Realizada por Miguel Ángel Núñez Vocal relaciones externas de FEDA-VBVE

 Es para mí una satisfacción, entrevistar al antiguo guerrillero cabo José Lozano Fernández, R 74/75 de la COE 22 de Huelva y socio fundador de la Asociación Guerrilleros COE 22 (AGCOE 22, Huelva).

Hola José, ¿cómo fueron tus comienzos en la COE 22 en Huelva?

Los tres primeros meses de instrucción los realicé en Ovejo Viejo, Córdoba. La captación como voluntario para la COE 22 la realizaron en Ovejo Viejo, con la uniformidad de camuflaje tipo rocoso. La exhibición consistía en la realización de la tabla de combate, salto del camión Reo en marcha, se comentaba que la velocidad a la que saltaban era de 30 a 35 millas/hora, y defensa personal; posteriormente una charla, en

la que se ampliaban todas las inquietudes y preguntas que los reclutas hacíamos, especialmente sobre el sueldo mensual, que sobrepasaba en bastante al de los pistolos, creo recordar que eran unas 30 o 35 pesetas.

Mis comienzos en la COE 22 fueron con mucha ilusión y ganas de aprender, vivía cada momento a tope.

Tu decisión de irte voluntario a una Compañía de Operaciones Especiales, ¿a qué se debió?

Mi decisión de irme voluntario a operaciones especiales fue por la aventura, las ganas de aprender cosas, el tiempo que se permanece en contacto con la naturaleza, la vida en la montaña, (en un cuartel “normal” no lo podría hacer), eso, para mí, es lo más grande.

La formación que recibiste, durante tu estancia en la COE 22, ¿qué tal te pareció?

La formación que recibí fue muy buena, me inculcaron el amor a la patria, valor, sacrificio, compañerismo, altruismo, el respeto a los demás.

La preparación que recibieron los soldados en operaciones especiales, ¿en qué consistió?

Fue buena e intensa. Consistió en armamento y tiro; lanzamiento de granadas; topografía e interpretación de planos, mapas; orientación con brújula y señales naturales como: hormigueros, anillos en los tocones de árboles y corteza en los sin cortar; constelaciones… Explosivos y mecha rápida; pista de aplicación; defensa personal; rápel; teleférico, remisión de mensajes encriptados; supervivencia…

 La fase de agua nosotros no la tocamos, porque carecíamos de los elementos necesarios.

Aun a falta de mucho material ya que los medios eran muy precarios y con no con poco sacrificio, fuimos capaces de sacar adelante una COE 22 con guerrilleros entregados a la causa que nos motivaba, que no era otra, principalmente, que arropar a nuestro querido capitán Varela, que iba batallando por doquier defendiendo a la COE 22 y exigiendo todo lo que se necesitaba para una unidad de este tipo y para sus muchachos, como él decía.

Estos fueron prácticamente los comienzos de esta compañía, año 1969. Yo soy del 70 y nos faltaba prácticamente de todo, tanto es así que un guerrillero, que si mal no recuerdo se apellidaba

Tanco, no tenía botas porque no las había de su número 44/45, y estuvo al menos dos meses con zapatillas y sin hacer prácticamente nada, el pobre estaba desesperado. Pero al capitán Varela le sobraba para salir a delante, siempre dando ánimos a sus “muchachos”.

De todas las fases realizadas, ¿cuáles fueron en tu opinión, las que te resultaron más interesantes y por qué?

La fase que más interesante me pareció fue la de topografía y orientación, recorridos topográficos, disfrutaba con ellos. El motivo, como dije anteriormente, es que la montaña me apasiona.

¿Cuál ha sido la fase que fue especialmente dura para ti, por sus características, dificultades… y por qué?

Fue un recorrido topográfico, en él teníamos que pasar obligatoriamente por ciertos puntos y encontrar un mensaje que estaba oculto en el terrero. Ese mensaje te dabas nuevas coordenadas a seguir, así que los listillos no podían hacer trampas y acortar terreno para ir al punto siguiente y ahorrarse un pateo de varios km. No recuerdo muy bien si fueron unos 30 km de trayecto; algunas patrullas se perdieron y por la tarde aún seguían llegando al campamento.

En tu paso por operaciones especiales, ¿tienes algún recuerdo, experiencia o anécdota que te haya marcado especialmente?

 Hay una anécdota que recuerdo cada vez que salgo al campo y me meto en el saco de dormir. Una de las veces cuando mi binomio se introdujo en el saco, resultó que dentro había una escolopendra, de color anaranjado y de unos 20 cm de longitud, que le picó en el dedo gordo del pie; gritaba como un condenado y lo tuvieron que evacuar al puesto de socorro del pueblo. La picadura de la escolopendra es muy venenosa y produce trastornos nerviosos. Fuera de este contratiempo no hay nada que me haya marcado especialmente, ya que todo lo vivido durante el tiempo que estuve en la COE 22 fue realizado intensamente por pequeña que fuese la tarea a desarrollar, así que este suceso se me quedó a fuego.

¿Influyó tu estancia en la COE en tu vida? En caso afirmativo, ¿en qué aspectos?

Sí, mi paso por la COE 22 influyó en mi vida. Yo diría que me señaló en hacerme sentir ese orgullo interior cuando se habla de los boinas verdes, ese sentimiento, ese no sé qué que te hace un nudo inexplicable en la garganta. Tengo tres hijos, dos son mujeres y el otro ingresó como voluntario, a la edad de 18 años, en la Brigada Paracaidista y posteriormente en la Brigada de la Legión, en la actualidad sigue en activo. Sí ha influido mi paso por la COE, porque en él se reflejan todos los valores que adopté en ella y he intentado inculcarle, y creo que se filtrarán hasta mis nietos, gemelos de 10 años.

¿Recuerdas alguna otra vivencia de todo lo que me has contado?

Recuerdo que en las pruebas de supervivencia formábamos en el campamento, nos hacían vaciar la mochila de combate y la registraban para quitarte cualquier alimento que pudieras llevar escondido, nos daban unas pastillas de caldo de gallina de Avecrem y un poquito de sal. Ahí fue

donde comí por primera vez culebra asada; luego me aficioné a ello y cada vez que salíamos al campo, cada 15 días, alguna que otra caía. También recuerdo cuando fuimos para la captación de nuevos reclutas a Cerro Muriano. Hay una fotografía en la que estoy con un recluta sosteniendo nuestro banderín, ¡qué gozada Dios mío!

¿Te ha sido útil lo aprendido en la COE en tu vida civil: trabajo, familia, amigos…?

La utilidad de lo aprendido en la COE 22 no sabría yo decir si se puede extrapolar a la vida civil, aunque lo aprendido, sea lo que sea en esta vida, siempre queda en el subconsciente y en un determinado momento se puede hacer uso de ello. Por ejemplo: la topografía; el trampeo; la orientación; la cabuyería…Luego, el compañerismo; la lealtad; la amistad; la paciencia; la abnegación…que son valores que siempre tengo en cuenta.

Cuando estoy con mis nietos en el campo procuro enseñarles siempre algo, porque veo en ellos el interés que prestan a mis relatos guerrilleros; y me preguntan una y otra vez.

La verdadera sabiduría es la que permanece cuando olvidamos lo aprendido.

¿Quieres contarnos o decirnos alguna cosa más?

Pues sí, quiero contar una anécdota de hace solo unos años.

Resulta que tengo un compañero y amigo guerrillero de la COE 101/7 de Baleares, que vive aquí en Sevilla también, es comercial y recorre buena parte de Andalucía. Un día me dice: “Pepe, me parece que he dado con el paradero de tu capitán”, hoy coronel; mi amigo sabía porque yo le había hablado largo y tendido de él. Me puse eufórico, fuimos a la dirección que teníamos que era la de un estanco, preguntamos por él y de un reservado apareció mi capitán al que reconocí al instante, después de 50 años, me cuadré y me presenté. El, aparentemente, no me reconoció, aunque de inmediato dijo de tomar una cerveza allí al lado; entablamos una conversación muy amena, llena de recuerdos, batallitas y vicisitudes.

Le propuse de ir a visitar al sargento Ponce, hoy comandante, a quien también tenía localizado en Villamanrique de la Condesa, un pueblo a 56 Km de Sevilla, y se puso muy contento. Quedamos y a los pocos días lo recogimos en su domicilio y nos pusimos rumbo a Villamanrique. El encuentro fue muy emotivo y emocionante, con abrazos y alguna lagrimilla. La esposa del sargento nos dijo que no se veían desde que capitán   y sargento estaban solteros, yo no sabía dónde meterme de la emoción, nos tomamos una cervecita y de vuelta a casa.

¡Qué bien me sentí después de esta misión!, porque para mí eso fue que dos mandos míos se pudieran abrazar después de 50 años: misión cumplida mi coronel y comandante.

Si pudieras regresar al pasado, ¿volverías a presentarte a la COE y por qué?

Si pudiera volver al pasado…

A esta pregunta ya me adelanté hace 50 años, concretamente en el desfile de la Victoria que se realizó en Sevilla. Con ocasión de ir a verlo me encontré con la compañía allí formada, con el “mimeta”, y sin dudarlo un instante me dirigí al capitán y me presenté. Al principio no me reconoció, lógico, le pregunté qué había que hacer para reengancharse; menos bonito me dijo de todo. Él, un mes antes de licenciarme, me había llamado al despacho para decirme si me quería reenganchar, que me ascendía a cabo 1º y luego podía seguir la carrera. Le dije que no, que tenía mi profesión, era tipógrafo, y mi puesto me esperaba en la empresa.

Así que esta es la respuesta a la pregunta sobre si volvería a la COE.

José, encantado de haberte entrevistado y por darnos la oportunidad de conocerte mejor.

Te agradezco el tiempo que nos has dedicado.

 

3 comentarios

  1. Veterano JOSE LOZANO, a este compañero de tu misma COE 22, reemplazo 1974/75, entre otras cosas de la entrevista, aprecia tu manifestación de que “me inculcaron el amor a la patria, valor, sacrificio, compañerismo, altruismo, el respeto a los demás…”, que has intentado inculcarlos a tus hijos y tu reflexión filosófica de que “La verdadera sabiduría es la que permanece cuando olvidamos lo aprendido”. Muchas gracias por tus palabras, que extiendo al entrevistador y a los Técnicos de la FEDA-VBVE por publicarlas.

  2. Gracias por tu consideración hacia mi entrevista en la revista, sólo se ha mostrado lo imprescindible a las preguntas del cuestionario, pues había que ceñirse a el porqué si no hay para escribir un libro cada entrevistado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.