Entrevista al Coronel Héctor Juan Moltó

Realizada por el Teniente Coronel D. A.  Luis Vicente Canela 

Nació en el año 1936 en la industriosa ciudad de Alcoy, de cuyo ayuntamiento era oficial administrativo su padre, y admite que desde muy joven se manifestó en él la vocación militar. Fue fundador de la COE 101, en Palma, época que recuerda como los mejores años de su vida. Entrevistamos hoy al coronel Héctor Moltó.

Todos mis recuerdos de niño giran alrededor de juegos de batallas. Supongo que también influyó en mi vocación castrense, que muchos de mis amigos fuesen hijos de militares destinados en el regimiento de Infantería “Vizcaya 21”, de guarnición en Alcoy. No había militares en mi familia, por lo que, al principio, mis padres intentaron hacerme desistir; pero, al final, comprendieron que mi vocación era firme y me apoyaron.

También creo que tuvo bastante que ver mi afición al cine. Veía todas las películas relacionadas con la II Guerra Mundial: la Guerra en el Pacífico, Rommel en el desierto, Normandía, Stalingrado, etc.

Ingresa usted en la AGM en el año 1955, formando parte de la XIV Promoción. Es asignado a Infantería y sale con el grado de teniente en 1959.

Sí. Mi primer destino fue Barbastro, pasando poco después a la Agrupación de Tropas de Montaña de Sabiñánigo y luego al regimiento Gravelinas, en Jaca. Allí tuve mi primer contacto con los ejercicios de lucha de guerrillas y decidí que era ese el camino que quería seguir. En 1961 realicé el Curso de Aptitud para el Mando de Unidades de Esquiadores Escaladores y en 1962 el Curso para el Mando de Unidades de Operaciones Especiales. Ambos cursos me marcaron para siempre.

Es cierto que en aquel tiempo se podían hacer ambos cursos seguidos. ¿Qué ventajas tenía ser diplomado en Montaña a la hora de hacer el curso de OE?

Pues mira, te contesto con una anécdota. Recuerdo una marcha en el curso de OE que realizamos desde Candanchú hasta Aísa. Era a final del mes de enero y se programó en dos jornadas. La primera noche acampamos al pie del Pico del Aspe, en fosas de nieve, y a una temperatura de 25º grados bajo cero. A la mañana siguiente subimos al collado del Aspe, pero el descenso fue catastrófico. Los alumnos éramos de procedencia muy diferente. Algunos teníamos el curso de montaña y nos defendíamos bien en ese medio, pero la mayoría tenía pocos conocimientos y peor equipo. La nieve estaba helada. Hubo muchas caídas con pérdida de material, incluso se extravió una pistola. La hora prevista para llegar a Aísa eran las seis de la tarde, pero avanzábamos tan lentamente que llegamos a las dos de la madrugada. Tuvimos mucha suerte. Nos rondó la tragedia. Las consecuencias fueron once alumnos del Curso con congelaciones de diferente graduación. Algunos causaron baja.

El ascenso a Capitán llega con el premio del mando de la COE de Palma de Mallorca.

 

Efectivamente. En 1969 ascendí a capitán y poco después se publicaron vacantes de mando para las COE. Yo solicité y obtuve el mando de la nº 101, de guarnición en Palma de Mallorca. Y me planté en Palma: llevaba siete años de casado y tenía seis hijos.

Mi unidad dependía administrativamente del regimiento de Infantería Palma, cuyo coronel me apoyó desde el primer momento. Tácticamente dependía de la Jefatura de Tropas de Mallorca. Al principio, las salidas mensuales las realizábamos apoyándonos en baterías de costa, de las cuales algunas estaban todavía activadas y otras no. Una vez al año íbamos a Inca, al acuartelamiento del Grupo Ligero de Caballería, donde jugábamos un partido de fútbol entre ambas unidades que se convirtió en una tradición.

Avanzamos un paso más y comenzamos a realizar las salidas mensuales a las islas de Ibiza y Menorca. En Cabrera hacíamos la supervivencia: ¡Imagínate, poder realizar esas prácticas en una isla desierta! La fase de agua la hacíamos en la bahía de Pollensa, también en una antigua batería de costa. 

Como le ocurría a la mayoría de las COE, en los primeros años, la carencia de material era la norma, especialmente del más específico. Creo que el de combate en agua llegó por vía ministerial.

Sí. Estábamos, precisamente, en Pollensa y recibimos la visita del ministro del Ejército. Realizamos un pequeño ejercicio de exhibición con medios de circunstancias. Al finalizar, preguntó por el equipo de agua y le expliqué que no teníamos, que lo alquilábamos en una tienda de deportes. El ministro dio orden de que se nos dotara de presupuesto para adquirir el material necesario. Compramos aletas, gafas, tubos, botellas, un compresor e incluso una zódiac con su motor y todo. Más tarde, me enteré que aquella orden se había hecho extensiva a otras COE.

Me cuenta usted que otra fase que era “sonada” era la de explosivos.

Pues, un día, Jefatura de Tropas me comunica que existe una gran cantidad de explosivos almacenados en los polvorines y que no se empleaban para nada, así que los ponían a mi disposición. A partir de entonces nuestros “petardazos” se escuchaban por toda la isla.

Fueron cinco años maravillosos que siempre he recordado con gran cariño. Si me fui de allí, era porque iba a otra COE que estaba más cerca de mis padres, ya mayores.

Se refiere a la COE 31, de guarnición en Alicante.

Sí. Fue en el año 1974. Había una gran diferencia entre ambas COE. En Palma no podíamos hacer selección de personal entre los soldados. Empezábamos con los que se nos asignaban y poco a poco los adiestrábamos y los convertíamos en guerrilleros.

En Alicante se presentaban voluntarios en número suficiente para hacer una buena selección. Recuerdo que me comentaba un día un soldado: «Mi capitán, en mi pueblo soy el más fuerte, el que más corre y aquí soy solo uno más».

Tengo que subrayar que todo estaba previsto por mi antecesor: programa, actividades, fases, salidas al campo, etc. Había mucho terreno para las prácticas de instrucción. La costa era muy extensa y el interior de la provincia también. Y montañas, muchas montañas.

Otro cambio significativo era que en Palma dependía del capitán general, a través de Jefatura de Tropas, y en Alicante, de una brigada de Infantería. También se notaba que en la Región Militar había dos COE.

Hay un destacamento militar, en Torrevieja, en Alicante, en el que han practicado el combate en agua muchas generaciones de guerrilleros. Creo que usted tiene una historia interesante a propósito del mismo.

El destacamento de Cabo Roig. Un día me llamó el teniente coronel jefe de EM de la Brigada y me pidió que lo acompañara. Nos fuimos a Cabo Roig. En el trayecto me explicó que habían recibido un escrito comunicando que la Guardia Civil había cedido el pequeño acuartelamiento al Ministerio de Defensa, para la construcción de una Residencia, y querían consultarme si a nosotros nos servía para algo. Nada más verlo le contesté que, sin duda alguna, le sacaríamos provecho y al mes siguiente realizamos allí la salida mensual. A partir de entonces realizábamos en Cabo Roig las prácticas de combate en agua.

Su ascenso a Comandante lo separará de las unidades de OE, aunque no del todo.

Es cierto, porque, aunque en 1979 al ascender a comandante, fui destinado como profesor a la AGM, mi vacante era de Operaciones Especiales.

Ya en la academia permanecería hasta mi ascenso a coronel, en que me designaron para el mando de regimiento de Infantería “Flandes 30”, que fue mi último destino antes de pasar a la situación de reserva.

Pues, mi coronel, muchas gracias por compartir sus recuerdos con nosotros a través de las páginas de la revista Boina Verde para que puedan ser recordados por los antiguos guerrilleros y descubiertos por las actuales generaciones de boinas verdes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.