamiento, talleres, instalaciones, personal, equipo, material… y, ante todo, mentalidad sobre el mantenimiento del material. Ahora no: había que partir de cero. No había nada… Era un gran desafío.

Los Reyes Mayos del año 1985 me trajeron el regalo de ser destinado al GOE II Santa Fe en vacante de Especialista MAME (Mecánico Automóviles, Montador, Electricista).

 Vehículos

Los vehículos entregados al GOE no eran tan sofisticados como los del actual MOE. Simplemente eran considerados apropiados para las misiones a realizar por los Grupos de Operaciones Especiales.

En un principio, los vehículos eran:

-Vehículos ligeros todo terreno: Jeep-Viasa CJ3D (4), Land Rover 109 D (10), Land Rover 109 ambulancia (1). Todos utilizaban gasoil como combustible, excepto la ambulancia que utilizaba gasolina (sustituida posteriormente por un modelo de gasoil).

-Vehículos de transporte: Avia 3000 de personal (12), Avia 3000 de carga (5) y Avia 2500 (1). Hay que significar que los camiones Avia no eran vehículos todo terreno, su acción se limitaba a circular por asfalto y terrenos de tierra no muy deteriorados.

Los vehículos reseñados anteriormente eran viejos conocidos. Fueron entregados en su día, como nuevos, al Regimiento Infantería Córdoba nº 10 y las circunstancias hicieron que continuara con su mantenimiento. Era tanto el tiempo que llevábamos juntos, que se llegó a diferenciar el coche por el sonido de su motor.

Al transcurrir del tiempo, la plantilla se fue ampliando con otros vehículos: un Opel Corsa de representación; una furgoneta Mercedes; un Nissan Patrol para apoyo a la Hoya de la Mora y “las joyas de la corona”, 4 camiones Pegaso 7217, verdaderos todo terreno e idóneos para esta Unidad, no en balde este modelo era una variante del modelo 7222 que había participado en el rallye Dakar 1986, probando su versatilidad en cualquier terreno y circunstancia.

Herramientas

Cada vehículo fue recibido con su dotación de herramienta correspondiente. También se entregaron las herramientas del 2º Escalón y de los equipos de mecánicos. Así como repuestos y material diverso de carácter no oficial.

Locales

Ya teníamos los vehículos, herramientas, repuestos, material diverso, etc., faltaba dónde estacionarlo (aparcamientos) y dónde trabajar con ellos (taller y almacén). Ambas cosa eran bastante complicadas.

 Aparcamientos

En aquellas fechas, el acuartelamiento Cervantes se encontraba en plena ebullición. La llegada de otras unidades procedentes de Sevilla como el Grupo de Abastecimiento I/22 con su material de intendencia, panificadoras, hornos, duchas y vehículos tractores de gran tonelaje; la Agrupación Logística con su Compañía de Transportes con grandes góndolas para transporte de carros de combate; el 3º Escalón, con sus vehículos taller y grúas. Todo ello, hizo que los terrenos del acuartelamiento quedaran insuficientes. Cada Unidad intentaba ocupar cualquier espacio disponible donde aparcar sus vehículos.

Después de varios avatares, al GOE le fueron asignados sus lugares de aparcamiento. Se fijaron en el fondo y a la izquierda del acuartelamiento. Actualmente están destruidos y la superficie está ocupada por los remolques que se aprecian en la fotografía.

Por supuesto los aparcamientos eran de tierra y a la intemperie con el consiguiente deterioro de las lonas de sus toldos. La vida de la lona de un toldo estaba fijada en cinco años. Los toldos de los Avias no habían sido nunca sustituidos y aunque en el Regimiento Córdoba 10 siempre estuvieron en aparcamiento techado, en poco tiempo se verían completamente destrozados con la lluvia, el sol y los cambios de temperatura.

Era prioritario emprender la obra de un aparcamiento techado y, una vez construido este, afrontar la gestión para sustituir los toldos de los Avias.

Taller, oficina y almacén

Frente a los remolques de la fotografía existían dos pequeños locales semiabandonados que formaban un ángulo de 90º. Con mucha ilusión se emprendió el acondicionamiento de estos, dedicándose el local frontal como taller de 2º Escalón donde se pasó a colocar los bancos de trabajo, cuadros de herramientas, parte de los repuestos y una mesa con un pequeño armario de madera que hacía las veces de oficina. El local lateral fue destinado para 1er Escalón y almacén en el que se pudieran guardar las herramientas de dotación de los vehículos y los repuestos de mayor volumen: ruedas, grasas, aceites, etc.

El estado de los locales era ruinoso, su iluminación escasa y la humedad abundante. Cuando llovía, era lo mismo estar dentro que fuera… Dentro del taller no cabía un coche y las reparaciones había que realizarlas en el exterior y cuando la climatología lo permitía.

Todo eran obras y prioridades que había que sumar a las tantas que tenía la Unidad….

Aparte de los aparcamientos, era necesario un taller de 2º Escalón de Automóviles con la capacidad para poder albergar un vehículo pesado y con un foso (en aquella época estaban autorizados) que permitiera facilitar las tareas de mantenimiento. Sin olvidar un local donde guardar la cantidad de repuestos, que cada vez aumentaba más.

También era preciso contar con un local para el 1er Escalón en el que, en estanterías apropiadas, cada vehículo tuviera su espacio en donde colocar las herramientas de dotación y la documentación de este.

Pero lo que teníamos era esto y había que esperar algunos años para que estas prioridades se vieran realizadas. Los problemas no nos acobardaron y, con mucho trabajo e ilusión, echamos a rodar hacía adelante.

No deseo pasar por alto un problema que, aunque menor, suponía un perfecto incordio.

Enfrente, a unos cinco metros, había una pequeña caseta en la que guardaban sus instrumentos la banda de cornetas y tambores; todo iba bien hasta que, de forma individual, empezaban a practicar y aquello se convertía en una serie de sonidos insoportables que duraban horas. ¡Eran ellos o nosotros!

Al final se fueron y volvió la tranquilidad; quizás influyó que a veces sacábamos a Tachenko, el jabalí mascota, a pasear y, a él, tampoco le agradaba muchos aquellos trompetazos. Tachenko era otro más de la sección; tenía su residencia (cochinera) al lado del 2º Escalón.

Personal

Faltaba lo principal: seleccionar al personal que iban a desempeñar el destino como personal de 1er Escalón (conductores) y 2º Escalón (mecánicos). Para ello, se aprovechaba un alto durante sus actividades en el periodo de instrucción en el campamento Alférez Rubio Moscoso. Se reunían a los que estaban en posesión del permiso de conducción civil o tenían conocimientos de mecánica del automóvil y, mediante una pequeña prueba de conducción, se proponían al mando los seleccionados como futuro personal de la sección.

Durante la selección de personal, a veces, había un ligero escollo que había que salvar con una pequeña parrafada. Ocasionalmente, algunos no veían con buena cara prestar sus servicios como conductores o mecánicos. Ellos se habían apuntado voluntarios al GOE para realizar todas las actividades que les habían explicado durante su captación (esquí, buceo, supervivencia…).

Al finalizar el periodo de servicio militar y, preguntados a esos mismos si se habían equivocado en su elección, pocos respondían que sí. Aparte de haber participado en muchas actividades de las que les habían hablado, en su bagaje se llevaban un permiso de conducir de clase C1, varios miles de kilómetros hechos en muy diversas circunstancias, unos ligeros conocimientos de mecánica y fundamentos sobre lo que es el mantenimiento y entretenimiento de un vehículo.

Personal del 1er Escalón

Todos los automóviles, conductores y mecánicos estaban encuadrados en la COE PLM, apoyando según sus necesidades a la COE 21 y 22, en el desempeño de sus misiones.

Los designados por el mando como conductores, y concluido su periodo de instrucción en el campamento Alférez Rubio Moscoso, iniciaban su periodo de formación como conductor militar y eran incluidos como alumnos en la Escuela de Conductores para la obtención de los permisos de conducir clase C, D o E, cuya duración era aproximadamente de un mes.

Al finalizar el curso, y de acuerdo con el permiso de conducir obtenido, a cada conductor le era asignado para todo su periodo de servicio militar un vehículo con su dotación de herramientas, haciéndose responsable del manejo del mismo, su estado, entretenimiento y mantenimiento de 1er Escalón, así como mantener al día la documentación y actualización de la Libreta de Recorrido, en la cual se reflejaba el servicio realizado, duración y kilometraje recorrido.

Mediante el libro de características del vehículo asignado, debía conocer y familiarizarse con él. De forma que supieran el manejo de luces, testigos, uso de reductoras y doble tracción, colocación de cadenas de nieve y la realización de las tareas propias del 1er Escalón.

El conductor era instruido desde el primer momento de que el mantenimiento de 1er Escalón es una actividad vital para el funcionamiento de una Unidad. Es la base de la pirámide de mantenimiento que nos permite disponer de las capacidades necesarias para cumplir cualesquiera que sean las misiones que el mando estime oportuna.

La tarea principal del 1er Escalón era la Revisión Diaria que consistía en tareas simples y rutinarias tales como limpieza, inspecciones oculares de niveles, presión de neumáticos, sustitución de piezas de fácil acceso y pequeñas reparaciones, siempre con la supervisión del 2º Escalón y mantener en cualquier momento su vehículo listo para prestar servicio.

Cuando un vehículo era ingresado para revisión o reparación en 2º Escalón, su conductor se convertía en ayudante del equipo mecánico. Si el ingreso era en 3er Escalón, su conductor pasaba a realizar otras tareas dentro de la sección pues trabajo había de sobra.

Existían unos conductores y vehículos con destino fijo. El comandante jefe tenía designado un conductor para su coche de representación (Opel Corsa) y un Land Rover (ET 4730) como vehículo táctico. Se designó un Jeep-Viasa y su conductor como servicio diario de compra y cartería. Para el servicio del 2º Escalón estaba designado un conductor y un Land Rover. Por el año 1990 se recibió un vehículo Nissan Patrol, que se acondicionó con distintos accesorios: luces, winch, baca y soporte de esquíes para pasar a prestar servicio en el destacamento de la Hoya de la Mora.

Personal de 2º Escalón

El 2º Escalón realiza las tareas fundamentales de recuperación del material que ha sufrido el deterioro asociado al constante servicio. Es un trabajo de vital importancia para el correcto funcionamiento de una unidad; ya que, sin su contante aplicación y dedicación, la operatividad se vería drásticamente reducida, siendo su misión recuperar todo vehículo que sufre el desgaste de las inclemencias a las que se les somete en la preparación e instrucción del personal.

El mantenimiento de 2º Escalón consiste en la realización de los Programas de Revisiones (quincenales, mensuales y semestrales), mantenimiento, reparaciones y sustitución de conjuntos, tanto en instalaciones fijas o móviles.

Para la realización de estos cometidos eran necesarios tener un mínimo de tres equipos A y un equipo B: Un equipo A se dedicaría al Programa de Revisiones y dos equipos A (con carácter móvil) que alternativamente para acompañaba a las COE en el desempeño de sus prácticas. Cada equipo A estaba formado por 1 mecánico y 1 ayudante (conductor del vehículo en reparación). El equipo B, estaba constituido por 2 mecánicos y 1 electricista, dedicándose a sustitución de conjuntos o reparaciones de mayor envergadura.

Para el equipo A (móvil), se tenía preparado un equipo completo de herramientas y un módulo de repuestos que permitiera la sustitución del material averiado o su reparación, así como material de recuperación y remolque. El material de este módulo utilizado en las maniobras era inmediatamente sustituido, quedando presto para la siguiente salida.

En el 2º Escalón estaba encuadrado un conductor y un vehículo para enlace con el Grupo de Mantenimiento VI/22 y compras para el 2º Escalón (cuando se recibió la furgoneta Mercedes pasó a prestar este servicio).

A disposición de 2º Escalón, y de forma permanente, se disponía de un vehículo táctico (Land Rover ET 58945) acondicionado como vehículo de recuperación, cuyo conductor era personal de 2º Escalón.

Según los reemplazos, el número total de personal entre conductores y mecánicos oscilaba alrededor de cincuenta.

Almacén orgánico del 2º Escalón

El almacén orgánico del 2º Escalón estaba constituido por los módulos de recambios entregados por Grupo de Mantenimiento VI/22, la adquisición de repuestos y componentes para mantener los niveles mínimos requeridos con cargo a la Unidad y material diverso de carácter no oficial.

La reposición del material consumidos o averiado era efectuada por el Grupo de Mantenimiento VI/22 que era nuestro 3er Escalón.

Hay que agradecer al Grupo de Mantenimiento VI/22 su apoyo incondicional y cordial ayuda cuando, en horas intempestivas, acudíamos en busca de algún repuesto para un vehículo averiado en mitad de la nada. O cuando nos autorizaba realizar reparaciones o sustituciones que eran propias de un Escalón superior.

A funcionar

Ya tenemos los vehículos, las herramientas, los locales y el personal. Estábamos todos, o casi todos. Así que, ¡a funcionar!

Por parte del 2º Escalón se empezó a revisar, uno por uno, cada vehículo y a realizar el programa de mantenimiento con una Revisión Mensual. Se daba preferencia a los vehículos que en pocos días tenían previsto cubrir las salidas de la COE 21 y COE 22.

Una vez revisado minuciosamente cada vehículo, se le daba una mano de pintura kaki. Se pintaban en los laterales el emblema del GOE II y en las esquinas de los paragolpes el indicativo GOE II.

Estando en ello, el comandante Castillo me llamó y dándome su pañuelo de cuello, me dijo:

-Gorila, píntame los coches igual que mi pañuelo.

-¿Incluida la ambulancia?

-También.

El primer coche mimetizado con los colores del pañuelo no quedaba muy mimético. Antes de pintar otros, se lo presenté al comandante y, a continuación, me dijo:

-La cuestión no es mimetizar al vehículo sino aterrorizar al enemigo por eso los alemanes pintaron sus carros Tiger de color amarillo.

-A sus órdenes.

Poco a poco el mimetizado de los coches fue perdiendo colores quedando como se ve en las fotografías.

El albergue de la Hoya de la Mora frenaba bastante el desarrollo de otras obras; a pesar de ello, se empieza a dar prioridad a algunas de ellas.

Así, una mañana del 1987, aparecieron varios camiones cargados con el ensamblaje metálico para la construcción del aparcamiento. Agradecimiento a quien tuvo la idea, dio la orden, realizó el transporte y a Pepeillo (apodo cariñoso del sargento/brigada D. José García Rodríguez (MMA)), que fue quien lo ensambló.

Al tener el aparcamiento techado, se emprende la sustitución de los toldos de los camiones con vistas al Ejercicio Combinado Hispanoportugués Comangoe-87 que tendría lugar en la sierra de la Estrella (Portugal) con el desplazamiento de todo el GOE al completo.

También se reemplazaron las herramientas deterioradas de los equipos de 2º Escalón y de la dotación de los vehículos que se encontraban estropeadas por el uso.

Se sustituyeron los espejos retrovisores de los camiones Avia por otros más grandes que aumentaron la seguridad y la visibilidad lateral.

Nos encontrábamos cada vez más preparados y animados para afrontar nuevas metas.

Así se afrontó el Ejercicio Combinado Hispanoportugués Comangoe-87 donde se alcanzó el nivel más alto en efectividad, tanto en mecánicos con el trabajo realizado en la revisión y preparación de los vehículos para afrontar semejante reto, así como en los conductores que realizaron un total de alrededor de dos mil kilómetros en un difícil terreno montañoso y con climatología adversa. A la ida, durante y al regreso: cero averías, cero incidentes.

Como nos “aburríamos”, Pasos Largos (apodo cariñoso del teniente D. Agustín Cayuela Carrillo) nos dejó un Pegaso embarrado hasta cerca de la cabina en un lodazal. Su recuperación fue nuestra única diversión.

Vaya de nuevo las felicitaciones para todo el personal de la sección de automóviles que participó en el Ejercicio Combinado Hispanoportugués Comangoe-87.

A estos ejercicios, siguieron otros de igual envergadura como Operación Viriato-87, Ejercicio Comangoe-88, Trabuco-89, Alfanje-90, Mochuelo-90…, en los que la sección de automóviles demostró la preparación alcanzada. Las felicitaciones no tardaron en llegar como quedaron reflejadas en el Libro de Revistas de la Unidad.

Para rematar todo, el edificio de la vieja cocina de Ingenieros le fue entregado al GOE y la Comandancia de Obras lo convirtió en un maravilloso taller.

Una puerta abatible que permitía el acceso de un camión. Un taller con capacidad para varios vehículos, incluido un foso, todo alicatado hasta el techo, una iluminación extraordinaria y distintas dependencias para oficina, almacén, cuarto de baterías…

En la parte trasera, se habilitó un cobertizo para trabajos de chapa y pintura.

Para colmo, el Grupo de Mantenimiento VI/22 nos entregó varios bancos metálicos de trabajo con cuadro de herramientas incluido.

Separado del taller y en el mismo edificio se habilitó un cuarto para el 1er Escalón, donde se instalaron estanterías metálicas para que cada vehículo tuviera su espacio donde colocar la documentación de estos, las herramientas de dotación, accesorios, cadenas para la nieve… y material diverso.

“El sueño se había realizado”. “El trabajo estaba finalizado”.

A partir de ahora, era solo seguir la rutina iniciada. Periódicamente se pasaba revista de material y vehículos. El nuevo personal, enseguida aprendería del veterano cuáles eran sus misiones y cometidos.

Agradecimiento

Son muchos los recuerdos de aquellos 6 años, 5 meses y 17 días (según documento de nuestro querido amigo Fernando Oria).

Dedico estas líneas a los compañeros y tropa de esa Unidad, sobre todo, a los conductores y mecánicos con los que compartí tantas horas, kilómetros, ratos buenos y otros menos buenos. Un abrazo a todos.

En lo anteriormente relatado falta algo; lo he dejado para el final. Si se alcanzaron todos estos objetivos fue porque conté con el apoyo y colaboración del cabo 1º especialista Paulino Fuentes, para él mi agradecimiento y aprecio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.