Entrevista a Miguel Ángel García Gómez “El Chufo”. Antiguo guerrillero de la COE 71 (1°/83) 

Realizada por José Briones Giménez

Vocal Relaciones Externas FEDA-VBVE

En primer lugar, gracias por tu colaboración participando en esta entrevista para la revista “Boina Verde” en la que nos relatas tus experiencias y nos das, a los demás compañeros, la oportunidad de conocerlas. La primera pregunta que te haré es casi obligada para todos: supongo que sabías que te estabas incorporando a una unidad de élite, en la que obviamente el trabajo y el esfuerzo diario iban a ser duros y que quizás podrías haber escogido otro destino más cómodo, sabiendo eso ¿por qué te metiste en una Compañía de Operaciones Especiales? ¿Qué es lo que te atrajo?

Sí, exactamente, como bien presupones, tenía una ligera idea de hacia dónde deseaba encauzar los siguientes meses de mi vida.

Aunque no era totalmente consciente de la verdadera realidad del destino elegido, existía dentro de mí una férrea voluntad de convertirme en guerrillero. Años atrás había escuchado un programa radiofónico en el cual exaltaban los valores y actividades de la guerrilla y desde ese preciso instante deseé fervientemente ser uno de sus miembros. Debo reconocer que la fortuna fue mi aliada pues, casualmente, adelanté unos meses mi ingreso en el servicio militar y eso fue lo que permitió que la COE 71 de Oviedo, que realizaba en ese período la captación, me incorporara a sus filas tras pasar las pruebas pertinentes, teniendo yo la satisfacción de poder ingresar en dicha unidad.

Volviendo a la pregunta, puedo comentar que realmente rechacé un destino muy cómodo, con futuros galones de cabo 1º y ciertos ingresos adicionales al empleo, pero el ansia de aventuras, el deseo de vivir nuevas experiencias y el tremendo orgullo de poder servir en una unidad de operaciones especiales era mucho más poderoso que la tentación de una plácida experiencia militar.

Aún hoy día, doy gracias de haber tenido la fortuna de ingresar en la COE 71 de Oviedo.

¿Qué tal fueron los comienzos? ¿Recuerdas algún hecho o anécdota interesante de los primeros días?

Los comienzos en mi unidad fueron realmente caóticos y duros, realmente duros y no exentos de añoranzas de una joven vida recientemente iniciada y dejada atrás.

Como todos los guerrilleros pueden imaginar, nuestros queridos veteranos fueron “extremadamente amables” con sus anhelados “nuevos” convirtiéndose rápidamente en un valioso referente nuestro.

Anécdotas hubo miles de ellas, pero existe una personal que me resultaba muy jocosa.

Durante cerca de un mes, recibí el encargo de una docena de mis veteranos de tener que hacerles la cama todas las mañanas. No recuerdo de dónde sacaba el tiempo suficiente para realizar dichas labores, pero lo que no olvido es que la mayor parte de los días era arrestado por tener la cama en malas condiciones mientras que la otra docena de ellas pasaban revista satisfactoriamente. Esto me causaba una gran estupefacción a la par de que iba engrosando el número de días en el libro de arrestos.

¿Tardaste mucho en adaptarte a la marcha de la compañía?

Una pregunta con diversas lecturas.

En la COE 71 los “nuevos”, hasta que no realizábamos servicios de armas, no sufríamos arrestos de fin de semana. Dicha norma me la salté a las primeras de cambio y pude “disfrutar” de la apresurada experiencia de convivir e intimar, pecho a pechazo, con mis veteranos. Esta nueva realidad contribuyó sobremanera a mi rápida aclimatación a la vida castrense en la compañía.

Cuando dejé de estar arrestado, solo yo, los fines de semana y empecé a tener la compañía de más compañeros durante los arrestos, las cosas se volvieron más fáciles para mí. Tres meses después de entrar en la compañía y, aunque la adaptación no fue un camino de rosas, se puede decir que me sentía plenamente integrado en la compañía.

Habla un poco de tus compañeros ¿formasteis vínculos de amistad? ¿Qué tal el compañerismo en tu unidad?

¡Mis compañeros!, ¡mis entrañables compañeros! Volviendo la vista atrás recuerdo que existieron varias fases.

En un principio, alrededor de los tres primeros meses, a pesar de la intensa actividad militar, la amistad se reducía al grupo de soldados que dormíamos cercanos. El resto, aunque parezca increíble, debido al intenso ajetreo y a las diversas actividades extramilitares organizadas por nuestros veteranos, solo eran, al menos para mí, un grupo de personas totalmente desconocido.

Para argumentar estas palabras, recuerdo que, aproximadamente, pocos días antes de ganarnos la boina verde, el que, a la postre, sería mi verdadero binomio (José Angulo Sáez “Cuenca”), colocándose una boina verde, me hizo estar “bombeando” (haciendo flexiones) un buen rato. Los veteranos decían:

– ¡Nuevo bombea! – y nosotros hacíamos flexiones.

Esta fue una de las muchas razones que me hicieron sentir una enorme predilección por mi más preciado compañero de fatigas, al que recuerdo con una gran emoción.

Pasado este intervalo de tiempo y auspiciados por la necesidad de tener que revelarnos contra la dictadura militar a la que nos sometían nuestros veteranos, comenzó la que posteriormente se convirtió en una grata, sólida e inquebrantable amistad entre todos nosotros. Evidentemente siempre existían ciertos grupos con mayor afinidad, pero cuando la situación lo requería, siempre estábamos prestos a compartir cualquier tipo de adversidad.

¿Mantuviste la amistad, una vez licenciado, con algún compañero de tu unidad?

Desgraciadamente, por diversas causas, no pude mantener esa amistad con casi ninguno de mis compañeros. Tan solo permanecí en contacto con un nuevo al que ahijé (Jesús Moreno Magro) “El Chufito”.

Posteriormente, cuando la vorágine de la vida civil ya se había calmado considerablemente, apareciendo y tomando auge las redes sociales, pude retomar, poco a poco, el contacto con algunos compañeros. Hoy día, aún mantengo una estrecha relación con varios de ellos, entre los que se encuentran algunos de mis antiguos mandos, a los cuales envío un gran abrazo y agradezco enormemente la fortuna de poder gozar, día a día, de su apoyo y amistad inquebrantable.

Si se me permite no quisiera olvidar a mi gran amigo y antiguo cabo guerrillero de la COE 71 Jesús Sánchez Santos (Suso COE) el cual tanto y tan bien continúa trabajando a favor del reconocimiento y unidad de las compañías de operaciones especiales.

¿Qué tal te pareció la formación que recibiste en tu unidad? ¿Crees que tu experiencia ha influido en tu vida posterior? ¿Te ha ayudado en la toma de decisiones, importantes o no, en tu día a día posterior? ¿Consideras que ha ayudado, aunque sea un poco, en la formación de tu carácter?

Voy a intentar responder a estas preguntas de una manera personal, aunque adelanto que globalmente la formación recibida y los valores inculcados considero que están repletos de grandes tintes humanos.

Atajando el resto de aspectos, quiero reflejar que indudablemente han tenido una relevancia notable en el resto de mi vida y me han acompañado hasta el día de hoy, ayudándome a superar y dominar cualquier adversidad por dura que fuera, contribuyendo a forjar mi carácter, el cual no sin algún que otro quebradero de cabeza por mi permanente obstinación, me ha ayudado a tener constancia en mi línea de actuación. Por lo tanto, considero que dicha formación me ha sido realmente útil y he obtenido múltiples recompensas por ceñirme a los valiosos valores recibidos, uniéndolos a los que ya tenía contraídos.

En los recuerdos de muchos compañeros están las fases que hicimos y los recuerdos no siempre son coincidentes, algunos recuerdan una u otra fase como la más dura o como la más divertida o como la más interesante. ¿Cuáles son tus recuerdos al respecto? ¿Qué fase recuerdas como más dura? ¿Tú con cual disfrutaste más? ¿Hay alguna que no te gustaría repetir?

Mis recuerdos son muy gratificantes. Sinceramente no existe ninguna fase que hubiese querido suprimir, ni tan siquiera la evasión y escape o trato de prisioneros. Todas ellas tenían un halo de aventura y de acumulación de experiencias que se me hacían agradables e interesantes. No podría destacar ninguna por su dureza, pues recuerdo que estábamos perfectamente preparados para soportar cualquier tipo de carga o presión psicológica.

 

Especial recuerdo tengo de las fases de agua y nieve. Esto en gran parte se debe porque, al ser de mayor duración, podíamos disfrutar con mayor intensidad de sus particularidades, aunque la más interesante para mí, sin lugar a dudas y por encima de todas las otras, se encuentra la tan ansiada guerrilla. Sobre esta fase tengo gratos recuerdos, los cuales voy a compartir.

La guerrilla:

Después de nueve meses de intensa formación guerrillera, por fin, se habría ante nosotros la oportunidad de poder llevar a la realidad todas las enseñanzas anteriormente recibidas. Esta guerrilla se realizó en la cuenca minera de Mieres y Langreo del 7 al 14 de noviembre de 1983. Hasta la fecha, todas las guerrillas estaban enfocadas básicamente en localización, hostigamiento, sabotaje y lucha subversiva en suelo español. Al estar enfocadas en la defensa nacional, la guerrilla contaba con la población civil como aliada con logística y suministros asegurados.

Debido a la permanente evolución de las unidades de OE y las necesidades nacionales e internacionales, se dio un nuevo paso en la lucha guerrillera y nuevamente la fortuna intercedía de manera insospechada y deparaba a la COE 71 de Oviedo el papel principal en una actuación sin precedentes en el ejército español. Esta guerrilla dio origen a un cambio conceptual, basado en convertirnos en fuerzas combatientes en territorio enemigo lo cual repercutió en la novedosa concepción del desarrollo de las mismas. Básicamente la transformación se adivinaba en los siguientes aspectos más relevantes:

En un primer lugar, la duración de este tipo de guerrillas se transformó alargándose su duración, de los cinco días habituales hasta un total de ocho días.

Era la primera ocasión en la cual se efectuaba una infiltración en terreno enemigo sin contar con apoyo civil ni militar.

Las tropas locales estaban formadas por 100 guerrilleros de la COE  72 de Gijón y nuestro más célebre archienemigo, los 500 hombres de la VII BRIDOT, así como diversos vehículos y caballería ligera. Todas estas fuerzas ingresaron en el reducido teatro de operaciones el día 7 a las 10 P.M., desplegándose e intentando evitar la entrada de la guerrilla enemiga. Otra de las novedades consistía en la eliminación permanente e inmediata de los guerrilleros si estos eran neutralizados, debiendo abandonar el ejercicio y pasar a disposición de las tropas defensoras. Anteriormente los guerrilleros podían volver a la actividad pasadas dos horas.

La COE 71 comenzó la infiltración diurna a las 12 P.M., complicando más si cabe la maniobra al realizarse a plena luz del día, lo cual suponía un riesgo añadido pues, en breves instantes, podíamos haber sido localizados dándose por finalizado el ejercicio de guerrillas. Las fuerzas guerrilleras estaban compuestas por tres secciones, contando cada una de ellas con 12 guerrilleros de la COE 71.

Al contrario que en anteriores guerrillas, en la presente, aparte de una serie de objetivos prioritarios fuertemente custodiados que estábamos obligados a neutralizar, había también otros objetivos alternativos sobre los que teníamos la libertad de intentar eliminar, desconociendo la existencia de las fuerzas enemigas. Tras el paso de estos ocho días la actuación de la guerrilla dio los siguientes resultados.

Cinco objetivos prioritarios y 21 alternativos destruidos.

Dos emboscadas, 50 hombres y cuatro camiones eliminados.

La COE 71 de Oviedo sufrió la captura de tres de sus miembros debido a la necesidad de asistencia médica por la fractura de un brazo de uno de los capturados, al verse fuertemente cercados por el enemigo limitando su movilidad. Sin más contratiempos reseñables finalizó esta experiencia militar, la cual fue largamente comentada, recibiendo en el Cantón de Rubín infinidad de peticiones de información por parte de otros cuerpos del ejército, así como de diversos medios informativos.

¿Recuerdas algún otro hecho, anécdota especial o algo que consideres interesante?

En mi breve estancia en la COE 71 creo que ya no existe nada más que sea necesario subrayar, pero en la dilatada trayectoria de la COE 71 existen varios episodios de cierta relevancia.

Independientemente de todas sus acciones militares que fielmente intentaron ejecutar y llevar a cabo, cabe recordar que fue la primera unidad de operaciones especiales en crearse en España, el 1 de marzo de 1962 y junto a la COE 72, (administrativamente, desconozco cuál de ellas fue la última) y la última COE independiente peninsular en disolverse antes de pasar a formar parte del GOE VI la Victoria.

¿Quieres añadir alguna cosa más?

Tan solo quiero añadir mi agradecimiento a la publicación “Boina verde” por permitirme rememorar estas antiguas vivencias y compartirlas con toda la familia guerrillera y alentar a la Federación de Veteranos Boinas Verdes y a todos los guerrilleros a seguir caminando con el principal objetivo de cohesión y engrandecimiento de las unidades de operaciones especiales y del glorioso ejército español. Como se instauró en la COE 71 de Oviedo y posteriormente en el MOE: “ME ATREVO”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete a nuestro canal de noticias y te informaremos de todas nuestras actividades. No utilizaremos tu correo para ninguna otra cosa. Bienvenido Guerrillero

Normas de envío de fotografías

*Antes de mandarnos tus fotos comprueba que no estén en tu reemplazo, subidas por un compañero.*

Renombra las fotos, a ser posible, de la siguiente manera: COE independiente: reemplazo y año, ejemplo COE 31, R-1970 (La COE 31 fue independiente hasta 1984 que se integró en el GOE III). Cuando se trate de una COE integrada en un  GOE/BOEL, se pondrá lo mismo, pero añadiendo el GOE del que se trate, ejemplo: GOE III, COE 31 R-1990.

Mándanos todas tus fotos a «fotos.fedevbv@gmail.com» y las publicaremos. Solo se admitirán formato JPG o PNG

(cualquier otro formato será desechado)

XLII ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DE LA COE DE LA EMMOE

PROGRAMA PREVISTO AGA, A COE-EMMOE y FEDA

Jaca en Aragón
Situación Jaca
Acceso Cuartel Jaca
Callejero Jaca

La organización, así como el Ministerio de Defensa quedan exentos de cualquier responsabilidad sobre la reserva del alojamiento. La empresa en cuestión es responsable directa del alojamiento en cuestión.